miércoles, 20 de marzo de 2013

¿Yoani o Juana?


Por Ondina León ©


En las últimas semanas, parece que es prácticamente imposible obviar el tema de la gira (¿o jira?) de la bloguera cubana Yoani Sánchez. Tanto es así que su presencia no sólo está en los medios de difusión masiva hasta el delirio, sino también en las sobremesas familiares y de amigos, en las que se forman bloques de opiniones diametralmente opuestos y, a veces, delirantes también, que dejan exhaustos a los opinantes.

Como todo asunto polémico, la batalla comienza por la etiqueta que Yoani debe llevar tatuada en la frente para poder identificarla, en ese afán que tenemos los humanos de querer clasificarlo todo. ¿Disidente? ¿Opositora? ¿Bloguera? ¿Comunicadora crítica? De todas las posibles etiquetas, algunas tremendamente ofensivas, creo que yo le impondría, con todo respeto, la de “escritora costumbrista”, pintora de estampas de la realidad cubana actual, que ha tenido mucho éxito de prensa y de mercado fuera de su país.

Y como todo el que retrata el día a día de la vida en la isla posesa, ella también termina siendo subversiva, porque la realidad es esencialmente subversiva o, para decirlo en los términos del “Granma”, contrarrevolucionaria. No se puede describir el laberinto de la cotidianeidad cubana sin pintar el horror y la violencia de una dictadura de casi 54 años y toda la miseria humana y material que ha producido: ella también es una pintora de ruinas. Punto. Lo demás, sólo son manifestaciones de nuestro ego hipertrofiado —¿y qué cubano que es no lo tiene?— que se empeña en etiquetarlo todo, todo.

Luego, los tertulianos pasamos a comentar su imagen como dignos hijos de una civilización que le rinde un culto superlativo a lo visual. Y las opiniones son, en su mayoría, extremas y van desde que Yoani está “infumable” hasta que es “chea”, cursi, “miserable”. Alguien del género masculino me dijo, en un arranque de ira, que era como una Lady Godiva del Tercer Mundo, pero que no se puede encuerar porque está malísima y que se “disfraza” así para inspirar lástima y manipular a la prensa. De verdad, la imagen es importante y ya hemos visto cómo los medios hacen y deshacen a su antojo a las “celebridades”. Pero, en este caso, creo que lo importante es su discurso y no su imagen, que para gusto se han hecho colores. Su larga cabellera siempre cubriéndole el pecho no debería distraer a nadie de sus palabras, sus ideas y de sus “propuestas” para revolucionar la pesadilla castrista, si es así.

Otra polvareda irrespirable que se levanta en estas reuniones es el punto de su representatividad y de su valía como “opositora”. ¿Representa Yoani Sánchez a la mujer cubana? ¿Es realmente una embajadora de los cubanos anti-castristas? ¿Es símbolo de las ansias de libertad de todo un pueblo? Si la mafia castrista monopoliza los medios de información y la Internet, a la que la mayoría de la población no tiene acceso, ¿es conocida esta bloguera en Cuba? ¿Cuántos cubanos la leen sistemáticamente? ¿Qué repercusión tienen sus textos? ¿No será un producto pre-fabricado para consumo exterior y para confundir a la opinión pública? Las opiniones son, gracias a Dios, muy diversas, algunas sensatas y otras injustas, pero todas válidas, hasta tanto no pase el tiempo y se pueda evaluar su papel sin tantas pasiones desbordadas y sin tanta paranoia, esa epidemia que el castrismo ha logrado cosechar con éxito, década tras década. Mientras, Yoani también es Cuba, como lo es Oscar Elías Biscet, Marta Beatriz Roque o Sonia Garro Alfonso, encarcelada injustamente (¿hace falta decirlo?) hace más de un año en las mazmorras castristas.

Coincidiendo con esta gira de Yoani, de 80 días alrededor del mundo real, también lo están haciendo dos figuras de la oposición interna en Cuba: la respetada Berta Soler, líder de Las Damas de Blanco, y Rosa María Payá, hija del asesinado Oswaldo Payá, máxima figura del Movimiento Cristiano de Liberación, y gestor de varios proyectos democratizadores que, entre otros resultados, desenmascararon al régimen castrista y su absoluta falta de voluntad de cambios reales y duraderos.

¿Pura coincidencia estos viajes? ¿Plan maquiavélico de los estrategas de la dictadura? ¿Regalo de Dios? El caso es que, sea como sea, las tres mujeres, con sus muy marcados antecedentes personales y sus diferentes perspectivas del asunto cubano, han logrado actualizar la tragedia cubana y han sido recibidas por altos funcionarios, congresistas, políticos y figuras relevantes, que han difundido aun más las atrocidades del raulato y han estremecido el apoyo incondicional de las izquierdas anti-democráticas al imperialismo castrista. Yoani, Berta y Rosa María deben seguir siendo escuchadas por el mundo y que cada cual engendre sus propias conclusiones, sin llegar a pecar del síndrome de la unidad a ultranza o del bloque monolítico: no le debemos tener miedo a la diversidad y a la diferencia, sólo la unanimidad es peligrosamente dañina. Ya se ha dicho: consenso no quiere decir uniformidad de criterios.

Aún nos falta vivir la experiencia “extrema” de la estancia de Yoani Sánchez en Miami, la (¿mal?) llamada Capital del Exilio Cubano, con su variopinta propuesta de eventos y actividades, que van desde homenajearla en altos centros de estudios universitarios, hasta manifestaciones de rechazo en las calles de la urbe. Habrá de todo, desde periodistas “estrellas” que se disputarán, a sangre y fuego, una entrevista hasta “fashionistas” que pretendan cambiarle la imagen o, como se dice cipayamente por estos lares, el “look”. La lupa con que se evalúe su presencia serán implacable y sus pasos, serenos o erráticos, serán medidos con una vara antropófaga. Espero que, como afirmó en una de las tantísimas entrevistas que ha dado, Yoani priorice a su familia y a sus amistades y no a la fauna política de la Capital del Sol, con la que nunca llegará a quedar bien del todo y que hasta le reprochará que regrese a su país, donde están su marido y su único hijo, tal vez en condiciones de rehenes o sabrá Dios de qué.

Mis sentimientos para con ella son, debo confesarlo, ambivalentes y ya he tenido serios encontronazos con amistades que la odian o la aman, casi sin matizar sus opiniones. Tengo una vieja amiga, a la que quiero muchísimo, admiro y respeto, como ser humano y como auténtica disidente, quien lleva poco tiempo exiliada en Miami, y que conoce muy bien a Yoani Sánchez, que me jura que ella es buena persona y que se ha arriesgado por ayudar a otros disidentes. Le creo. Por eso nuestras amistosas discusiones sobre esta bloguera me han dejado exhausta y me he dado cuenta que, luego, hemos evitado el tema, como si fuera letal para ambas.

Claro, ser buena persona no quiere decir, automáticamente, que es una buena política o, en el mejor de los casos, que esté actuando con una exquisita madurez política, estado que es muy difícil de alcanzar y que necesita decencia y tiempo. A estas alturas del partido, yo no quisiera estar en su pellejo.

De momento, en medio de la humareda y la confusión, de la sobresaturación mediática y de las acaloradas discusiones, creo que sería saludable una tregua festinada y desconectar de la contienda. ¿Yoani Sánchez o Juana Bacallao? Entro en Youtube, busco desesperada a la ilustre filósofa cabaretera (ella también es Cuba) y me enajeno con su sabiduría…

10 comentarios:

Esperanza E. Serrano dijo...

Ondina, después de leer este post,creo que no tengo nada nuevo que aportar sobre la controvertida Yoani, la cual me es indiferente a pesar de su fama. Reconozco que es muy inteligente, muy experta y muy habilidosa para decir lo que su audiencia de turno quiere escuchar, aunque para ello tenga que contradecir lo que en otro momento, en otro lugar y ante otra audiencia dijo.
Prefiero seguir los pasos de Berta Soler y de Rosa María Payá y brinarles todo el apoyo que merecen desde mis escasos medios y posibilidades.
Un abrazo
Espe

Anónimo dijo...

¿Qué puedo decir yo sobre este asunto despues de leer a Madame Ondina? No mucho. Me parece perfecta la definición de "escritora costumbrista" y lo que explica Ondina. A mí Yoani no me convence, tiene algo turbio y contradictorio. Genial el final del texto y el video de Juana Bacallao, con la que tambien me quedo para desintoxicarme del tema. Muy buen post, otra vez, en un blog de altura. Saludos.

Enrique Aguirre

Anónimo dijo...

Ondina: Como siempre muy bueno su articulo. Eso de dar la vuelta al mundo en 80 dias me recuerda una pelicula de Cantinflas derramando a diestra y siniestra sus cantinfladas.
Yoani me recuerda a la colombiana que secuestraron las guerrillas, con esa mirada cabizbaja con la mata de pelo medio sucia que le corria por un lado del hombro y que muchos de nosotros nos dio pena y nos solidarizamos con su dolor aparente y que se parece a la de Yoani y que resulto al final una vive bien a la francesa que llego a tener de amante a un guerrillero. Espero que cuando Yoani llegue a Miami no le hagan un peinado como en su tiempo le dieron a la Valentina Terechcova en los sesenta y despues le otorguen el Honoris Causa Miamense a su trabajo, que solo se conoce en el todo el Universo menos en Cubita la Bella ya que alli no todos tienen derecho al Internet.
Aqui todo puede suceder ya que la mayoria de los hijos de los dirijentes viven como Carmelina y todos los comunistoides que alguna vez nos chivatearon.
Y resumiendo, mientras nosotros gastamos cerebro en que si es buena o mala.Ella se esta enbolsillando algunos pesitos que le dan por sus presentaciones. que no vienen mal.

Anónimo dijo...

Es evidente que YS tiene una mision asignada por alguien, su marido, la dictadura o los babalaos de Guanabacoa. Y tiene un dale pa´lante y un dale pa´tras que es tremenda regazón de caca. A la pregunta de Ondina yo le respondo sin dudar que mi voto es Juana Bacallao para presidenta. Lo del circo de Miami sera de alquilar balcones.

Cristobal

Anónimo dijo...

¡Viva Juana Bacallao! A la otra que le corten el pelo y la maquillen a ver si mejora un poco y piensa mejor en los demás...

Anónimo dijo...

Yoani es nuestra Mariana Grajales de ahora que lucha con las armas de la tecnologia. Se merece premios y honores por que hace mas que otros que se las dan de lideres. Miami tiene que respetarla. Juana Bacallao es buena artsita pero no le llega ni a la chancleta a Yoani.

Elpidio Valdes

Anónimo dijo...

Madame Ondina, no sabe cuanto le agradezco que haya escrito este texto en el que se ve el esfuerzo buscando balance, moderación y un punto de vista justo para evaluar el fenomeno de Yoani Sanchez. A mí ella tampoco me gusta mucho pero hay que darle cierto tiempo para ver como cambia y si es de verdad autentica. No sé. Me he reido mucho con el video de Juana Bacallao, verdadera terapia para desconectar del tema que ya aburre un poco, digo, el de Yoani, no el de la libertad de Cuba. Gracias Josevelio, una vez mas, por su blog, en el que siempre se leen cosas inteligentes de Ondina y de los comentaristas.

Margarita Leon

Anónimo dijo...

Por favor Mariana Grajales tuvo unos timbales que le arrastraban no me la comparen con esta mecanografa que no tiene nada interesante que aportar a la causa cubana, y perdonen los acentos que no los tengo.
Quisiera saber que puede gustarle al Sr. Valdes para saberlo y escribir algo a su gusto. Podria ser de los helados de chocolate? que venden en el Publix o Sedanos?
Gracias Ondina Ud. siempre tan clara

George Sand.

Simon-Jose dijo...

George Sand,
Coincidimos sobre Mariana Grajales pero no sobre el helado de chocolate para el "Sr. Valdés".
El helado de chocolate cae dentro de los vicios del capitalismo y rezagos del pasado que la sociedad socialista revolucionaria debe eliminar definitivamente.
Es por tal motivo que el Sr. Valdés, asi como muchos iguales a él, se han alimentado todos estos años a base de PANGOLIN.
El pangolín es un alimento rico en nutrientes y se obtiene de la pangola cuando es procesada por el estómago de la vaca.

Aparte, hace unos días envié un comentario con una clase de gramática española dirigida al "Sr. Valdés" pero no fue publicada. Debe haberse ido por Spam y JosEvelio no la vió.
Si está en Spam, bien, si se perdió, pues la publicaré en mi blog http://labatallafinalporvenezuela.blogspot.com
mañana en la noche ya que se refería, entre otras cosas, a Chávez.

Un saludo y un abrazo cubanísimos a todos.
Simón José.

Anónimo dijo...

Reinerio Ramirez Pereira

Excelente articulo . Ahora completare mi presentimiento visitando muy pronto Miami - de momento borre mi web - , despues escribire lo que vi y mi incansable busqueda desde que llegue a Suiza .Saludos .