domingo, 4 de mayo de 2014

Virtuosa inmoralidad


Por Ondina León©

El mundo anda muy mal o yo estoy rotundamente equivocada en esta vida ya larga que me ha tocado vivir. Parece que la muerte concede virtudes festinadamente o que, en el momento postrero, se juzga de una manera muy alejada de la de Dios. Los titulares son realmente patéticos, por no decir grotescos: se ha muerto el músico Juan Formell, “Cuba llora” y las multitudes acuden a sus funerales, mientras lo canonizan, tanto las autoridades oficiales de la dictadura, a las que tan bien sirvió, como el vulgo, “municipal y espeso”, que bailó y se enajenó con su música, mientras sus estómagos vacíos rugían de hambre y soñaban con huir de la isla posesa. Ahora la mayoría de los cubanos, siempre olvidadiza e inmoral, plañe por la pérdida de uno de sus “grandes” y hasta lo empieza a comparar con ¡Ernesto Lecuona y  Benny Moré! 
 
En un aparente afán justiciero, algunos se desgarran las vestiduras clamando que Formell era “sólo” un artista, que regaló alegría de vivir durante 45 años con su orquesta “Los Van Van”, por todo el territorio nacional (léase el Gulag Castrista) y por todo el mundo, bañándonos de gloria a todos los que pertenecemos a una tribu llamada Cuba, la mejor de las mejores.


Pero este mismo artista fue también un instrumento diligente del sistema de patologías que es nuestra nación desde (¿se acuerdan?) 55 años. Formell, al margen de sus talentos, tuvo una exitosa carrera como músico porque supo muy bien crear temas (algunos hasta racistas, como “La Habana no aguanta más”) para ser tocados en las tribunas “antiimperialistas” de Castro I y Castro II; en festividades de los macabros CDR, bastión de la chivatería y la envidia; en los feriados por el 26 de julio, fecha trágica y sangrienta, que se celebra aberrantemente; en actos de su Partido Comunista de Cuba, PCC, camarilla castrista, en el que militaba como político y funcionario; en los escenarios de Europa y América en los que él y su orquesta representaban los “éxitos de la Revolución”. 


¿Se acuerdan de cuando firmó la carta apoyando los fusilamientos de los jóvenes negros, que intentaron huir de su “Paraíso”, en el año 2003? Lo recuerdo paseando por Miami, arrogante y veleidoso, afirmando que en Cuba no hay presos políticos (¿ni Damas de Blanco apaleadas?), pero en Estados Unidos sí. Como le sirvió muy bien a la dictadura, en sus funerales, en el vestíbulo del Teatro Nacional, hubo ofrendas florales de los generales Castro, los verdugos de su pueblo, y declaraciones lacrimógenas de esbirros, como Miguel Díaz-Canel y Miguel Barnet, esa vergüenza de la “cultura” oficial y oficialista, castrante y aburrida.


Si, ni que Dios lo quiera, mañana fallecen Amaury Gutiérrez, Willy Chirino o Albita Rodríguez, estoy absolutamente convencida de que no tendrán en sus funerales ofrendas de esos delincuentes con charreteras o corbatas, como se puede esperar. Ya lo vimos con la muerte de Celia Cruz, auténtica gloria de Cuba y mujer decentísima, que jamás comulgó con la dictadura, y que se fue de este mundo sin poder regresar a su isla y sin que su música fuera patrimonio real de sus compatriotas, atrapados en el feudo castrista.


Por suerte o por desgracia, cuando de Cuba se trata, desde el siglo XIX, todo, absolutamente todo, se embarra de política, se contamina y se amalgama con nuestras peores carencias como pueblo, entre las que está, no cabe duda, la capacidad de discernir con ética. En este sentido, nuestra esquizofrenia no tiene límites ni parangón en la historia y por esto, a veces, somos juzgados implacablemente por nuestros hermanos de América Latina, que tratan de entender nuestro fenómeno y no llegan ni a esclarecerse en algún punto. Como vociferaba una “hermana” de la isla de Puerto Rico, que con Cuba es ala de un mismo pájaro, según la poetisa Lola Rodríguez de Tió, “¡Pero si Formell es sólo un músico!”. Sí, hija mía, pero también fue un hombre, un ciudadano al que hay que juzgar por sus complicidades con el desastre cubano, este que es historia viva entre ruinas, no pasado distante. ¿Podrá Formell descansar en paz? No sé: que Dios decida.


 

16 comentarios:

Teresa dijo...

Hoy amanecí pensando en Ondina. Y aquí está, sabia, valiente, sincera. No sólo tiene el inmenso talento: vive con principios éticos.

Allá deben estar los dos, en el mismo sitio, cabildeando, con el diablo, la eterna presencia de la dictadura aunque ni La Habana ni Macondo aguanten más.

Gracias, Ondina.

Teresa Cruz

Gino Ginoris dijo...

Como cubano debo ser rara avis en medio de la aldea, nunca me gustaron los van van, ni me gustan esas orquestas fanfarronas y de sonidos estridentes con sus “¿cantantes?” berreando letras sacadas de los vertederos comunes de la habana vieja, me he mantenido al margen de todo esto porque realmente me resultaba repulsivo un tipo tan arrastrao con los jerarcas de botas militares con un gusto tan deplorable y un ego tan enorme, pero ná que decir, en casa del ciego el tuerto es el que manda, que esté donde se merezca estar pero que no me lo comparen con los grandes de Cuba por favor, eso sí que no.
Ondina de vuelta, eso sí es noticia.
Abrazos.

Anónimo dijo...

Menos mal que en medio de tanta mierda, aqui y alla, siempre nos queda Ondina para que diga bien y alto algunas verdades, como las que ha cantado con el tema de la muerte de Formell, un asco de persona. Y todavía esta señora tiene la elegancia y la sabiduría de no hablar de los vicios de drogas y alcohol de este nuevo "santo" de la cultura castrista, que todos conocemos. ¡Qué decadencia la de ese país! El título del post es muy preciso y certero como todos los de Ondina. Gracias por el regreso.

Enrique Aguirre

Frida M dijo...

Estimada Ondina,
Como siempre clara y justa. Ya empezaba a preocuparme, se extrañan sus valiosos textos.
Saludos afectuosos.
Frida

Simon-Jose dijo...

¡Gracias a Dios!.
Tan esperada como los aguaceros de Mayo, nuestra querida Ondina, nos llega de nuevo y con "un chaparrón" que lava la afrenta que se le hace a la cultura cubana situando a Formell en lo más alto de un pedestal en el cual no tiene derecho a estar ni un minuto.
Que a su modo y en su campo fue un músico aceptable. No se puede negar.
Peeeerooooooo.......
Primero que todo su servilismo. Desde la formación de su orquesta con el apoyo oficial hasta escoger un nombre (para los que dicen que la música no se debe mezclar con la política)en alusión al momento de la batalla "por las ideas del comandante en jefe de producir diez millones de toneladas de azúcar".
Y sus viajes a otros países como representante de la cultura revolucionaria, de la revolución cubana, etc., etc.
Y en la parte "popular" su gran triunfo parte de la poca oferta de que disponen los cubanos dentro de la isla esclava.
Ese fanatismo de "la tribu" con "Los VanVan" es exactamente el mismo de los mexicanos con su equipo de Futbol (El Tri)que nunca ha ganado un campeonato y para ellos es el mejor del mundo.
Habría que hacer una abstracción mental y remontarnos a tiempos pasados para juzgar con más certeza.

Imaginémonos aquella Habana, un sábado por la noche, con la legendaria Orquesta Aragón en algún sitio, en otro la Riverside, en otro Fajardo y sus Estrellas, en otro Melodías del Cuarenta, en otro Antonio María Romeu con Barbarito, en otro la Sonora Matancera con Celia,etc., etc.,
y los cubanos, con absoluta libertad como aquí, que tuvieran sus camionetas con sus botes y se fueran a pescar o pasear a otras provincias o con sus novias a clubes nocturnos donde esa noche se presentaran Orlando Vallejo, Fernando Albuerne, Orlando Contreras, Ñico Membiela, Blanca Rosa Gil, Olga Guillot, etc., etc., etc., para ver que cifras de espectadores-bailadores habrían "costeado" esas presentaciones de Formel y, aún más, si hubiese podido formar una orquesta.
El gran triunfo de Formell, repito sin dejar de reconocer que cierta calidad tenía, se debe al apoyo oficial.
Nadar a favor de la corriente siempre es provechoso.
Que se lo pregunten a Los Zafiros, a Wilfredo Mendi, a Danny Puga, a Jesus Porto, a Luisito Bravo, Luisa María Guell, Georgia Gálvez, etc., etc., etc., etc., que por no comulgar con "la nueva ola" fueron desaparecidos de la programación cultural nacional por obra y gracia "del nuevo amanecer".
Dentro de la Revolución...Todo.
Fuera de la Revolución....Nada.

Ondina...Welcome Back.
Un abrazo a todos,
Simón José.

Anónimo dijo...

Ondina, gracias por volver a este maravilloso blog del Maestro Josevelio. La extrañaba. Luego de leer su texto tan valiente y tan justo, además de bien escrito, y leer los comentarios de los lectores, en especial el de Simón, tan exacto, ya puedo estar tranquilo porque se ha hecho justicia con elegancia. ¿Podrán leerla en Cuba, Señora Ondina? Ojalá que sí. Ojalá que muchos tengan acceso a sus textos, a todos los que ha publicado desde hace tiempo aquí. Otra vez me quito el sombrero por su estatura como intelectual de ética y coraje. Gracias a todos.

Cristobal

Simon-Jose dijo...

Imperdible:

http://cubahumor.blogspot.com/2014/05/la-compota-de-palo-eterna.html

TURANDOT dijo...

Ay, Ondina, que nos hariamos sin ti.

Anónimo dijo...

Ondina es fasista y su coro de guatacas gusanos. Formel fue comunista y que?, tan bien es musico como Celia Cruz y mejor que ella. A prieten y tragen
J.F.

Anónimo dijo...

Hola Ondina, que grato saberte de vuelta. Mi opinión, como demócrata, es que no me opongo a que cada cual piense o siga la ideología política que desee, aunque en Cuba eso no sea admitido. Lo que tengo contra Formel es que firmó aquella sentencia a muerte contra los muchachos que secuestraron la lancha para escapar de Cuba, porque una buena persona, un artista de buen corazón, no se presta para eso, evade esas maquinaciones políticas, hay que tener principios humanos para entender esas cosas, y creo que Formel no llegaba a tanto. Su música, su genero musical no es del estilo de música que a me gusta ni aunque me lo regalen, de manera que si es buen músico, es algo a valorar por quienes disfrutan esos estilos. Al final, los pueblos son de muy mala memoria, aunque pataleemos, en 100 años, estas cosas no se tomaran en cuenta y será su obra, la que tendrán presente al momento de juzgarle. mira cuantos adoran al Che y es un asesino, so no me asombra ya nada. un abrazo grande y gracias por compartir.

Roger

Esperanza E Serrano dijo...

Gracias Ondina por regresar y por este post. Gracias también a todos los que han comentado.
Gino Ginoris, anótame en la lista de "raras avis". Jamás me ha gustado la música de Formel y sus Van Van.
Ese género de música cubana facilista, oportunista, populachera , populista y oficialista que tanto él recreó - carente de originalidad porque no fue el primero en crearlo y cultivarlo- jamás ha movido una fibra de mi sensibilidad humana.
Era de esperar que la nomenklatura mafiosa y sus acólitos le rindieran culto en la isla posesa.
Gracias a Dios ese tipo de tributo jamás lo necesitarán los grandes artistas. Grandes por sus obras así como por sus valores humanos, principios y dignidad.
Roger estoy de acuerdo contigo, lo peor no es su música ni sus ideas sino sus actos y sus consecuencias.
JoseEvelio para ti un fuerte abrazo y miles de gracias por mantener vivo este valioso blog.
Y para terminar, mi estimada Ondina te pido que sigas compartiendo con nosotros tus criterios v que te mantengas escribiendo con esa claridad, agudeza y sensibilidad que tanto me fascina.
Espe

Anónimo dijo...

Gracias Ondina por este post en el que dice lo que muchos pensamos de Formell. No sé cómo alguien puede llamarle fascista (en realidad, la bestia escribió "fasista") por decir lo que piensa libremente, alejada del discurso oficial de la dictadura castrista. Este músico sólo fue un instrumento más del régimen para enajenar a las masas y hacerlas sentir "alegres", en medio del horror de un país sin libertad, sin comida y sin futuro. Nunca le doy las gracias a nadie que trate de hacerme olvidar la desgracia de mi país ni aun bailando. Gracias a Simón José por su comentario. Gracias Josevelio por traernos de nuevo a Ondina y su afilada pluma, que algún día será reconocida como una de las mejores de la blogósfera cubana. Ya lo veré pronto. Saludos a todos los dignos de este blog.

Margarita León

Anónimo dijo...

Espero no llegar demasiado tarde para compartir con ustedes la alegría por el regreso de Madame Ondina y su incomparable capacidad crítica. Como dice Teresa Cruz, otra iluminada de este blog, "Ondina es sabia, valiente y sincera". Estoy muy de acuerdo con su juicio sobre Formell y su música, al igual que comparto el criterio de Gino, Aguirre, Simón, Esperanza, Turandot, Roger y los demás. Si Ondina es fascista por ser anticastrista, entonces yo también lo soy. Sin complejos ni traumas de esos "progresistas". Saludos Maestro Josevelio, espero que esté bien y pintando o escribiendo sus poemas.

Mara Villa del Valle

Anónimo dijo...

Casi nunca dejo un comentario, pero siempre leo a esta señora Ondina con mucha atención y deleite por su escritura y su sabiduría. Este blog cada día se pone mejor. A la vuelta de 50 años, habrá que preguntarse: "¿Formell? ¿Y ese quién fue? ¿Y de dónde sacaste esa canción tan mala y vulgar? A mí no me dice nada... En cambio: "La luz que en tus ojos arde, cuando los abres amanece, cuando los cierras parece que va muriendo la tarde..." No hay más que decir de esa vulgar rata castrista... Gracias, Ondina y Josevelio.

Fabizio del Dongo

Simon-Jose dijo...

Felicidades a todas las Madres Cubanas, representadas dignamente por Las Damas de Blanco en Cuba y en este Blog, en este Dia de Las Madres Mayo/2014.

Que Dios les conceda la felicidad que tanto merecen.

Simón José.

Lina de Cuba. dijo...

Excelente artículo, todo muy bien detallado y resumido de lo que es Cuba actual, de lo que fué y por desgracia es hoy....yo tambien como José Evelio, puse un moño negro a mi bandera el 20 de Mayo...espero llegue el día de ondearla un 20 de Mayo lleno de aires de libertad, pero....¿ cuando?