domingo, 3 de noviembre de 2013

Apogeo de egos y más.

Por Ondina León ©

“¿Cuál es la diferencia entre un pesimista y un optimista? Que en última instancia, ninguno de los dos tiene razón, pero el optimista se la pasa mejor…”. No por viejo el “chiste” es menos válido. Así que yo, en cuanto a Cuba, me la paso muy, muy mal, a cada vez que una información sobre la isla posesa y sus “ilustres” vástagos y bastardos me llega, como una bofetada en pleno rostro de la incertidumbre. 
Ahora ha sido un “evento cultural”, totalmente desvinculado de la política, del que todos (¿todos?) los cubanos tenemos que sentirnos orgullosos, según han decretado los paladines de la libertad y la liberación “progresista”. La señorita Mayda Bustamante escribió el libro “Alicia Alonso o la eternidad de Giselle” y la Fundación Apogeo, dirigida por un tal Baltasar Martín, alquiló, por sólo trescientos dólares, un espacio del Koubek Center —que pertenece al Miami Dade College, institución pública que todos los contribuyentes pagamos— para rendirle homenaje a la excelsa bailarina clásica por su debut, hace 70 años, en el protagónico de “Giselle”. Si este caso fuera en otra nación, en otras circunstancias históricas, no tendría absolutamente ninguna relevancia ni repercusión social: sería sólo un evento cultural y artístico del que sentirse orgullosos. Pero entre cubanos anda la cosa…
¿Quiénes son los protagonistas de esta historieta grotesca? Unos magníficos ejemplares de la fauna castrista. Alicia Alonso ni necesita presentación: genial bailarina que encarna lo peor de la dictadura, porque ella misma es una tirana, absolutamente política, en el peor sentido del término. Ha sido y es la gran matrona que ha dictado sentencia sobre vida y hacienda de “sus” bailarines, esos mismos que están desperdigados por los cuatro puntos cardinales, gracias a sus desmanes, reproducción exacta de los mismos cometidos por la dictadura de los emperadores Castro I y Castro II, como muestra la historia de los últimos 55 años en el archipiélago maldito. 
Aún hoy, mientras la “progresista” y “revolucionaria” Alonso se pasea por el mundo con su “esposo”, Pedro Simón, su lazarillo repulsivo y trepador, traficante de apartamentos para sus mancebos, y junto a su corte de lameculos oportunistas, y se hospeda en grandes hoteles de lujo y se da vida de caviar y champán, los bailarines de su ballet danzan con las mallas viejas y rotas y con zapatillas buenas para la basura, pasan hambre contando los centavos de los “viáticos” y ahorran para comprar “pacotilla” indispensable, como calzoncillos y medias, y sueñan con huir de la pesadilla de represión y frustración, que la gran pastora danzante ha impuesto en su rebaño de Cuba. Alicia, en su reino de maravillas, es la misma que se vestía de miliciana para cantar con sus puntas y piruetas loas a la dictadura; es la militante del partido comunista; es la que firma las cartas de los intelectuales y artistas apoyando los fusilamientos de jóvenes negros, que cometieron el terrible delito de querer escapar del campo de concentración masivo de los Castro; es la que nunca ha alzado su voz a favor de los disidentes y las Damas de Blanco; es la que ha permitido que el “Gran Teatro de la Habana García Lorca”, sede del Ballet Nacional, se caiga a pedazos con filtraciones, goteras y grietas, sin renunciar a sus privilegios materiales en un país bombardeado por la miseria castrista, las enfermedades tropicales (dengue, cólera, malaria…) y un éxodo sostenido y casi masivo que ha desangrado a la nación. Es decir, que de inocente y artista “pura” esta señora no tiene ni un pelo ni su mala sombra. Ella es un paradigma del divorcio abismal que puede haber entre la magnificencia, como artista, y la miseria moral y humana, como persona. Quien acepta el mecenazgo de una mafia con estructura de estado tiene que venderle su alma al diablo, quiera o no.
La señorita Mayda Bustamante formó parte de la corte de la “prima ballerina assoluta” durante 17 años. Con diligencia le sirvió como lacaya, mayoral, capataz o vocera. Fue famosa por su arrogancia, su despotismo, su dureza y su cinismo para con todos. Era despreciada y odiada pero temida, porque tenía el apoyo incondicional de la dictadora en tutú. Luego de estar tan comprometida con el sistema y sus crímenes —no siempre tiene que haber sangre para matar a alguien o ningunearlo—, un buen día esta tenebrosa y oscura funcionaria partió rumbo a España, a vivir su exilio de terciopelo, con regresos festinados a Cuba, viajes a Miami, donde dice que tiene “amores” (algunas ex que infectan el enclave, digo yo) y giras por el orbe. Siempre ha mantenido su fidelidad a su ama y ahora, a raíz de la publicación de su libro en el que le rinde culto a la déspota castrista, declara que la obra “es un acto de amor en mi vida” y agrega, ruda y desafiante, como un carcelero cruel, que hay que respetarla “porque los actos de amor nunca deberían ser cuestionados”. 
Y me permito preguntarle: ¿Y quién te dio a ti autoridad moral para decretar que no eres cuestionable por tu amor a una cacica de la mafia castrista? Si esto no fuera un insulto a todas las víctimas de la peor y más larga dictadura de la América Cretina, sería sólo un gesto patético de una ególatra más. Bustamante debería comenzar por pedir perdón por todas sus fechorías y su servilismo, juzgar sin piedad a Alicia Alonso como persona y luego sentarse a hablar de su virtuosismo como artista. Pero para esto hacen falta cojones y grandeza de alma y ella nunca los tendrá, aunque se piense muy cojonuda y hasta llegue a recomendarle desde su trono el suicidio o el exilio a un joven intelectual, etiquetado de “no confiable” por los comisarios culturales, en pleno Periodo Especial, léase del 1959 hasta hoy, en la eterna pesadilla. 
En cuanto al director de la Fundación Apogeo, no hay mucho que decir: veleidoso “intelectual”; pésimo ensayista y literato; trepador y oportunista; estratega del mercadeo para venderse al mejor postor; mediocre “promotor cultural”, sumo pontífice de los que tienden “puentes culturales” en un solo sentido y siempre a favor de una supuesta reconciliación entre cubanos, a pesar de que aún no ha habido justicia ni se han juzgado a los criminales castristas (¿la habrá alguna vez?). Con “libertadores” como él, las próximas cadenas están garantizadas. Pero eso sí, consiguió regar más el estiércol en Miami con este evento “cultural” del que todos tenemos que sentirnos “orgullosos” y realizados. 
Con hechos como este, es muy difícil sentirse optimista de cómo marchan las cosas para la nación cubana, incluso para esta parte que vive en democracia y que, día a día, tiene que ver cómo la dictadura y sus secuaces usan y abusan de las leyes, normas y ordenanzas, que garantizan la libertad de empresa y de expresión, fenómenos ausentes en la isla. Dolorosamente, la democracia es así. ¿Qué se puede hacer? Esto es sólo el principio: horrores se verán…


20 comentarios:

Gino Ginoris dijo...

Hace rato que estoy viendo en Facebook el librito de marras, unos lo comparten en sus muros como si se tratara de un dulce picante al que nadie se atreve a dar la primera mordida, no conozco nada de la autora “wevuda” pero no me compraría ese libro ni por el precio de uno de sus huevos, la peste se está apoderando del sur de la Florida, ay ay ay ¡dios de los cronopios aléjala de mí¡

Nancy Gutiérrez dijo...

La Cuba Castrista es un fracaso histórico... Así como también, aquellos que apuntalan ese desconcierto social, son fracasos individuales. ¿Podría haber peor dolor a nivel personal?
Los cubanos libres... los relocalizados por el mundo, los esclavizados en la isla, los que ya no están...Hemos tenido y tenemos el privilegio, los valores y la humildad de pensar, actuar y caminar la verdad, a través de gloriosos caminos interiores, a pesar de tantos desencuentros con nuestro destino histórico.
Lo demás, es ficción pública, barata, inoperante y totalmente fracasada.
Gracias Ondina.

Anónimo dijo...

Una vez mas la mierda castrista nos embarra, ahora con susodicho libro sobre la gran bailarina y la gran tirana del Ballet: Alicia Alonso.
Ya no se puede recordar como una de las grandes ballerinas del mundo sino como una lamebotas del Regimen Comunista y en especial su adorado Fidel Castro.
Cuando piensa el Diablo llevarse a los dos a las pailas del Infierno?
Es una verguenza que el Koubek Center se preste para este tipo de insulto a los cubanos y a los bailarines que han desertado de las garras de la Bruja de Alicia de la Caridad Martinez del Hoyo.

George Sand.

Anónimo dijo...

Así se habla, Señora Ondina. Excelente texto. Con fuerza y sentido de la justicia. Estoy cansado de que todos esos artistas, unos reales y otros mediocres, que han apoyado y formado parte de la dictadura, ahora cuando vienen a Miami dicen que "ellos no son políticos". Engordan, se llevan maletas y maletas, recolectan dólares "enemigos" y vuelven a sus escenarios de privilegio en la isla. Así, la moral no es doble, sino que no hay ninguna, todo es inmoral y bajo. De contra, siguen hablando de la "mafia intolerante" de Miami. Yo también soy pesimista ante el circo que nos han montado. Gracias Josevelio y Ondina.

Enrique Aguirre

Simon-Jose dijo...

Me acabo de enterar de este "homenaje".
Yo había oido mencionar algo sobre una actividad en el Koubek Center relacionada con momias egipcias pero como la paleontología no es ciencia que me atraiga no me ocupé de saber más al respecto.

Un abrazo a todos,
Simón José.

enaida unzueta dijo...

Con cubanos de por medio, el charquero está garantizado. Es una triste verdad.
Gracias Ondina. A CADA CUAL SEGUN SU CAPACIDAD.
Como nos hacian repetir, hasta el bostezo, los mismos comisarios de siempre; lo que pasa es que ahora estan allá y aquí.

Roger Rivero dijo...

Comparto la opinión de Ondina, aparte de eso, como este pais es demasiado grande, escogen hacerlo acá en Miami para crear el suficiente malestar local, de manera que despierte la controvercia necesaria para la autora publicitar su obra en más medios como sea posible. Alonso, siempre se ha proyectado como embajadora cultural de la Cuba manarquica actual, no de la Cuba de todos como hizo, por ejemplo, Celia Cruz; Alonso, es conocida de sobra por ser HP, una burguesa roja despota y mala persona. Confieso que ese tipo de ballet nunca me llamó la atención, dios sabe que lo intenté muchas veces y siempre me quedé dormido en el teatro, es como dice Juan Abreu, una especie de gimnasia con música, aveces pienso que es ese algo sin resolver que nos ata a los simios. Por lo tanto, respeto la opinión de los amantes del ballet fanáticos de Alicia, porque en democracia también hay lugar para los sinvergüenzas, pero por qué no van a fastidiar a otro lado, qué tornillo falta en la cabeza para ponerse en el lugar de quienes se han visto obligados al destierro por esa dictadura para la cual Alicia baila, por qué venir a herir, sólo para crear controvercia... tengo muchas preguntas que hacen sentir verguenza agena por ser cubano. Un beso Ondina, un abrazo Josevelio y un cordial salido a los foristas... Ondina está clara!

Rinaldo J. Hernandez dijo...

Una vez mas queda demostraado hasta donde llega el largo brazo de los Castro,especialmente,en lo que a Miami se refiere,donde cuentan con toda una tropa de agentes que se encargan de enmascarar bajo el manto de intercambios culturales,eventos tan vergonzosos,como este de pretender de ALICIA ALONSO,hacer algo asi como una GLORIA para todos los cubanos.No lo es simplemente porque toda su vida ha estado al servicio de las peores causas.Su practica del "comunismo",es sumamente interesante.Desde su "torre" es imposible VER,las misarias que vive su pueblo bajo los Castro y personajes como ella.

Anónimo dijo...

Como siempre, "Ondina está clara". Y le dice al pan pan y al vino vino. No hay que andar con delicadezas con esta sarta de oportunistas y embajadores del castrismo. Es un apogeo de egos y una danza de dólares que van a parar a manos de esos hijos de puta. Lo del Miami Dade College NO tiene perdón porque lo hicieron todo con premeditación. Miami es una cloaca y si los pocos que quedamos con memoria y dignidad no nos ponemos serios y duros, esto termina siendo la vaca lechera de los Castros. Ni arte ni cultura, lo que quieren es dinero y viajecitos. Este es uno de los pocos blogs que hay con dignidad. Gracias Ondina por su pluma mambisa. Y gracias Josevelio por publicarla.

Margarita León

Anónimo dijo...

Alicia Alonso no es una gloria de Cuba, por más que los castristas y las izquierdas de USA y Europa traten de imponerla. Excelente bailarina sí, pero es una verguenza como ser humano y ciudadana. Ha apoyado la dictadura desde el principio y no ha cambiado para no perder sus privilegios. Glorias de Cuba sí hay muchas como Celia Cruz, Cabrera Infante, Arenas, Zoe Valdes, Amaury Gutierrez que no le hacen concesiones al mal. Excelente post de Ondina como siempre. Gracias a todos.

Cristobal

Teresa dijo...

Con “libertadores” como él, las próximas cadenas están garantizadas. Esta afirmación de Ondina León me hizo sonreír. Falta me hacía pues todo es tan triste.

Valiente Ondina que le pone nombres a la infamia. Estas personas, su actuación, el anhelo constante de estar, de pasar, de vivir en Miami, todo esto es prueba fehaciente del fracaso de la ideología a la que se aferran y aún defienden. ¿Por qué no van a Corea? ¿Por qué no viajan a Viet Nam? ¿Por qué no China?

Sobre la reconciliación sólo hay que reflexionar un segundo: no puede haber reconciliación cuando el conflicto aún existe. Y sí hay tolerancia en Miami donde conviven víctimas con opresores.

Ah, la reconciliación. Si los exiliados vivieran en los Everglades cocinando en fogones de carbón quisiera yo saber si del lado de allá estarían tan deseosos de reconciliación. Incluyo a los familiares que se reconciliaron con los otrora gusanos cuando el hambre apretó.

Teresa Cruz

Anónimo dijo...

Me sumo gustosa a todos los comentarios sobre la infame Alicia Alonso y demás alimañas. Pero en especial me parece digno de destacar el comentario de Teresa Cruz, que al igual que Ondina siempre coge al toro por los cuernos (esta vez, Simón José me hizo reír mucho...) y canta las verdades. Tengo la impresión de que tanto dentro como fuera de Cuba las mujeres son más valientes (no voy a decir inteligentes) que los hombres, y esto sin feminismos. Gracias Ondina por seguir con tu pluma afilada haciendo justicia. Ojalá todos difundan tu texto.

Mara Villa del Valle

Anónimo dijo...

Tremenda fiesta de resentidos y anti-cubanos aplaudiendo a Ondina. Lo de turandot y Teresa da pena por venenosas. Josevelio no deberia ponerlas aqui nunca. A tras no se queda Gino, George y Enrique a envidiosos no hay quien les gane. Les sale espuma por la boca pero mientras el mundo reconose a Alicia Alonso. Segun Ondina y su corte lo politico quita lo del arte por que no son gusanos. Gracia

Elpidio Valdes

Teresa dijo...

Gracias, Mara. Y gracias a Ondina León y a JosÉvelio.

Teresa Cruz

Anónimo dijo...

Pero qué bestia tan graciosa es Elpidio Valdes. Como no tiene ideas, se dedica a atacar a todo el que se expresa libremente y denuncia a la dictadura y sus esbirros como la ya ridicula Alicia Alonso, que fue buena bailarina pero que no ha sabido ni querido retirarse a tiempo y anda haciendo papelazos. Morirá con las zapatillas puestas, es decir, con sus botas de miliciana, pero totalmente indigna y grotesca, como el "marido" que tiene de lacayo. Gracias Ondina por denunciar a los castristas como Mayda Bustamante.

Fabrizio del Dongo

Teresa dijo...

A Elpidio yo le pido que opine lo que quiera sin arrebatarnos nuestro derecho por nacimiento y por la ley del hombre: somos cubanos.

Los castristas , cuando dicen anticubano, quieren decir anticomunista. Claro, ellos se robaron la isla.


Teresa Cruz

TURANDOT dijo...

Elpidio matojo penco, aqui el unico que sobras eres tu que no tienes ni la decencia de firmar tus comentarios. Debes ser uno de esos zapingos de "Desapego" en vez de apogeo.

Anónimo dijo...

Las figuras públicas, en tiempos del horror, tienen un compromiso, que de no cumplirlo, dejan una imagen empañada por las ruinas de las ciudades en que, se supone, fueron creadores.

Nuestra ballerina deja esa imagen. Y debían tener la sensibilidad de no hablar de la soga en casa del ahorcado.


Tula Gómez

Anónimo dijo...

Señora Ondina, Teresa, Turandot, Gino y demás comentaristas decentes e inteligentes de este maravilloso blog, tengan paciencia con estas bestias enmascaradas, como Elpidio Valdes y demás, que tienen la misión de agredir a los que estamos contra la dictadura, llamándonos "anti-cubanos". La democracia es así, ellos se expresan y nosostros les contestamos como se merecen. Eso es lo que me encanta de este blog del Maestro Josevelio, que se siente la libertad, esa que algún día se disfrutará dentro de Cuba. Gracias a todos.

Margarita León

Anónimo dijo...

Lo peor de Baltasar Santiago Martín es que no lo toman en serio ni en Cuba ni en Miami, por mediocre y chismoso. Mal poeta, mala persona, mal escritor, mal promotor, oportunista como el primero. En cuanto a las demás señoras, la tirana que bailaba en la punta del juanete, y la otra promotora de marras, bah! La misma porquería que estamos aguantando desde hace más de medio siglo. Bravo a Ondina.