sábado, 22 de febrero de 2014

Maduro, el podrido.

Por Ondina León ©

Los acontecimientos que se han venido sucediendo durante estos días de febrero, en Venezuela, son realmente trágicos, pero esperados: la realidad del país era una bomba de tiempo que debía estallar a corto plazo, y lo ha hecho. A cualquiera se le hace la cabeza agua pensando en cómo una nación tan grande y rica puede tener tan serios problemas económicos y sociales, tanta pobreza y tanta inseguridad, tanta violencia y tanta pérdida de valores, y un gobierno tan criminal. 
Antes de la llegada del chavismo, hace ya 15 años, había problemas, como pobreza, corrupción, injusticias y miles de traumas más, totalmente injustificados en un país como ese, pero, al menos, parecía que había condiciones e instituciones para gestionar cambios y mejoras con cierta estabilidad política y social. Pero los pueblos no escarmientan por cabeza ajena, se impacientan y creen en soluciones rápidas y definitivas; las masas engendran la necesidad de un gran líder salvador y lo canonizan en su afán de dar el gran salto a la prosperidad y a la felicidad, y es aquí donde se cavan su propia tumba. 
Con el acto de entronizar a un militar golpista y mesiánico, de un “elegido” (por la dictadura de los números en las urnas), de un líder carismático con su varita mágica para solucionarlo todo, Hugo Chávez, y que además cerró filas con la “ideología” de la dictadura más rancia de América Latina, el castrismo, todo se empeoró en Venezuela. El país se ha venido polarizando, fragmentando y atomizando fundamentalmente entre los que han sido “beneficiados” o comprados por el chavismo y los que se han visto perjudicados y avasallados por su esencia, que es absolutista y antidemocrática, sin lugar a dudas. 
Porque si algo ha demostrado el castro-estalinismo es que, donde quiera que planta su bota, siembra la discordia, la miseria y la represión, la tortura y la muerte de los derechos del individuo y de la sociedad civil. Y el caso de Venezuela no es el primero. Hay que tener siempre muy presente la triste historia de Chile, donde el miserable presidente Salvador Allende le entregó el país a los Castro y provocó una reacción extrema de la sociedad y el ejército, que tuvo que intervenir para arrancar la raíz del mal a un costo de muchas vidas y traumas, que aún persisten. 
El gran caudillo de Chávez murió (no así el chavismo), pero antes designó, con el sucio dedo de su testosterona sangrienta, a su delfín, a su heredero político, a Nicolás Maduro, obviamente un mastodonte oligofrénico, pero que exactamente es el hombre de La Habana. Que no por gusto fue “educado”, entrenado y programado, ya desde la década de los años 80, en las escuelas del Partido Comunista de Cuba y en los centros de entrenamiento de la Seguridad del Estado y la Inteligencia Militar de la isla. 
A Maduro no le hace falta ser inteligente ni culto ni estadista: es el peón perfecto que necesita el castrismo para explotar a su colonia, Venezuela. A los historiadores del futuro cercano les tocará estudiar con rigor este caso único en la historia moderna en que un país paupérrimo y pequeño, con un sistema de patologías, como Cuba, conquista, coloniza y expolia a una nación democrática, grande y rica, como Venezuela. La aberración histórica es más que evidente y se entronca con los sueños imperialistas del emperador Castro I, que ha realizado con cierta gloria su gris sucesor Castro II, al extender sus tentáculos macabros por varios países de América Latina, que han sucumbido al imperialismo energético chavista, como Ecuador, Bolivia, Nicaragua y hasta la “blanca y culta” de la Argentina, donde el chavismo también financió la elección de su actual “presidenta”, la histérica y errática (pero plutócrata) Cristinita Fernández. 
¿Qué pasará en Venezuela? No creo que nadie se atreva a dar un diagnóstico o un pronóstico a corto plazo porque hay que contar con numerosos factores, como el ejército y el papel que pueda desempeñar en relación con el gobierno. Tras la brutal represión del régimen de Maduro-“Maburro”, a coces limpias, como era de esperar de un gobierno castro-estalinista, que usa el terrorismo de estado con sus pandillas paramilitares y lanza a las calles sus tanques y helicópteros artillados; luego de la cifra siempre ascendente de muertos, heridos, torturados y detenidos, sobre todo de estudiantes, que han llevado la voz cantante en las protestas que piden libertad, seguridad, alimentos y democracia; luego del encarcelamiento del líder opositor Leopoldo López (su imagen a los pies de la estatua de nuestro José Martí, en Caracas, es todo un símbolo), mucho más cojonudo que el timorato de Henrique Capriles, que cree en la limpieza de las elecciones presidenciales que orquesta el castrismo; después de la pasividad de las instituciones latinoamericanas, incluida la OEA y el insulso de José Miguel Insulza, su secretario general, que siempre se parcializa a favor de lo peor y de la izquierda antidemocrática del continente, sólo nos queda rezar para que no haya más muertos. Pero también nos queda pedirle a Dios que le dé fuerzas y lucidez al pueblo de Venezuela para que siga su lucha, porque sólo ellos serán capaces de liberarse de esta dictadura castro-estalinista, que encarna el genocida de Maduro, al que hay que juzgar y condenar a muerte. 

Mientras, toda mi admiración y respeto por esta nación que tiene hambre de libertad y que no está dispuesta a estar encadenada por 55 años, como lo estamos aún los cubanos. ¡Gracias, Venezuela!

12 comentarios:

Zoé Valdés dijo...

Excelente, Ondina. Yo veo la cosa bien jodida en Venezuela, porque este tipo, Maburro, es un asesino, de la calaña de los Castro.

Anónimo dijo...

Y yo quiero, mi Ondina querida y admirada, expresar todo mi respeto por tus siempre aleccionadores e inteligentes comentarios y por esa honestidad y bravura con la que te solidarizas y tomas partido siempre a favor de las mejores causas. Somos muchos los que te admiramos, te respetamos y queremos. Dios bendiga a Venezuela y a Ondina.

Tu eterno admirador, el former Triton de Cadiz

Roger dijo...

Magnifico analisis Ondina sobre el tema venezolano. Para mí, esta es una situación especial, que si bien le deseo al pueblo venezolano exito en su lucha, creo que no va a ser facil, no soy astrólogo, pero con el ejercito en su mayoria chavista y con la doctrina de la escuela cubana, conocedora de todos los mecanismos de manipulación jamas pensados, va ser un reto extraordinario. Es un pais grande, no una isla eso es positivo pero venezuela no es ucrania. Sin embargo, conociendo a estas alimañas, lo que sigue es decretar el toque de queda, toman preso, entre tanto, a líderes opositores locales, Maduro que es sanguinario, primero limpia su imagen por los medios de difusión amordazados, seguramente culpando a otros de lo que ocurre, desviando el tema, después, una marcha multitudinaria de chavistas que va a ser mayor que la que hemos visto pues traeran cubanos, y asi, en verdad no veo muy favorable las cosas. Un abrazo inmenso, gracias por volver, cariños!!!

Roger

Anónimo dijo...

¡Bravo Ondina! Como siempre su voz es la más alta, la más inteligente y la más justa. Gracias por su solidaridad con Venezuela. Yo también quiero que Maduro el criminal, como los Castros, sea juzgado y condenado a muerte. Pero ¡ahora! no dentro de 55 años...

Enrique Aguirre

TURANDOT dijo...

La lucida Ondina, como siempre, es un placer leerte, lástima que los temas sean sobre los dictadores machistas que se dan en nuestra America Letrina como en nuestra tierra, la verdolaga. Ojala y los venezolanos tengan el coraje y la suerte de sacudirse a esta gentuza. Gracias.

Simon-Jose dijo...

Mi estimada Ondina,
Un saludo cubanísimo.
Al igual que todos, estoy 24 horas al día pendiente de todo lo que sucede en Venezuela.
Coincido con Zoé en los temores por la calaña de los especímenes a quienes se enfrentan los jóvenes venezolanos.
Hay un detalle a tener en cuenta:
Estos hechos en Venezuela significarán el fin del castrochavismo en América Latina.
Aún cuando lograran, que lo veo difícil, dominar a los venezolanos a sangre y fuego, los países vecinos están mirando todo lo que sucede y será muy difícil que le den el voto a los partidarios del castrismo. Santos en Colombia que se despida de reelección y convertir en fuerza política a las FARC.
Creo que los Castro apostarán mucho en Venezuela con la fuerza, porque ellos saben muy bien que si pierden el control de ese país se les acaba "la teta" que los sostiene y mantiene y, sobre todo, que se hará inevitable el regreso a Cuba de más de cien mil cubanos que están en Venezuela que le contarán a sus familiares y amigos todo lo que sucedió en ese país y por que se acabó el socialismo del siglo XXI.
Ese mensaje difundido por toda Cuba dentro de la ciudadanía será funesto para los Castro. Eso significaría la posibilidad de que este año no puedan celebrar el 26 de julio y nosotros podamos, al fin, cumplir nuestro sueño de celebrar la Nochebuena en Cuba.
Resumiendo, los Castro están en un dilema donde cualquier decisión significa pérdidas.
Por último, ya las hijas de Chávez y los familiares de Diosdado Cabello están en Argentina.
Roguemos a Dios por su bendición a los manifestantes venezolanos.

Un fuerte abrazo cubanísimo a todos.
Simón José.

Anónimo dijo...

Venezuela está demostrando una vez más que las dictaduras NO se combaten por medios "pacíficos" ni con carticas que imploran libertad ni con reuniones de salón con líderes extranjeros que dan consuelo y piden paciencia. Los regímenes sanguinarios y totalitarios hay que combatirlos con acciones, en las calles, con huelgas y manifestaciones, con una autentica rebeldía activa, no pasiva. La resistencia "pasiva" de Gandhi era muy activa y doblegó al Imperio Británico. ¿Aprenderemos los cubanos de Venezuela y Ucrania, que se acaba de sacudir de encima la bota del tirano pro-ruso? Lo dudo. Y, por cierto, me parece MUY BIEN que los venezolanos anti-chavistas quemen banderas cubanas porque ellas representan al invasor, al mercenario, al país que los explota, a los enmascarados pandilleros cubanos que matan jóvenes estudiantes. Así que quemen banderas cubanas que, en este caso, es quemar a los Castros. No entiendo que un cubano "exiliado", que dejó atrás su bandera y no la supo defender y que ya tiene otra ciudadanía y otra bandera se ofenda. Hay mucha hipocresía y teatro en estas opiniones sobre la quema de banderas. Adelante los venezolanos dignos que están haciendo lo que los cubanos NO supimos hacer a tiempo. Ondina, usted, como siempre, genial, valiente y digna. Y si le dicen "anti-cubana", de las gracias porque lo que tienen que decir es anti-castrista, ¿de acuerdo? Gracias Josevelio por este blog de primera, como siempre. Saludos.

Margarita León

Frida M dijo...

Turandot lo dijo todo.
Gracias Ondina, Gracias JosEvelio.

Anónimo dijo...

Como siempre buenisimo su articulo sobre el desgarrador tema de los venezolanos. Ojala ahora entiendan los que como yo vivimos en ese pais y le contabamos a cerca del sufrimiento de los cubanos y no nos hicieron caso. Pero tambien hay que quitarse el sombrero por la valentia de salir a botarse para las calles a defender sus derechos de libertad y democracia que el regimen de Maburro como le dice Zoe Valdes les esta imponiendo junto a los dictadores cubanos.
Ellos siempre me decian que los cubanos eramos unos pendejos y tenia que bajar la cabeza, y ahora puedo decir que no eramos lo seguimos siendo.

Gracias a Ondina como siempre genial.


Capullito de Aleli.

Anónimo dijo...

El cubano que este de a cuerdo de que se quemen banderas cubanas es una rata sucia. Como dicen que amam a Cuba si dejan que los venezolanos quemen la bandera de su pais? Margarita me da asco. No se como Josevelio le publica sus cosas. Lo que esta pasando en Venezuela es asunto solo de los venezolano. Esa es la burgesia facista saboteando al pais. Gracias.

J.F.

TURANDOT dijo...

J.F. a mi me parece que tu eres primo-hermano de Maduro.

Anónimo dijo...

JF le explico que Josevelio le publica sus cosas, y las de todos, porque este señor ama la libertad de expresion y su blog Guitafora es democrático. Ya usted ve que Josevelio le da su espacio para que usted diga sus insultos y sus tonterías. Así será Cuba en el futuro cuando sea libre. Entonces, hasta la "ratas" como usted, tan castrista, tendran derecho a expresarse. Creáme que a mi sí me da asco su ignorancia, pero la tolero. Si lo que pasa en Venezuela es asunto "sólo" de los venezolanos, ¿qué hacen las fuerzas de la dictadura castrista allá? ¿Por qué oficiales de la seguridad del estado Cubana les disparan encapuchados a los estudiantes? ¿Y si ama tanto la bandera, por qué se fue de Cuba? Por favor, no lea tanto Granma y lavese el cerebro. Si leyera mejor a Ondina entendería todo lo que pasa. Pero para eso hace falta cerebro y corazón. Gracias.

Margarita León