miércoles, 24 de abril de 2013

Fulanismos sin fulanos.


Por Ondina León©


Vista desde una perspectiva aproximadamente racional y con cierta madurez política con vocación democrática, América Latina le tiene que resultar a cualquiera un catálogo demasiado grueso de aberraciones socio-históricas. Y la primera pregunta que se impone es: ¿cómo un continente tan rico y extenso no ha logrado estar a la cabeza del mundo, al no ser en el número de dictaduras, los índices de pobreza y la violencia urbana?

Una posible respuesta sería de que en esta porción del planeta los problemas no son económicos, sino políticos. La desastrosa historia política del continente es la que ha engendrado la pobreza, material y humana, que aún se padece en la mayoría de sus estados y que genera, entre otros males, oleadas constantes de emigrantes hacia países no sólo más ricos, sino también más estables y democráticos, donde se disfruta de un mínimo de libertad individual y la realidad cotidiana no llega a asesinar la esperanza de mejoría y de seguridad.

Generales, coroneles, comandantes en jefe y demás entes de la fauna militar, aliados con las fuerzas oscuras del clero y las oligarquías, han marcado a sangre y fuego las más disímiles y añejas dictaduras tanto de individuos como de partidos, desde el siglo XIX, en América Latina. El fulano, el gran cacique, el líder todopoderoso, el patriarca, el caudillo, el gran macho redentor, el mesías, el elegido o el apóstol son los llamados (no sé por quién) a “liberar”, “revolucionar” o “dignificar”, a “salvar” la patria de una debacle inminente o de la invasión de algún imperialismo rapaz, que robaría los recursos naturales junto con la “independencia”.

A falta de sólidas ideologías, cultura y capacidad política, estos maestros del despotismo nada ilustrado, que no son estadistas, sino fulanos endiosados, han tenido y tienen un discurso populista para embelesar a las masas y comprarlas con algunos beneficios, subvenciones y la promesa de un futuro mejor, que algún día llegará, pero en el que no se incluye una auténtica libertad. Ni crean riqueza verdaderamente ni educan a las masas, sino que sus regímenes adoctrinan, aborregan y someten a todos con el principal propósito de responder a la esencia de su naturaleza política: perpetuarse en el poder.

En este proceso de eternizar sus genes absolutistas, los fulanos crean sistemas, castas, estructuras de poder y de intereses creados, sobre todo económicos, que los trascienden. El fulano muere, ley divina, pero deja el fulanismo y a otros fulanos, menganos o zutanos designados a dedo que regirán los destinos de sus naciones reciclando y reinventando la imagen y el “legado” del caudillo uncido.

Los ejemplos de estas aberraciones históricas latinoamericanas son muchos: peronismo en Argentina; trujillismo en República Dominicana; priísmo en México; chavismo en Venezuela y castrismo en Cuba, este último, por ser el cáncer que más ha durado (¡54 años son eternos!), resulta paradigmático, aun con su máximo líder “retirado”. Y el castrismo es un caso digno de serios y profundos estudios psicosociales e históricos porque ha alcanzado altos grados de perfección en el arte no sólo de hacer ruinas, sino sobre todo en el magisterio de perdurar, más allá de una metrópolis fallecida, el imperio ruso en su versión URSS, o de coyunturas desastrosas a nivel mundial: el castrismo es un parásito de éxito.

Ahora, evidentemente, en los últimos años, hemos venido asistiendo al nacimiento del castrismo sin los Castro, en un reacomodo de cargas y descargas que la prensa más tendenciosa llama “reformas” y “aperturismo” de la dictadura, casi “dictablanda” para las izquierdas y el universo “progresista”, y para los capitalistas y empresarios sedientos de negociar con el feudo del fulanismo, la exclusión ciudadana y la opresión.

En realidad, el sistema de patologías que ha creado el castrismo, esa mafia con estructura de estado, que tiene embargada, bloqueada y oprimida a la nación, está demostrando que los líderes pueden perfectamente morir o desaparecer de la escena, pero que el sistema sobrevive, aunque se reajuste y se maquille con ciertos cambios imprescindibles para su permanencia.

A algunos y a algunas les bastarán estas metamorfosis para creer (ingenuamente o con oportunismo criminal) que la dialéctica del progreso se está manifestando, pero lo que están apoyando o reivindicando como “mejoría” es sólo más de lo mismo: la dictadura de la incompetencia, el imperio de la miseria, el reino de la esclavitud sin esperanzas. No basta que muera el líder carismático, si persiste el sistema creado por ellos y sus acaudalados cómplices, aferrados al poder político y económico, y con toda la maquinaria del estado a su servicio. Estos regímenes fulanistas deben ser arrancados de cuajo, si se quiere el bienestar general sostenido, un estado de derecho y una democracia real.

En estos días, habrá que esperar a ver qué giro toma el caso de Venezuela y el chavismo, luego de la muerte de su grotesco líder y las elecciones amañadas en que, ¡oh, sorpresa!, ganó el absurdo otra vez y con un “presidente” oligofrénico. Quisiera ser optimista, pero como los comicios fueron entre su majestad Castro II y Henrique Capriles, no esperaba otros resultados. Venezuela está conquistada y colonizada por el imperialismo castrista con un ejército sin uniformes, bajo las banderas del “humanismo” revolucionario, y es muy difícil que donde esté la mano sangrienta del fulanismo caribeño haya limpieza de algún tipo. Con el ejército venezolano comprado y politizado, los medios de difusión silenciados y la fusión de todas las instituciones y órganos de la república bajo el puño castro-chavista, Venezuela es cada vez más Cuba, cada vez más un paradigma de lo que nunca debería haber pasado en América Latina. En este caso, desgraciadamente también, los fulanos ya no cuentan, pero sí la mala estirpe de su fulanismo.

34 comentarios:

Gino Ginoris dijo...

En este artículo de hoy nuestra Ondina se nos desborda.
Hay frases y párrafos enteros que son dignos de enmarcarlos, desde ya me pongo de pie y aplaudo en agradecimiento por haber asistido, de alguna manera, a un auténtico acto de maestría en las letras.
Gino.

Anónimo dijo...

Este post de Madame Ondina me trae a la mente aquella frase de "Los hombres mueren. El Partido es inmortal" que pusieron en carteles por toda La Habana hace unos años. Lo que quiere decir que los mafiosos mueren (o se matan unos a los otros) pero que la mafia queda y se regenera. Cuando uno piensa que ya no hay vuelta atrás con esos males "politicos", surge el "socialismo del siglo XXI" de un Chavez, hijo de Fidel, y se riega a golpes de petrodolares por el continente. Es una triste realidad que atrofia a los pueblos y los atrasa. Ondina, como siempre, lúcida y respondiendole a cierta bloguera que anda diciendo lo contrario por ahi. Gracias, Josevelio.

Enrique Aguirre

Anónimo dijo...

En este caso, desgraciadamente también, los fulanos ya no cuentan, pero sí la mala estirpe de su fulanismo-nos dice Ondina León. Ahí está el meollo del asunto, es un mal endémico que sufren nuestras repúblicas hispanas.

Puede que en todas partes haya esa tendencia pero en la cultura iberoamericana, prima.

Gracias a Ondina por este análisis genial, gracias por recordarnos la realidad.

Teresa Cruz

Anónimo dijo...

Desgraciadamente, Ondina tiene razón cuando describe el mal del caudillismo en America Latina, que no acaba de curarse. Ahora la tendencia es a cambiar las constituciones para reelegirse hasta el infinito, es como presidentes vitalicios, dictaduras disfrazadas de democracias. Ahi tienen a Rafael Correa en Ecuador siguiendo los pasos de Chavez. Y Cristina Fernandez en la Argentina, perpetuando los desmanes de los Kirchner. Y Evo en Bolivia, y Daniel Ortega en Nicaragua. La primera ley que se dicte en una Cuba libre tiene que ser prohibir la reelección del presidente, para no correr el riesgo de que se envicie en el poder. Gracias, Ondina por este texto realista y valiente, aunque deprimente. Josevelio mis respetos. Espero por el cometario de nuestro Simon Jose que tanto enriquecen este blog.

Margarita León

Anónimo dijo...

Si los pueblos de America Latina necesitan de líderes fuertes o como llama Ondina, caudillos, entonces hay que respetarlos. Cada pueblo tiene este derecho. La democracia americana no es mejor que la democracia latina. Aqui todo es dinero y show de circo entre los politicos. La television se encarga de crear lideres que despues no son nada, solo palabras. El caudillismo nuestro viene de Bolivar, Maceo, San Martin, O´Higgins y todos los patriotas ¿o no? A Ondina otra ves se le fue la guagua y esta en el limbo.

Elpidio Valdes

Anónimo dijo...

Pobre de los pueblos que necesitan heroes, caudillos y martires. Por eso estamos tan mal, cuando hace falta algun mesias. Gracias Ondina por recordarnos la realidad como dice Teresa. En America Latina lo que hace falta son instituciones serias y democracia, a ver si despega y se deja de complejos, que es muy facil echarle la culpa de la miseria "al imperialismo yanqui". Saludos,

Cristobal

Simon-Jose dijo...

Buenas noches a todos.
(mas bien debo decir "buenas madrugadas")

Este tema siempre me ha apasionado.
Y no hace mucho tiempo ya hablabamos, en un post y los comentarios, del gatopardismo que se manifiesta en estos cambios y sucesiones.
No tengo ese don de Ondina que sintetiza con una maestría inigualable en un post lo que en realidad es casi una conferencia sobre un tema que nos ha afectado y nos afecta desde que dejamos de ser colonias de España. En otros lugares he dicho, simplemente, que arrastramos el inconveniente de la idiosincracia latina que nos compulsa a necesitar un César que nos gobierne con el látigo en la mano y la espuela en el tacón, en el cual delegamos para que se ocupe de resolver todos nuestros problemas y nosotros no hacer el menor esfuerzo y, en lo posible, disfrutar la vida.
Esto no deja de ser cierto en gran medida, pero hay elementos adicionales que fueron apareciendo en las primeras décadas del pasado siglo XX cuando, al igual que esas invasiones extraterrestres que vemos en el cine, fueron llegando a América los agentes de una nueva y peligrosamente astuta amenaza que llevaría nuestro continente al sitio donde se encuentra hoy.
Lo primero que nos afecta es que fuimos colonizados por España y, a diferencia de los anglosajones cuyo objetivo era el crecimiento económico creando riqueza, los "gallegos" buscaban, en su gran mayoría, hacerse ricos dándole latigazos a los indios para que les buscaran oro. No vinieron con la intención de hacerse ricos trabajando. De hecho, todavía en muchos países latinoamericanos se conserva la costumbre de parar el trabajo al menos un par de horas a mediodía porque "después del almuerzo hay que dormir la siesta".
Las guerras de independencia provocan, inevitablemente, el desarrollo del caudillismo nacido del regionalismo.
Es obvio que sería imposible desde el primer momento estabilizar gobiernos democráticos en países con economías destruídas donde muchos reclamaban beneficios a los cuales entendían tener derecho y no había nada para repartir.
Pero eso es un proceso natural en todos los casos similares. Pasado un tiempo, algunas décadas en unos casos y, lamentablemente, más de un siglo en otros, todo esto se fue estabilizando poco a poco.
En Cuba fueron solo cinco décadas y media para llegar a niveles de crecimiento social muy buenos para aquellos tiempos.
Y así hubiese seguido todo navegando con viento a favor, unas veces más rapido y otras más despacio, pero siempre avanzando.
Pero se interpuso esa nueva amenaza que mencioné antes.
El comunismo.
La llegada de Castro al poder en 1959 se traduce en una ofensiva subversiva sobre los pueblos de América Latina provocando desestabilización, acciones revolucionarias violentas, etc., y esta desestabilización trae como consecuencias la disminución de la inversión extranjera en nuestro continente y que empresas transnacionales que ya habían establecido sus factorías en nuestros países, ante las perspectivas de violencia por un lado y por el otro si ganaban los revolucionarios era segura la "nacionalización" deciden trasladar sus fábricas para países más estables politicamente: Los futuros Tigres de Asia.
Este empobrecimiento de los pueblos latinoamericanos provoca más violencia revolucionaria y esto a su vez provoca reacción de respuesta, que es el verdadero objetivo del proyecto comunista.

Continúa....

Simon-Jose dijo...

Lejos de continuar caminando hacia la estabilidad democrática, estos países vuelven a la tendencia a las dictaduras militares fuertes como único medio de protegerse de la amenaza castro-comunista.
Así tenemos la primera en Brasil en los sesenta y después a Pinochet en Chile, a Fujimori en Perú, a Bordaberry en Uruguay, el régimen militar argentino que salvó a esa nación (por un tiempo) de los montoneros y otros en países mas pequeños de centroamérica.
En México el problema es algo distinto. En México hubo una revolución social algo similar a la rusa pero un poco antes. Y costó más de un millón de muertos. Y esas revoluciones sociales, como la cubana, que triunfan y se imponen por la fuerza de las armas, siempre terminan desarrollando en los habitantes de sus países un manifiesto desprecio por la vida de sus conciudadanos porque lo primero que tratan de eliminar, en aras de imponer "sus razones y sus derechos", son las bases sobre las cuales se ha cimentado la sociedad que ha venido desarrollándose a lo largo de milenios.
No debo hacer un comentario más largo que el post. Las sucesiones castristas y castrochavistas las tocamos más o menos, como dije antes, cuando hablamos del gatopardismo.
Margarita León, mi agradecimiento personal por tu opinión sobre mis comentarios. Este tema yo se que puedo ampliarlo con detalles y estar hablando del mismo un par de horas o más.
Puedes dejarme un comentario en el blog
http://labatallafinalporvenezuela.blogspot.com que tiene moderación de comentarios y estos vienen a mi correo sin publicarse, me haces saber tu e-mail o, si vives en Miami y así lo entiendes, tu número de teléfono y personalmente te doy las gracias por tu aprecio y amplío la conferencia, por la cual solo te cobraría una taza de café cubano.

Mi agradecimiento, como siempre, a Ondina por sus magníficos artículos y a JosEvelio por traernos a Ondina.

Un abrazo patriótico y cubanísimo a todos,
Simón José Martí Bolívar.

Anónimo dijo...

Muchas gracias, estimado Simon Jose, por abundar en este tema analizado por Ondina. Como dice, el asunto es interminable. Muy interesante lo del caso de Mexico. Gracias Josevelio por publicar estos valiosos textos y comentarios. Saludos a todos.

Margarita León

Gino Ginoris dijo...

Se dieron cuenta???? El que monta el caballo conversador está mejorando la ortografía, ya casi que escribe, unos resbaloncitos, pero casi casi logra que le entendamos, ahora le falta un trasplante de neuronas y estará casi casi listo para la parrilla.

Anónimo dijo...

Gino eres genial. Gracias por responderle con tanta elegancia y humor a la bestia de Elpidio Valdes (él, no Palmiche). Enrique, Teresa, Margarita, Cristobal y Simon José estoy con ustedes. Garcias Ondina y Josevelio por estos temas dolorosos pero necesarios para seguir luchando por la libertad.

Mara Villa del Valle

Simon-Jose dijo...

Gino Ginoris dijo...

Se dieron cuenta???? El que monta el caballo conversador está mejorando la ortografía,
=============================

Esto no es más que el cumplimiento de aquel viejo refrán:
"Quien a buen árbol se arrima, buena sombra lo cobija"
Si sique mejorando la ortografía, entonces le daremos algunas clases de matemáticas y así podrá obtener el certificado de sexto grado....y NO SERA GRACIAS A LA REVOLUCION

Un abrazo a todos,
Simón José.

Anónimo dijo...

Muy bueno este post de Ondina porque apunta a uno de los grandes males de los latinoamericanos, el caudillismo. Elpidio, ¿de verdad crees que estos pobres pueblos "necesitan" estos tiranos? ¿No será el desespero y la inmadurez que los engendran? Pero unos males no se curan con otros males. En Colombia, por ejemplo, hasta un criminal como Pablo Escobar es un heroe para muchos porque construyó escuelas, estadios, hizo obras con su dinero ensangrentado, pero obras sociales al fin y al cabo. Cuando los gobiernos no ayudan a crear condiciones de vida y trabajo, cualquiera con un discursito mesíanico le come el cerebro a las masas, que se debaten entre el narcotrafico o emigrar a Estados Unidos para mejorar sus vidas. Me he reído mucho con el comentario de Gino sobre "nuestra" querida bestia, siempre en la oposición a Ondina. ¿Tendrá algún complejo? ¿O será que está desempeñando algún "cargo" en el exilio? Ella o él solito se embarca en el naufragio de la historia. Gracias.

Fabrizio del Dongo

TURANDOT dijo...

Me ha parecido un discurso de Fidel, al reves. La forma es comun.

Anónimo dijo...

Turandot, ¿podría explicarse mejor? Porque no creo que el texto de Ondina tenga nada que ver con los discursos de Fidel Castro. ¿Qué forma es común a quién? ¿O usted no leyó bien? ¿O no le conviene entender bien el post? Ojalá me equivoque, pero usted parece que está insultando a Ondina. gracias.

Enrique Aguirre

Anónimo dijo...

Ni en el contenido ni en la forma este post tiene nada que ver con los discursos del tirano. Creo que Turandot se ha equivocado en su apreciación, que muy libremente el Maestro Josevelio ha publicado aquí. Espero que Ondina no se sienta mal por la ofensa y siga escribiendo libremente, como hasta ahora.

Margarita León

TURANDOT dijo...

A este paso van a convertir a Ondina en un santon a reverenciar. Esto es una tribuna "libre" y para libre-pensadores o es un coro de alabanza.
Al leer el post recorde ciertas formas que se utilizan en la isla, algo emparentado con el totalitarismo.......pero en fin, si los comentarios deben ser "todos" favorables me ire a otro sitio. Ah,...Enrique y Margarita, me consta que la Sra Ondina es muy capaz de defenderse sola. Con su intransigencia solo convertiran esto en "Con Ondina,todo y fuera de Ondina, nada." No le hagan ese flaco favor.

Gino Ginoris dijo...

¿No era Turandot del bando de los buenos?
Una cosa que me preocupa de los comentaristas asiduos a este blog es su casi anonimato, no hay una cuenta a donde comprobar que son personas reales con una foto real y un nombre y no patéticos inventos amparados en las posibilidades que regala la internet de conservar oculta la identidad del que emite opiniones.
Gente que se llena la boca y hasta los pulmones de palabras ardientes y ocultan el rostro que llevan en su pasaporte, ¿Será que tienen miedo de que no los dejen entrar a la isla posesa?
De verdad y disculpen los constantes, es un tema bien preocupante.
Yo sí tengo un rostro y les saludo.

Anónimo dijo...

Turandot, Turandot, "pero qué bueno baila usted"... No sé por qué le molesta que algunos elogien a Ondina, cuando otros (los menos) la censuran siempre. Bueno, todos tenemos nuestros días...

Mara Villa del Valle

Anónimo dijo...

Señorita Turandot, yo no veo ninguna intransigencia, como dice usted, en los comentarios a su opinión sobre el artículo de Ondina. Usted opinó y todos, todos, tenemos derecho a réplica. No se trata de endiosar o maldecir a Ondina, sino de comentar con libertad. Fíjese que hasta el propio Elpidio Valdes (el o ella), que siempre esta en contra de Ondina, nunca ha hablado de intransigencia por parte de los que le contestamos. Josevelio es muy justo al publicar todos los comentarios en su blog. Gracias.

Cristobal

Simon-Jose dijo...

Me imagino la risa de Turandot porque, en mi humilde opinión, lo que hizo fue adrede con la intención de "regar un poco de pimienta".

Gino;
Ante todo mi afectuoso saludo.
Expusiste algo a lo cual debo dar una respuesta personal. Sobre los que se ocultan detrás de seudónimos y los que no ocultan su cara ni su nombre.
Personalmente soy de los que uso un lenguaje anticastrista fuerte y uso un seudónimo.
Pero no me escondo detrás del mismo. Los que de uno u otro modo han hecho contacto conmigo han recibido, al instante, información sobre quien en realidad soy.
Publicamente seguiré siendo el que ustedes conocen.
Y aquí en este blog hay más de uno que conoce mi identidad real y mi número de teléfono.
El sentido de mi vida es ver a Cuba Libre sin comunismo. El mayor deseo en mi corazón es que no se me muera ningún viejito cubano más en este exilio sin ver a Cuba Libre. NO estará en mis manos lograrlo, pero son mis deseos.
Desde hace mucho tiempo entendí que el mejor modo de poder luchar contra el castrocomunismo es mediante un seudónimo.
Y bien sabemos todos que, hasta ahora, ninguno de los que han puesto su cara y su nombre publicamente han logrado avanzar un simple metro en el camino de la libertad de Cuba y, en cambio, su actividad se ha convertido en "ganarse un nombre". Y me refiero a los que luchan ACTIVAMENTE y a los que se hacen los que luchan.
Por supuesto que no tengo elementos para incluirte dentro de estas categorías.
Yo he recibido algunos e-mails de gente que me critica porque no hago pública mi identidad real, y también personalmente, insinuándome que tengo miedo. Alguno, recientemente, con palabras que no ofenden pero que son fuertes.
Pero sucede que, al menos que yo sepa y por el nombre que le conocemos, ninguno de esos que me hacen esa crítica ha sido capaz de dar un simple paso para hacer algo por Cuba. Y yo entonces me pregunto...¿que interés tienen en que se sepa mi identidad real si con eso no se tumba al castrismo?
Tengo mucha participación en un blog que funciona como un foro público con el tema cubano: https://elblogdelos4gatos.wordprees.com
Es ese sitio, en mi opinión, uno de los foros de mayor nivel político sobre el tema cubano de todos los que hay en la red. Aunque muchas veces hay comentarios de otros temas, hay respeto y control y muchos comentarios sobre la problemática cubana tienen gran produndidad.
Allí puedes leer en mis comentarios, con solo los de enero hasta hoy, y verás el mismo tono que uso aquí. Y no solo yo, hay otros que escriben igual que yo. Y allí casi todos usamos seudónimos. Y algunos son viejos con reales y dolorosas historias de conspiradores. Y estamos en disposición de hacer lo que sea necesario por Cuba. Y la mayoría tienen nombre y renombre en la vida real. Nos conocemos varios. Son catedráticos de años en universidades cubanas y otros países, profesionales reconocidos.
Y ninguno de nosotros piensa en ir a Cuba. A muchos de ellos, como a mi, nos tienen reservada una "suite" en Villa Marista si se nos ocurre poner un pie en nuestra tierra.
Te repito, que esto realmente no es contigo, no es una descarga para ti, en nuestro caso es una explicación para todos de que entendemos que hay otro modo de luchar por Cuba con ciertas posibilidades a favor.

Y volviendo al post de Ondina, esta noche le escribiré otra parte continuando mi comentario aunque sea largo, pero es necesario y creo tendré algo de tiempo.

Un fuerte abrazo cubanísimo a todos,
Simón José.

Anónimo dijo...

Parece que Turandot no solo regó un poco de pimienta, sino también, sal, azucar, picante y vinagre, como si fuera a limpiar toda la mierda que hablan aquí los que no hacen nada por Cuba, en verdad. Bueno, sí, a lo mejor le compran blumers a las hermanas que dejaron atrás y con eso ya piensan que están salvando la dignidad de la patria...

Elpidio Valdes

Gino Ginoris dijo...

Simon-José, entiendo perfectamente su posición, incluso aplaudo la parte en que resalta que bajo el anonimato hay gente que ha logrado cosas importantes por la libertad de Cuba.
No era precisamente en usted en quien pensaba cuando emití mi opinión sobre los anónimos, pero repito, el anonimato en estos espacios es como el puñal que en cualquier momento cortará las carnes, lejos de aportar, en mi opinión, se presta para el bretecito y el chanchullo, pero tampoco es algo que sea elemental, era solo una opinión personal de alguien que también tiene un blog y debe lidiar a diario con estos inconvenientes.
Con respecto a incluirme o no en alguna de “esas categorías” lo dejo en plena libertad de ser sincero e incluirme donde mejor entienda usted, a mi el tema Cuba dejó de interesarme en el año 85 cuando con 19 años descubrí que tenía que largarme de aquella gandofia de país, un poco tarde lo vi realizado, temas que no vienen al caso me mantuvieron en la isla hasta que al fin logré emigrar y lo hice solo, no tengo ni la más remota idea de cómo la gente hace de la libertad de un pueblo al que le gusta ser carnero, su sentido de vida, pero es admirable, supongo, esa actitud y no dude que la respeto.
Entienda que estoy siendo sincero y que cada una de mis palabras está lejos de ser ofensiva o hiriente.
Convengamos en que se pasa bien leyendo a Ondina, que sus textos son disfrutables y profundos y que sea este y no otros los motivos para que sigamos “discutiendo” entretenida y civilizadamente en esta, la casa del Maestro JoseVelio.
Con respeto
Gino

Anónimo dijo...

Este artículo es una reflexión y los discursos del innombrable eran arengas
represivas de control, diatribas.

No hay comparación posible.


Teresa Cruz

Anónimo dijo...

Este blog es un ejemplo para toda la blogosfera cubana. Al margen de la calidad de los textos de Madame Ondina y de la belleza de la obra del Maestro Josevelio, los comentaristas fieles de este espacio son tambien ejemplos. Gino y Simon José, gracias por la elegancia y la cortesía en sus discusiones. Gracias por valorar a Ondina y la excelente labor que realiza informando y motivando debates democraticos. Creo que lo importante no es el tema del anonimato o los seudonimos, sino el de la libertad, que cada cual diga lo que piensa, aunque se firme con el nombre de un caballo o de un muñequito. El que quiera o pueda dar la cara, que la dé, y lo aplaudo, como a Gino. El que no pueda, felicidades. Gracias, Josevelio, por su infinita paciencia. Saludos a todos.

Enrique Aguirre

Anónimo dijo...

Estimados comentaristas:
Rara vez entro a este blog del Maestro Josevelio, que es mi casa, a comentar sus opiniones, aunque siempre las leo con mucha atención y apertura mental. Sus opiniones me apoyan, me complementan, me enriquecen, incluso las que son críticas o me señalan un olvido en un determinado tema. En estos casi dos años que llevo colaborando he crecido como persona junto a ustedes gracias a sus opiniones, que estimo son absolutamente libres. Este es un blog muy abierto, de debate, de amor por la cultura y de amor a la libertad, ya sea la individual (que es probable que sea la única que existe) o la libertad de Cuba. En muchos sentidos, creo que el blog es un ejercicio saludable de democracia y libre expresión. Por lo tanto, estimo que la opinión de la señora Turandot sobre mi texto "Fulanismos sin fulanos" es válida, aunque no me haya gustado porque creo que es, más que injusta, inexacta. Igualmente creo que las reacciones a su opinión son también válidas y respetables, aunque a ella no le gusten y tenga que chuparse un caramelo. Tengo que volver a darle las gracias a Josevelio por su sentido de la justicia y el equilibrio, y por el valor de publicar todos los comentarios, aun aquellos que pueden resultar, digamos, "incómodos" para mí o para otro comentarista. El diálogo es un don divino y Gino y Simón José han hecho derroche de elegancia y caballerosidad en sus intercambios de opiniones. Así es como debe ser: que cada cual se exprese libremente, en su peculiar estilo (se agradece el humor también), con respeto, sin miedo, esgrimiendo sus verdades, exponiéndolas a la vista de los otros, que las vamos a juzgar, igualmente. Así que gracias a todos por participar en este blog, libre y, a veces, no tan sereno... gracias a Dios.

Ondina León

Simon-Jose dijo...

Mi estimado Gino,

"Por supuesto que no tengo elementos para incluirte dentro de estas categorías."
=============================
Sorry, debí haber continuado esa frase para que, completa, se leyera así:
"Por supuesto que no tengo elementos para incluirte dentro de estas categorías dado que no te conozco personalmente y lo mismo puedes ser un activo luchador anticastrista que uno de los tantos millones de cubanos que no creen que haya solución posible a la problemática cubana".
Por lo demas, te entiendo perfectamente y se que no existe un solo cubano que rechace el castrocomunismo, esté donde esté, que no tenga, en un rinconcito de su corazón, la esperanza y el deseo de que Cuba sea libre aunque no piense regresar jamás por alli.
Mi posición personal:
Si de los 11 millones solo el 1% quiere ser libre, o incluso el 0.5%, esos pocos cubanos son suficiente motivo, estímulo y acicate para luchar por la libertad de Cuba porque en ellos, como dijera Martí, va una nación, va la Patria, va el genero humano.
Un fuerte abrazo cubanísimo,
Simón José.

TURANDOT dijo...

Oye Gino , soy Enaida Unzueta (turandot) y pa lo que usted mande, comadante, pa' lo que mande.
Ondina, no me gustan los caramelos y si me gusta que se establezca el debate y la libertad de opinion en vez del coro de planideras que tienes a tu vera, bonita.
"A todas las víctimas del castrismo, en el aniversario 52 de haberse decretado el carácter “socialista” del macabro accidente histórico."
Este encabezamiento tuyo es de editorial de Granma pero si no se puede decir, me ire a otro sitio a opinar.

Gino Ginoris dijo...

Zenaida, un gusto, no le conozco, solo lo que escribes acá ha sido mi contacto con usted,” validísimas” sus opiniones, las respeto.
Simon - Jose, así es, y vuelvo a felicitarlo por su empeño en ver a la isla libre de la epidemia más larga de la historia.

Anónimo dijo...

Turandot, ¿coro de plañideras? ¿Y por qué están llorando? ¿Por qué te molesta tanto que los comentaristas expresen su apoyo o su admiración a Ondina? "Honrar, honra", como dijo Martí, y aquí también somos libres de expresar respeto y cariño a quien tan bien se expresa y a quien tanto nos motiva. No somos "plañideras", como tu dices tratando de insultarnos a todos, sino que somos libres de comentar sin resentimientos ni envidias. Y no no te vayas a otro sitio que vamos a extrañar tus amarguras y groserías, que para eso sí que tienes talento creativo, compañera. No te vayas porque haces buena pareja con Elpidio Valdes y Fariñas. Saludos.

Mara Villa del Valle

Anónimo dijo...

Señorita Eneida Turandot, mucho gusto. No tiene que irse a ningun otro sitio. Puede seguir en este informándose y aprendiendo de Ondina y de nosotros, a ver si mejora su forma de pensar y no se proyecta más como lo ha hecho, queriendo ver en un encabezamiento muy valiente un titular de su periodico Granma. Qué lastima que no le gusten los caramelos. ¿Y la miel? A ver si se endulza un poquito, solo un poquito y tiene paz. Por lo demás, gracias al Maestro Josevelio por su infinita paciencia.

Cristobal

Anónimo dijo...

¿tu estas jugando o es en serio lo que dices Turandot? No te reconosco...

J.F.

Esperanza E. Serrano dijo...

Caramba!!!! No había leído los comentarios.
Estoy sorprendida con TURANDOT.. Cada cual se sabe su cuento o su historia, respeto su opinión pero no la comparto.
Gracias Ondina por escribir sobre este tema. Gracias a todos los comentaristas por sus valiosos aportes al tema abordado, y por dejarme conocer un poquito más acerca de ustedes mismos.
Me encanta la elegancia de Enrique, de Gino, de Cristóbal.. La ternura de Margarita, el comentario oportuno de Maravilla del Valle... Los comentarios de Elpidio que ayudan a darle "colorido cubiche" a la discrepancia en los temas. De José Simón no hablo porque lo tengo muy cerca, a veces me fajo con él y lo llevo recio.. Luego lo adoro... ¿Para qué contarles ? Ese "viejito" no es fácil.
Gracias, Josévelio, una vez más, por este maravillodso blog.
Un abrazo
Espe

Anónimo dijo...

Espe, extrañaba tus extensos y sabios comentarios. Simón José y tú hacen una pareja tremeda. Ondina tiene que estar orgullosa de ustedes y de otros comentaristas que como bien dices son valiosos. Sí, este blog es una maravilla. Ojalá que Ondina y Josevelio sigan premiándonos con él. Tiemblo de pensar que Ondina pudiera "retirarse" como nuestra Zoé. Gracias a todos. Saludos.

Margarita León