domingo, 25 de noviembre de 2012

Del alma y de la lira.

Por Ondina León ©

Para el Maestro Domingo Porto Ferreiro, gran pianista clásico y mejor persona, a quien debo tanta buena música


Más que la palabra, que es don divino, tal vez la mejor expresión del alma de un pueblo sea su música. Las notas musicales son la esencia de lo sensorial y tienen la capacidad infinita de romper las barreras de las lenguas, penetrando universalmente más en lo emocional que en lo intelectual. Incluso, no hace falta ser músico o tener un oído excepcional para dejarse encantar por una melodía, que nace milagrosamente de sólo siete notas musicales en un prodigio de variaciones sin límites, que se combinan con misterio.

Sí es así, entonces el alma de la nación cubana es muy rica, intensa y extraña, porque su música lo es. No hay pueblo en toda la América Latina que, proporcionalmente, tenga un patrimonio musical más grande que el cubano en la corta y enloquecida historia de su existencia como nación. Tal vez pueda parecer un tanto chovinista, pero, como cubana, siempre me impresiono y siento un orgullo inconmensurable a cada vez que descubro un nuevo talento de mi tierra, paridora de músicos y músicas inmortales y universales.

Si bien los orígenes de lo que se ha dado en llamar la música nacional cubana son muy brumosos y abarcan desde el siglo XV hasta el siglo XVIII, y tienen sus raíces principalmente en la música sacra, que coexistía con la popular ibérica y la africana, ya en el siglo XIX sí que comienza a perfilarse lo que en el siglo pasado sería el establecimiento de una gran potencia sonora. En este siglo XIX, hay tres grandes figuras que se imponen sobre las demás: Manuel Saumell (1817-1870), que para algunos es el músico más importante de su época, autor de bellísimas contradanzas, como “Ayes del alma”, “Los ojos de Pepa” y “¡Toma, Tomás!”; el casi desconocido, pero importantísimo Tomás Ruiz (1834-1888), creador de contradanzas como “Usted dispense” y “El dedo de Landaluce”, y al que el pianista Alberto Joya se ha dedicado a difundir, como parte de su labor de arqueología musical, desde España; y el compositor y pianista Ignacio Cervantes (1847-1905), el creador de piezas antológicas como “Soledad”, “Ilusiones perdidas”, “Los tres golpes” y la tristísima y desgarrada “Adiós a Cuba”, que siempre me emociona. Habría que sumar otros nombres que también contribuyeron a conformar la identidad musical y nacional, como los de Nicolás Ruiz Espadero, José White, Claudio Brindis de Salas y Cecilia Arizti, entre otros muchos talentos.

El siglo XX es el del imperio de la música cubana, a la que es muy difícil clasificar como popular o culta, porque en ella todo se vuelve clásico, en el sentido de que trasciende las fronteras del tiempo y se consagra como imprescindible. Tal es el caso de la obra de Ernesto Lecuona (1895-1963), compositor y pianista, quien junto a Gonzalo Roig (1890-1970) y Rodrigo Prats (1909-1980) son las tres grandes joyas del teatro lírico cubano y sobre todo de la zarzuela. Lecuona, que hasta estuvo prohibido durante un doloroso tiempo por el régimen castrista, está considerado uno de los grandes pianistas del mundo y en su vasto repertorio hay piezas clásicas, como “La Comparsa”, “Malagueña”, y las bellísimas “Crisantemo” y “Ahí viene el chino”, que el Maestro Domingo Porto interpreta como los dioses, cuando su cubanismo lo desafía a él mismo. Lecuona también es el creador de “María la O” y “Rosa, La china”, dos piezas clásicas del teatro lírico cubano, hoy en decadencia por desgracia.

Son, danzón, guaracha, rumba, mambo, canción, bolero, chachachá, guaguancó, trova, ¿cuántos géneros se han creado en Cuba y se han difundido por el mundo? ¿Cuántos intérpretes, devenidos clásicos, nos siguen regalando sus creaciones en este mundo absolutamente ruidoso y podrido de polución sonora, con su reguetón y su vulgar “estilo urbano”? Aun desde sus imperfecciones, convertidas en sello de identidad; incluso con sus pobres voces pequeñas y hasta “feas”, el alma de estos grandes artistas nos estremece por su humanidad y su misterio encantador. ¿Quién no adora a María Teresa Vera? ¿Y a Bola de Nieve? Manuel Corona, el creador de la inmortal “Longina”; Sindo Garay, con su “La tarde” y su “Perla marina”; Miguel Matamoros con sus imprescindibles “Lágrimas negras”; El ángel cantor de Barbarito Diez; el intenso Benny Moré; la monumental Freddy; el cubanísimo Guillermo Portabales; Celia Cruz, la reina de la salsa… Ante ellos, Pitbull no existe. Son tantos que se atropellan, pero no nos matan, sino que nos hacen renacer, a cada vez que los escuchamos, para sentir visceralmente con orgullo de dónde venimos, y para ganar fuerzas y resistir la incertidumbre de no saber a dónde vamos, evocando esa angustia vital del poeta Rubén Darío.

El 22 de noviembre es el día de Santa Cecilia, patrona de los músicos y a quien Corona dedicó su canción trovadoresca “Santa Cecilia”, con versos inolvidables: “…ha surgido del alma y de la lira, del bardo que te canta como homenaje fiel…”. Este 24 de noviembre se cumplieron 21 años del fallecimiento del cantante Freddy Mercury, ícono de libertad creativa, voz inconfundible del grupo Queen, el extraordinario intérprete de “The Great Pretender”, quien cayó víctima del SIDA. Y en sólo unos días, el 29 de noviembre hará 49 años que perdimos a Lecuona, en Tenerife, España, en el esplendor de su gloria. Que este texto sirva como un homenaje, también fiel, a todos los músicos cubanos que han hecho de la isla todo un continente sonoro, un universo eterno de belleza y amor, aun en medio de las peores pesadillas.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Otra clase magistral de Doña Ondina. Fernando Trueba declaró en una entrevista que las tres potencias mundiales de la música son Brasil, Cuba y Estados Unidos. Así que no hay chovinismo en Ondina.

Agradezco especialmente la referencia a nuestro dilema cuando Ondina nos dice: para ganar fuerzas y resistir la incertidumbre de no saber a dónde vamos, evocando esa angustia vital del poeta Rubén Darío.

Se debe organizar una conferencia para que Ondina nos sacuda, nos estremezca, nos deleite y nos siga mejorando el ánimo que provoca la proximidad del lunes.

Teresa Cruz

Simon-Jose dijo...

Mi muy querida Ondina;
Desde que leí tus primeros artículos estoy dando Gracias a Dios por tu existencia y a ti por poner a nuestro alcance ese almacén de cultura que hay en "tu disco duro".
Dentro de todo el daño que ha hecho el castrismo a Cuba, que es inconmensurable, está en lugar destacado la destrucción de nuestra riquísima cultura musical y también la destrucción de nuestro maravilloso capital humano en general.
Esa destrucción de nuestra cultura, totalmente intencional, comienza desde el principio del castrismo con la penetración de la marginalidad dentro de la sociedad, invirtiendo los lógicos términos que han hecho avanzar la sociedad desde los albores de la humanidad.
La nueva "hornada" de músicos "populares" (con honrosas excepciones)es realmente una camada de especímenes que, lejos de armonizar maravillas musicales en sus notas, emiten sonidos guturales y brincan como si los seres humanos estuviésemos, hoy en dia, "bajando del árbol".
¿Recuerdas aquella campaña. diz que cultural, en Cuba para "reencontrarnos con nuestras raíces"?.
Por ahí comenzamos a regresar a los "conciertos musicales" de los palenques realzando "nuestros origenes culturales" y calificando lo verdaderamente brillante como "rezagos del pasado burgues".
Pitbull, y otros como él, no es más que un subproducto de ese proceso que, repito es intencional, va llevando la sociedad hacia un régimen político que debemos calificar, sin temor a criticas como: UNA PLEBECRACIA.
A veces pienso que la humanidad llegó a la cima de su desarrollo cultural y social y ha comenzado a bajar la cuesta y que algún día llegará de nuevo a las cavernas y a batallar con los tigres dientes de sable.
Por ahora, ya en Estados Unidos vemos que se va desarrollando nuevamente el estado tribal y nos encontramos como se van diferenciando "los latinos", "los afroamericanos", "los indocumentados", etc., etc.,
Definitivamente, es un consuelo tener este blog de JosEvelio con tus artículos y poder refugiarnos en él y en nuestra adorable e inolvidable música.
Un abrazo cubanísimo,
Simón José Martí Bolívar.

Anónimo dijo...

"Ondina de mi alma" belleza, encanto de texto.
Apoyo la propuesta de Teresa, si leerla es un deleite, escucharla seria un embeleso.
Para el maestro Domingo Porto un saludos especial, otro para usted y todos los buenos amigos del blog.

Anónimo dijo...

¡¡Bravo!! Ondina es la mejor de la blogósfera cubana. Y claro que Teresa tiene razón en apoyarla porque no se trata de chovinismo, sino de una realidad: somos la primera potencia musical de América Latina. Me encantó el título y el espíritu del artículo, que levanta el ánimo. No había oído hablar nunca de Tomás Ruiz (Ondina, como siempre, iluminándonos)asi que buscaré su música. La referencia a Pitbull es genial, aunque muchos se ofendan por el ramalazo que coge esta "gloria" cubana. Gracias, Ondina, por tu valor. Josevelio, mis respetos.

Margarita León

Anónimo dijo...

No puedo creer que hace ya 21 años que murió Fredy Mercury, el mejor de todos. Gracias Ondina por este artículo tan interesante y bien escrito. No soy muy adicto a la musica cubana, pero admito que es rica y tan variada como la yanqui.

Anónimo dijo...

Sra.Ondina : Me siento muy honrado con su dedicatoria. Gracias.

Domingo Porto.

Anónimo dijo...

Yo también apoyo la propuesta de la brillante Teresa Cruz. Si todos nos encantamos leyendo a Ondina, cómo será tenerla enfrente y escucharla y ver cómo debate y regala cultura y sabiduría. Sería un regalo para el alma verla y compartir con ella, que sabe abordar cualquier tema con magistral elegancia y profundidad. Y no me interesa que alguien pueda pensar que "me pagan" por hablar bien de Ondina. Yo solo digo lo que pienso y me atengo a las consecuencias. Este artículo es excelente. Felicidades al Maestro Porto, a quien habría que escuchar tocando a Lecuona. Josevelio, lo felicito por sus amigos y colaboradores. Gracias a todos.

Enrique Aguirre

Roger Rivero dijo...

Nuevamente es un gusto leerte y es certera tu opinión sobre el proceso de destrucciion de la cultura cubana, aprovechando esta oportunidad quisiera enviar un abrazo grande al maestro Porto, y mi cariño a todos ustedes, bendiciones!!!

Simon-Jose dijo...

Por supuesto que yo también me sumo a la propuesta de Teresa Cruz.
Y si no pudiera ser una conferencia, pues podríamos, dado que "vamos siendo una familia" organizar entre todos un "barbiquiú" para una tarde y que JosEvelio sea el enlace.
De mi parte, solo expondré una condición indispensable: Es necesario que haya refrescos (sodas) ya que yo no puedo tomar bebidas alcohólicas porque me da por hablar de política.
Un abrazo cubanísimo a todos;
Los quiere
Simón José.

Anónimo dijo...

Sí, sí, una charla de Ondina, un recital de piano del maestro Porto, un debate de una pelicula, un conversatorio, lo que sea y que vayan Teresa, Gino, Simon Jose, Esperanza, Roger, "Ondina de mi alma", Margarita, Enrique Aguirre y todo el que quiera. Debe haber bebidas alcoholicas para que a todos se nos suelte la lengua y hablar hasta de politica. Bueno, soñar no cuesta nada... Cada día disfruto más este blog, Josevelio, y a la Señora Ondina, qué le puedo decir: es mi Maestra... Gracias, gracias....

Cristobal

Anónimo dijo...

Ya veo que como siempre salen a aplaudir a Ondina y sus textos, pero ella que se las da de justa y culta ni mencionó a las grandes glorias de la trova, a Silvio Rodriguez y Pablo Milanes, ademas de Amaury Perez Vidal, Noel Nicola, Sara Gonzalez, grupo Moncada y demás artistas revolucionarios. La manipulacion de Ondina es evidente y si tuviera que usar una sola palabra diría que este blog es muy "gusano" como todos los comentaristas, que destilan veneno y resentimiento, sobre todo Teresa y Simón José. Hay que ver la luz también en los derrumbes. Bueno no sé si se atrevan a publicarme este comentario pero es lo que pienso. Y no estoy ofendiendo a Ondina que podrá ser brillante pero es rabiosamente anti-cubana.

Elpidio Valdés

JosEvelio dijo...

-Me "cuelo" en la frase de Cristóbal: Ondina es mi maestra también....y una tertulia con Madame O.L. y toíticos juntos será una delicia!! Saludos amigos!!

TURANDOT dijo...

Gracias Ondina, Gracias y el homenaje al maestro Porto, muy merecido. Un abrazo a Evelio.

Anónimo dijo...

Gracias Ondina-Eve , un abrazo a Domingo y un minuto para Olga Guillot y los boleristas...Manolo

Gino Ginoris dijo...

Vamos a tener que ir “resguardando” estos textos de Ondina.
Me sumaría a la tertulia, sería un encuentro imperdible, pero estoy al final del mundo, casi.
Ja ja veo que apareció otro payaso, será divertido ver la evolución de este muñequito y sus miserias, tiempo al mono.
Abrazo a todos.

Anónimo dijo...

Ondina, usted como siempre me ilumina. No sabía que existía Tomás Ruiz, al igual que otros nombres que menciona. Como dice Teresa, usted siempre "me sacude, me estremece y me mejora el ánimo". Por eso no le haga caso al burro de Elpidio Valdés (con el perdón de los equinos), quien confunde a la patria con el partido comunista de los Castro. Y sí, Silvio y Pablo tienen algunas buenas canciones, que ya han sido más que promocionadas y difundidas por la máquina de propaganda castrista, así que para qué hablar de ellos. El blog no es "gusano", sino cubano y superior. Gracias a Ondina y a Josevelio.

Mara Villa del Valle

Anónimo dijo...

Olvidé lo que más quería hacer, felicitar al Maestro Domingo Porto. Cuando regreso al blog veo que alguien me trata de resentida. Si, mi amor, en el sentido de la aversión que siento por lo que han hecho. Gusana, si; así me calificaron. Si de esa forma llamaron a mi madre que era una santa, cómo no aceptar la calificación para mi.

Gusana, así calificaron a mi madre. Si, mi madre era gusana por ser católica y a ella sólo le pertenecía la ostia que le entregaba el sacerdote mediatizado, vigilado, vigilada ella también por lo de la ostia, por pensar y expresarlo, por no ser miembro ni de la Federación de Mujeres Cubanas, la mínima integración que te exigían para no llamarte, al menos en público, gusana y para poder acceder a cualquier trabajo, a un trabajo, no a un trabajo colosal-ése era para Guillén. Para ella, el cuerpo mediatizado de Cristo, reducido a la ostia, para ellos, el cuerpo de la nación. Cuerpo que todavía poseen, en usufructo ilegítimo.

Desprecio si siento. Mi madre sentía asco. El resentimiento que pudiera sentir es el que merecen por no querer a Cuba, por haberla arruinado, por ser además de malvados, ineficientes para crear riquezas para ese pueblo que nunca han querido. ¿Para eso nos quitaron el amor de nuestras vidas, Cuba? ¿Para arruinarla? Ineptos, asesinos.


Teresa Cruz

Simon-Jose dijo...

Mis queridos amigos,
Hagan click y den una vueltecita por este sitio:
http://www.anhelos-y-esperanzas.com/2012/11/la-reelecion-de-barack-hussein-obama.html
Un abrazo a todos,
Simón José.

Anónimo dijo...

Conferencia con comelata, debate con cervezas, conversatorio abierto o lo que sea pero Ondina debería premiarnos con su presencia algún día, para poder aplaudirla en vivo y en directo, al igual que al Maestro Porto. Si ella supiera con que gusto devoro todos sus textos y los deseos que tengo de conocerla, aceptaría la propuesta de Teresa, que es apoyada por todos; creo que incluso sus críticos irían y se convertirían en admiradores. Josevelio, ayúdanos a convencerla, usted que es su mentor. Gracias

Fabrizio del Dongo

TURANDOT dijo...

Con lo bien que sienta la penumbra a lo que admiramos. Conocer y querer desde la imaginacion, donde entran todas las cabalas. Amar el misterio de lo que es y no sabemos. Yo prefiero a una Ondina presentida, que me importa como es si cada vez amo mas sus pensamientos y su corazon, su compasion y su humildad.

Simon-Jose dijo...

Turandot;
Coincidimos y por los mismos motivos.
Pero soÑar no cuesta nada, tal como nos dice Cristóbal y como todos sabemos.
Y no deja de ser un magnífico sueÑo que nos encontráramos "toiticos juntos" en un "barbiquiú", soltándonos la lengua y terminando con un "bembé".
Tal como nos dice Gino, "esa tertulia sería imperdible".
Un abrazo
Simón José.

Anónimo dijo...

Creo que Simón José se quedará con las ganas y que Turandot tiene razón. Si Ondina es real, dificilmente quiera dar la cara, porque es tan sabia como para no prodigarse. Y si no es real, como yo sospecho, entonces necesita preservar el misterio y el encanto. Tal vez la persona detrás de Ondina sabe muy bien que lo importante es lo que está haciendo por la cultura, el arte y Cuba, y no su persona como tal, aunque siempre es estimulante conocer a las grandes mentes. La clave de la iniciativa de Teresa Cruz la tiene Josevelio, pero él jamás traicionaría a su amigo (o amiga) revelando su identidad. Así que festejemos a Ondina en la distancia y el misterio.

Enrique Aguirre

Simon-Jose dijo...

Enrique Aguirre,
Yo me quedo con las ganas igual a todos los demás.
Y estoy de acuerdo con lo que usted expone.
En mi comentario expongo mi coincidencia de criterio con Turandot y por las mismas razones, pero a la vez hago una abstracción y me imagino a todos juntos, hablando, riéndonos y celebrando.
La imagen que pasó por mi mente fue de una tertulia magnífica.
Como dijo Gino, repito aquí, "imperdible".
Un abrazo,
Simón José.