lunes, 19 de mayo de 2014

¿Qué nos pasó?

Por Ondina León©

Se quiera o no, el pasado siempre está presente. Se quiera o no, el pasado, que siempre estamos descubriendo como un continente infinito, nos condiciona el futuro que siempre es incierto y, en algunos casos, abismalmente verídico.

Una amiga me envía una colección de fotos, en blanco y negro, de la Cuba anterior a 1959, año del accidente perpetuo. Casi todas son de las décadas de 1940 y 1950, y la mayoría de La Habana, la que alguna vez fue llamada “La Ciudad de las Columnas” y que hoy, con absoluta y triste tranquilidad, podríamos llamar “La Ciudad de los Derrumbes”. Desde la pantalla de mi computadora, hojeo y ojeo, una y otra vez, el álbum de fotos en el que, como en el conocido texto martiano, la historia del hombre está contada por sus casas, por sus edificaciones: la sede del “Diario de La Marina”, en Prado y Teniente Rey, frente a las escalinatas del Capitolio Nacional; el aeropuerto de Rancho Boyeros; las instalaciones de la playa “La Concha”; “Radiocentro” y la CMQ, semillas fructuosas de la televisión en América Latina; las bodegas abarrotadas de productos; el famoso cabaret “Tropicana”, bajo las estrellas de la noche tropical; las enormes y elegantes tiendas por departamentos “El Encanto” y “Flogar”; los suntuosos hoteles “Riviera” y “Habana Hilton”; las calles saturadas de autobuses, carros modernos y personas bien vestidas; el edificio del retiro odontológico; la calle Línea, en el modernísimo “El Vedado”; los túneles de la bahía de La Habana y el de Miramar; los teatros “Payret” y “Rodi”; el aristocrático hotel “Nacional”; el hospital “La Benéfica”; la Plaza Cívica con sus edificios gubernamentales, el palacio de justicia, el monumento a José Martí y el Teatro Nacional; por haber, hay hasta dos fotos emblemáticas, una del diseñador francés Christian Dior, en la capital de Cuba, y otra de Alicia Alonso, bailando en 1956. Todas, absolutamente todas las imágenes exudan prosperidad, pujanza económica, desarrollo, bienestar y alegría de vivir: aquel país no era el Paraíso, pero al menos parecía ser o intentaba ser un boceto de la mejor utopía socio-económica para una nación. Porque no sólo esa prosperidad se daba en La Habana, sino también en Matanzas, llamada “La Atenas de Cuba”; en Santiago, en Cienfuegos, “La Perla del Sur”; en Camagüey... La isla estaba sembrada de centrales azucareros, de fábricas, de campos de tabaco, de fincas ganaderas, de escuelas rurales, de hoteles y casinos, de esperanzas de mejoría. Estábamos muy bien, entonces, pero queríamos estar mejor, ¿no? Hojeo y ojeo y la pregunta me abofetea, como un insulto a media noche: “¿Qué nos pasó?”. ¿Cómo hemos podido caer tan bajo y tan atrás?

Porque el llamado “Milagro Cubano” nació en tan sólo unos 57 años, desde el 20 de mayo de 1902, en que se izó por primera vez la bandera de la República de Cuba, en el Castillo de El Morro, hasta aquel enero de 1959, en el que se creyó que nos habíamos liberado de una dictadura, la del general Batista, y que comenzaba una nueva era de más prosperidad, pero con justicia y democracia. Surgida de sus ruinas por las guerras independentistas, la nueva nación, en la primera mitad del siglo XX, asimiló a más de un millón de inmigrantes (¡una isla pequeña!), creó una extendida red de carreteras, ferrocarriles y acueductos y hasta se dice que implantó, en 1940, la Constitución más moderna y justa de todo el continente americano. 

Hoy, el contraste no puede ser más marcado bajo la rancia dictadura castrista que, entre sus logros más sobresalientes, tiene una panorama desolador de familias divididas, millones de exiliados y emigrantes, miles de torturados, presos y muertos, una economía destruida (¡hasta sin azúcar!) y unas ciudades ruinosas, en las que sólo crece el marginalismo, la prostitución y la miseria. “¿Qué nos pasó?”, me repito hasta el delirio.

Ante la pregunta fatal, hay infinitas respuestas de muy variado talante. Unos dicen que este marasmo es porque el emperador Castro I engañó al pueblo para poder implantar su desgobierno como si “ese” pueblo no hubiera sabido quién era aquel pandillero armado. Otros afirman que la culpa es de la prensa y de los medios de comunicación, de aquella Cuba y de aquel Estados Unidos, que entretejieron la leyenda del Robin Hood cubano en la Sierra Maestra, luchando por los pobres de la tierra; sobre todo, el dedo acusador apunta al periodista Herbert Mathews, del “The New York Times”, y a Miguel Ángel Quevedo, propietario y editor del semanario “Bohemia” todos deberíamos conocer, leer y estudiar la carta que dejó antes de suicidarse, en 1969. Hay quienes vociferan que la responsabilidad es de los Estados Unidos, que no nos liberó a tiempo del comunismo, y negoció a solas con la Unión Soviética, en el marco de la Guerra Fría, y “nos vendió” ¿es que no éramos un estado “libre y soberano”?; ¿por qué otro país tenía que determinar nuestro destino?. Otros especulan que es una cuestión de fatalismo genético, por la mezcolanza de etnias europeas y africanas de séptima, y que Cuba debería llegar hasta Camagüey, cercenar la parte de Oriente, desde donde salen todos los males del país, como el caudillismo, el machismo y la incultura. También están los que creen que se trata de un karma colectivo, de una tragedia predeterminada por la astrología, porque por la isla pasa un eje místico-energético que nos condiciona al fracaso y nos empuja al mal. Otros dicen que estamos pagando ahora, y por estos últimos 55 años, toda la soberbia, la arrogancia, la violencia, el racismo, la envidia, el individualismo y la pestilencia de un pensamiento mágico absolutamente errado, que llevamos en nuestra sangre absolutista y de extremos. ¿Será cierto?
Como suele sucedernos (¡perdón por la generalización!), a grandes y complejos males terminamos buscándole explicaciones simples y simplistas, nada convincentes, caricaturescas, que tal vez tengan su porciento de verdad, pero que son muy parciales. Y, sobre todo, en este paroxismo nunca nos proponemos unas verdaderas soluciones para arrancar de raíz el mal, que ya sabemos dolorosamente cuál es. ¿Habremos aprendido algo de esta etapa histórica? ¿Realmente existimos como pueblo o esta guerra civil, que hemos desatado contra nosotros mismos en un arranque suicida, ya nos extinguió? Porque cada vez mengua más la población en la isla; cada vez estamos más atomizados por los cuatro puntos cardinales; cada vez más se nos diluye eso que llaman “identidad” en otras almas colectivas ajenas…

Alguien, entonces, puede responderme: “¿Qué nos pasó?”. O mejor, incluso, reformulo la pregunta: “¿Qué nos está pasando todavía?”. Y… ¿hasta cuándo?
Este otro 20 de mayo, le vuelvo a poner un crespón negro a la bandera cubana y la entierro sin lágrimas.

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Ay, Ondina, sin nación, condenados a vivir a la deriva hasta que la muerte nos rescate. Y ese sacrificio de Martí que se ha hecho polvo y otro 20 de mayo en el desamparo y la desesperanza.

¿Qué nos pasó? y, ¿qué no nos ha pasado?


Teresa Cruz

Gino Ginoris dijo...

¿Qué nos pasó Ondina? ¿Qué nos pasó?
Cuando yo llegué ya estaban ellos, alardeando de triunfos y conquistas, de tanto escucharlas me creí la mitad de todas ellas, juré ser como un tipo que ni era cubano, lo hacíamos todos sin saber qué jurábamos, el modelo que me impusieron, que nos impusieron, se derrumbó apenas aprendí a pensar, pero estaba el miedo, ese monstruo amenazador que tanto daño causó a mi generación y estaba la contradicción dentro de la casa, aun no entiendo cómo preferí callar y después huir.
Yo solo tengo más preguntas
¿Dónde pusimos nuestra patria, en qué manos?
¿Por qué nuestros padres permitieron que nos hicieran esto?
¿Por qué nos marchamos dejando atrás hasta el último juguete, los primeros amigos, la novia, el perro, los retratos?
¿Qué nos falta? ¿Qué nos duele? ¿A quién le importa?
¿Qué somos? Es entonces, para esta última pregunta, solo para esta que tengo una respuesta.
Somos un pueblo de mierda.

Anónimo dijo...

Ondina, Ondina, Ondina... ¡qué clase de persona eres! ¡Qué valor! Me sumo a tu entierro, pero yo sí lloro, sobre todo después de leer el comentario de Gino, en esta fecha tan significativa como la muerte de Martí. ¡Y el de Teresa Cruz!!! ¿Habrá muerto Martí por un pueblo de mierda? Prefiero no responderme ahora... Josevelio, mis respetos de siempre.

Enrique Aguirre

Anónimo dijo...

Si,somos un pueblo de mierda, lo demostramos con frecuencia. Vienen los Van Van, los Milanes, los Varelas, los Serrats ( hasta de otras latitudes ) y vamos a mover el culo y si no, lo movemos en Cuba con las mierdecillas de los Juanes, las Boses, las Olga T. y otras especies. I'm sorry, pero alguien dijo que Cuba es el sitio donde hay mas cantidad de hijoeputas por metro cuadrado, creo que es cierto, en fin. Tenemos lo que merecemos, por eso, por ser un pueblo ( no estoy seguro que es eso ) de MIERDA!!! El Triton de Miami ( ya no vivo en Cadiz )

Simon-Jose dijo...

Mi querida Ondina,
Esta vez me has dejado en situación de poder escribir pocas palabras. Y tu y yo sabemos que eso no es fácil.
Son casi las dos de la mañana y estoy complicado. Volveré con mis opiniones tal vez mañana o pasado. No dejen de perseguirme.

Un abrazo a todos, mis queridos amigos.
Simón José.

IMA dijo...

el crespón de johnny, forever. besos, querida ondina.
idalia.

TURANDOT dijo...

La esencia de una tragedia que la mayoría contempla con desinterés. Excelente, Ondina. Eso somos, un baùl de preguntas sin respuesta.

Anónimo dijo...

Ondina es genial y está muy bien apoyada por nuestros fieles comentaristas. Luego de leerla, he llorado y he llorado también con Gino, Teresa y Turandot y su "somos un pueblo con un baúl de preguntas sin respuestas". Pero, como dice Ondina, ¿hasta cuándo? Yo no sé ni sé si viva para ver el renacer de eso que alguna vez fue un país... ¡55 años!!! Y ni esperanzas de cambio. Y ya me da verguenza pedirle a Dios. Espero por Jose Simon. Saludos a Josevelio.

Margarita León

Anónimo dijo...

No se depriman ni pierdan el tiempo por el país perdido y su pueblo de... barro. Ya se está arreglando el potaje entre la dictadura, los empresarios millonarios cubano-americanos, como Carlos Saladrigas, Andrés Fanjul y Paul Cejas, que quieren hacer negocios con mano de obra esclava, y el gobierno del socialista y pusilánime de Barak Hussein Obama. No hay arreglo ni justicia ni democracia. Sólo manda el capital y sus ganancias. ¿Y las víctimas? Que las entierren bien bajo tierra y que arriba de ellas baile la plebe con Formell o un cubatón... ¡Qué asco de país!
Saludos,
Fabrizio del Dongo

Simon-Jose dijo...

Mi querida Ondina,
Mi estimado JosEvelio,
Mis amigos todos,

¿Qué nos pasó?
Escabroso el tema, escabrosa la pregunta y más escabrosa la respuesta. (Diente'perro puro y duro, lleno de erizos y caminando sin zapatos).

NO sé si logre sintetizar algo lo que quiero exponer.
Simpre ha sido difícil para mi el sintetizar porque me empeño en dar todos los detalles en aras de hacerme entender evitando interpretaciones que no se ajusten a lo que digo y se provoque un mayor debate por incomprensiones que al final terminan perjudicando a nuestra noble causa.
¿Qué nos pasó?
Más de una vez he dicho que el comunismo es una metodología que se basa en el aprovechamiento de las debilidades humanas.
Constantemente escuchamos y leemos comentarios criticando la actitud del pueblo cubano apoyando al castrismo en los primeros años de su funesta existencia.
Yo fui testigo de aquello. Ya tengo una biznieta.
Y, me pregunto....¿alguna vez nos hemos dedicado a hacerle "una disección" a aquellos sucesos?
Les pido paciencia.
1) Hay que dividir a "los apoyantes" en tres grupos.
a)Frente a mi casa vivía "Chachito". Era de ese tipo de gente que solo sirve "para hacer mandados". Nunca consiguió un trabajo estable aunque tenía hogar y familia que mantener.
b)Por el lado izquierdo de mi casa vivia el negro "Trambú", negro con tres manos de pintura prieta, bien llevado con todos los vecinos pero nadie la daba trabajo (sabrá Dios por qué)
Y por el lado derecho vivía "Pugilato" que conseguía trabajo pero nunca lo conservaba un mes. Pronto tenía problemas y lo perdía.
Con el triunfo del castrismo, les dieron trabajo a los tres como choferes de camiones nuevos. Les dieron un salario de $150.00 mensuales con un mes de vacacioens pagadas al año y una ley que prohibía botarlos del trabajo.
2)En mi pueblo habia, igual que en todos, un puñado de hombres jóvenes (no adolescentes ya) y algunos ya mayores de esos "que no les interesa trabajar sino encontrar a que pegarse para tener de que vivir sin mucho esfuerzo".
Practicamente todos se incorporaron a "la Revolución", la mayoría de ellos después de Enero/59. Habían encontrado lo que tanto buscaron.
3) Y este es el grupo más triste, donde se manifiesta el desagradecimiento y la mala voluntad.
Eramos un pueblo noble. Todos nos llevabamos bien. Los bodegueros le vendían "fiao" (crédito) a sus clientes aunque no tuvieran trabajo. Le iban pagando poco a poco como pudieran. Igual en las farmacias y en las tiendas de ropa. Y en todos los comercios. Y los refrigeradores por letras. Y los carros por letras. Y los televisores a plazos. Y relojes a plazos. etc., etc., etc.,
Y todos, TODOS, al igual que aquí, teníamos alguna que otra deuda en todos los comercios del territorio.
Y con las intervenciones del castrismo esas deudas desaparecieron. NO hubo que pagar nada de lo que debíamos.
Hubo otras tácticas para obtener servicios humanos de la población, pero ésta es la parte del pueblo que siempre se critica por aplaudir a Castro.
Un hombre extremadamente astuto, Fidel Castro, había comprado las voluntades de una gran masa de ciudadanos que, por mezquinos intereses y beneficios personales, defenderían como pudieran aquellos beneficios que les habían caído del cielo.

Continuará...

Simon-Jose dijo...

Continuación...

Mediante un mecanismo mafioso los comprometieron en hechos de violencia y sangre, los convirtieron en enemigos jurados de aquellos que hasta el día antes les habían facilitado los alimentos, las medicinas y el vestido para sus hijos.
Ya no habría "marcha atrás"
Esto que acabo de decir todos los cubanos lo comprendimos aunque no todos sepamos explicarlo más o menos claramente. Pero por saberlo es que le advertimos a los venezolanos, donde no hubo las mismas condiciones que tuvo Fidel Castro de barrer con un ejército y destituir el Congreso de la República y todos los funcionarios públicos del país y desautorizar todas las instituciones de la nación, en Venezuela repito, donde todos los poderes se mantuvieron funcionando, ha sucedido lo mismo a pesar que se les advirtió. Y, repito, se lo advertimos nosotros que ya sabíamos, aunque solo inconscientemente, como funciona "el infierno".
Un gran sector del pueblo cubano luchó. Y fuimos derrotados.
Pero eso es después.
Los americanos, gente inteligente que sabía muy bien como son estas cosas, se prepararon para resolver ellos el problema porque sabían que nosotros no podríamos.
Y ya en 1960 empiezan a preparar la invasión que al final desembarca por Playa Girón.
Y aquí fue donde perdimos a Cuba. Donde menos lo comprende la gente.
¡En las elecciones de Noviembre de 1960 en Estados Unidos!.
Siendo Presidente Eisenhower y Vice Presidente Nixon, se comienza a preparar aquella invasión que abrirá el paso a los marines y se acabó el problema.
Pero el dia de las elecciones Richard Daley, Alcalde de Chicago (padre del funcionario del mismo nombre que trabaja para el gobierno de Obama), se roba los votos en Chicago y con ello los votos del Estado de Illinois pasan al bando demócrata con lo cual Kennedy alcanza la Presidencia. Es absolutamente histórico este punto. A Richard Nixon le pusieron las pruebas en la mano para que apelara a los tribunales pero se negó alegando que la confianza y respeto del pueblo norteamericano en sus instituciones era mucho más importante que su presencia en la Presidencia de Estados Unidos.
Cuando Kennedy llega a la presidencia se encuentra los preparativos de invasión. NO sabía nada hasta ese momento y NO le queda más remedio que darle curso. Pero dentro del Partido Demócrata es donde único se pueden colar los izquierdosos. Y comienzan los "asesores" a insistir en que debe ser de modo que parezca una rebelión interna del ejército castrista, y que sean menos aviones, y que vayan por otro sitio y no por el que estaba originalmente decidido por el Pentágono (hubo grandes problemas entre Kennedy y los militares por ésto)etc., etc., etc., y al final enviaron los invasores para "quitarse el problema de arriba".
Por todo esto es que yo sitúo el punto exacto DE LO QUE NOS PASO en el robo de las elecciones en Chicago como la gran causa de la desgracia de Cuba. Porque de otro modo aquella acción hubiera sido exitosa.
Después la lucha continúo. Los cubanos peleamos, pero no teníamos poder para vencer ni posibilidades para ello. Ahora, a los cincuenta años de la Crisis de Octubre y los cohetes atómicos, se publicó que los soviéticos tenían en Cuba en esos tiempos 60,000 hombres sobre las armas.
Lo demás todos lo conocemos. Un proceso doloroso de destrucción de nuestra nacionalidad, de nuestra idiosincrasia, de nuestros valores, familias, etc., etc., etc., hasta llegar a lo que tenemos hoy.
Y eso que tenemos hoy como ciudadanía, que solo recibe criticas y pésimos calificativos,
son los cubanos por los cuales tenemos que luchar y que, contrariamente a la expresión general, YO SE que más del 90% de ellos están en disposición de cooperar en la lucha para quitarse de arriba tan aberrante tiranía.
Un fuerte abrazo a todos.
A todos y todas los quiero por igual.

Simón José.

Anónimo dijo...

Desgraciadamente cada pueblo tiene lo que se merece.

Capullito de Alelí.

Simon-Jose dijo...

Mi estimado Fabrizio del Dongo,

No se como serán las leyes en Parma, pero aquí en Estados Unidos SI sé que cualquier ciudadano tiene derecho a nombrar un abogado y presentar una demanda ante un Juez Federal contra cualquier funcionario que viole una ley incluyendo al Sr. Presidente de la Nación y contra el gobierno como entidad.
Aquí le dejo un link sobre la Ley Helms-Burton, la "ley del embargo".
Ese link tiene un análisis, en español, de esa ley.
Lea solamente el Titulo I y en "Notas" el Nro.2 y verá que esa Ley es una Camisa de Fuerza para el Gobierno Norteamericano.
Está todo especificado inciso por inciso entendible hasta para ciudadanos que nunca hayan leído sobre leyes.
No habrá cambios de ningún tipo en las leyes americanas hasta tanto no haya apertura completa en Cuba y no haya ni rastro de los Castro en el poder.
Y esa Ley es asunto del Congreso. Obama no tiene potestad ni posibilidad sobre ella.
De tratar de hacer algo en ese sentido, tanto usted, como yo, como Ondina, JosEvelio, etc., podemos presentar una demanda ante un Juez Federal y parar lo que trate de hacer el gobierno.
Y aquí en USA hay muchas organizaciones anticastristas con abogados, con recursos, cubanos perjudicados que no estarán de acuerdo con que se viole la Ley por parte de Obama, etc., etc.
Eso que vemos es todo una campaña de propaganda castrista dirigida a los inversionistas de otros países para que piensen que se va a levantar el embargo y lleven su dinero hacia la Zona del Mariel.

http://www.juridicas.unam.mx/publica/rev/boletin/cont/88/art/art7.htm

Y Obama no debe tener intenciones de violar una ley especificada con tanta claridad, que no da margen de confusión en su interpretación, para enfrentarse a un impeachment sabiendo que hay tantos que desean dejarlo sin trabajo.

Una brazo a todos,
Simón José.

Anónimo dijo...

Reinerio

Pasó,pasa y pasará.Por.

http://www.youtube.com/watch?v=wobfRkOBeRw

Anónimo dijo...

Como siempre, le doy las gracias a todos los comentaristas de este blog, que ha devenido espacio de intercambio de ideas y de debate. En este caso, y por las fechas del 19 y 20 de mayo, lo que escribí ha sido ejemplarmente comentado y enriquecido por Simón José, analista lúcido, historiador justo y, sobre todo, un patriota optimista: un hombre de fe. Gracias, Simón José, una vez más. Gracias, Josevelio, por abrirnos las puertas de tu casa y dejarnos en libertad de expresarnos y debatir. Saludos a todos.

Ondina León

LOS CUBANO APOSTARON POR LOS CASTRO Y PERDIERON dijo...

se acuerda como gritaban fidel esta son tus calle
ahora tiene que seguir difrutando su ROBO---ILUCION
JODENCE POR ADULONE Y ARASTRADO

Anónimo dijo...

Ondina siempre da en el clavo. He disfrutado muchos estos dos últimos artículos.

Gracias.

Antonio Hallado

Zoé Valdés dijo...

Excelente artículo, gracias. Ondina siempre poniendo los puntos.

Esperanza E. Serrano dijo...

Ondina, Ondina,
Esa es la pregunta que aún no logro responder.
Miren este video.
La realidad es mas fuerte que el discurso.
https://www.youtube.com/watch?v=hW51iYrGcb8
Lo acabo de colgar en mi blog
Un abrazo
Espe

Anónimo dijo...

Reinerio Ramirez Pereira

Pronto mi libro Piel. pinceladas de un cubano . En Amazon, etc.

https://vimeo.com/user15533632

TURANDOT dijo...

Ay ONDINA, que desesperadamente quieres a CUBA. Como siempre lo has hecho, desde jovencita. Bien lo se.Lo del querer, digo.
Nos paso, y punto.
Nos han pasado tantas cosas, como a todos, en todas partes. Forma parte del orden natural de las cosas.
Por cierto, donde te metes?