jueves, 27 de septiembre de 2012

La legalización del matrimonio Gay


Por Roger Rivero ©

¿Cómo en un país tan bisexual como es Estados Unidos  todavía el matrimonio entre personas del mismo sexo no es legal?

Analizando el tema, buscándole explicaciones, pienso en la posibilidad de que esa misma tendencia a los dos bandos, more fun, es uno de los obstáculos por el cual muchos estadounidenses no logran asimilar, completamente, la existencia del amor verdadero entre homosexuales. Sin embargo, nos guste o no, como sociedad, no tenemos ningún derecho a aferrarnos a la idea de que el matrimonio legítimo pertenece únicamente a la casta de relaciones heterosexuales. Los heterosexuales no son los únicos que pagan impuestos y los homosexuales, como parejas,  necesitan la protección de las leyes de los
vínculos conyugales que gozan los matrimonios heterosexuales. A propósito, más arriba acoté que la estadounidense  es una sociedad bisexual, olvidando explicarles que en Norteamérica esto tiene una connotación algo distinta: es como una disposición voluntaria a probar otras experiencias (willing to try).

¿Esposas, saben cuántos maridos y first timers se van a almorzar a Craigslist con otros amigos anónimamente? Solo por ello entiendo que, bajo estas circunstancias, debe emerger el dilema de si aprobar el matrimonio bisexual primero, o saltar el paso e ir directamente a la legalización del matrimonio homosexual.

El otro grupo que se opone es el conservador. Ya sea por freackiantes razones morales, discriminatorias o religiosas, siempre encuentran una excusa para obstaculizar estos procesos humanos, existiendo una mejor solución: PERMITIR QUE LOS SERES HUMANOS SE AMEN DE LA MANERA QUE ELLOS SIENTAN. Por lo menos ese sentir NO es morboso como el principio actual vigente, inclinado a "con qué género la gente que se ama coge", pero ahí nadie debe meter sus narices.

Existe, asimismo, un grupillo poco inclinado a legalizar el matrimonio gay conformado por los machistas y hembristas, que tienen un esqueleto en el clóset, han fantaseado con tener un esqueleto en el clóset, o piensan en uno o dos esqueletos a la vez. Y me pregunto, el que está seguro de lo que le gusta, ¿a qué le debe temer? Ama y deja vivir....

Para lograr que el
matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo acabe de ser legalizado nacionalmente es inevitable darle una oportunidad al Amor, de otra forma  no es posible que estas parejas disfruten de los  derechos, obligaciones y el reconocimiento legal que tiene un matrimonio heterosexual. No hay razón alguna para odiar este amor particular ni temer a la legalidad de un pacto así entre seres humanos. ¡Por Dios, son dos personas que se aman! ¡Déjenlos quietos! No son ciudadanos de segunda clase.

Mas, en honor a la verdad, debemos denunciar que parte de esta oposición a la legalización del matrimonio gay es, sobre todo, pura hipocresía y mala voluntad de esos sectores sociales que utilizando la moralidad, la religión y el miedo, intentan justificar sus posturas. ¿De dónde creen que nacen los homosexuales? Nacen de ellos mismos también, por eso creo que pisotear los derechos de estas minorías es, en verdad, un pecado muy feo.

Miles de años de civilización, miles de años de homosexualidad, ¿y todavía lo estamos pensando?


En verdad, rompe las pelotas que ahora este tema se encuentre en manos de los políticos, porque a ellos lo que les importa es el voto; vale decir que la homosexualidad es más antigua que la política y la religión, de manera que si ellos lo hubiesen querido, estos últimos miles de años dirían otra historia distinta. Acaben de una vez y por todas de hacer legal el consorcio de amor entre seres humanos, sin paralizarnos por el género de los órganos sexuales, pues necesitan el amparo de las leyes y los mismos beneficios que tienen otras parejas.

Después de todo, el que siempre saldrá ganando va a ser el AMOR. 



21 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Muy bien dicho! Yo tengo mi pareja en Buenos Aires, Argentina, soy ciudadana americana y no la puedo reclamar, tenemos diez años como parejas, estamos casadas en Argentina pero como USA no reconoce federalmente nuestra unión, nos sentimos como dice el autor del artículo: personas de segunda clase. Gracias por permitirme opinar. Enhorabuena Señor Rivero.

Carmen Santiago, Florida, USA

Cuban dijo...

La legalidad jurídica del matrimonio gay ayudará grandemente a acabar con la discriminación hacia los homosexuales. Estoy seguro que si Estados Unidos consigue este grado de reconocimiento, muchos otros países se unirán. Un cordial saludo Roger, encontré este post en tu muro, me gusta mucho tu poesía y ahora descubrirte escribiendo monólogos es fantástico. Felicidades. Jorge Peralta

Anónimo dijo...

Lo unico que nos faltaba, que la mariconeria sea legal, ojala el sida acabe con todos ellos de una vez, porque son todos una escoria de la naturaleza que no merecen vivir por degenerados, conviertanse a Jehova para que por lo menos salven sus almas partia de asquerosos.

JosEvelio dijo...

-Un piadoso Testigo de Jehová nos ha dejado un saco de insultos, fanatismo y mierda…hermano no pierda su tiempo y hasta se puede contagiar. ¡Cuídese mucho!

TURANDOT dijo...

Roger:
Aunque comparto contigo el derecho de todos a tener igualdad en las decisiones y oportunidades me asombra que legitimizes una institucion caduca como el matrimonio. En el mejor de los casos se convierte en una sociedad de socios que trae pocas alegrias y muchas servidumbres. Cuando se ama, los papeles sobran. ¿Como los homosexuales van a desear para si lo peor de los heterosexuales?. El papel no garantiza nada, creeme. El compromiso, como los sentimientos, son hijos del corazon y ajenos a los juzgados.

JosEvelio dijo...

Suscribo integro el comentario de Madame Turandot. Saludos a todos.

Roger Rivero dijo...

Gracias amigos por opinar, y plantear sus ideas, que se agradece mucho, en este caso mi objection es la siguiente. De cualquier manera estemos a favor o en contra del matrimonio, (sin importar si es homosexual o no) en ambos casos, y para ambos planteamientos, ¿pueden ver que aun en este punto los heterosexuales son quienes tienen la exclusiva? La extencion de este derecho a los gays elimina la discriminación, de hecho, no pueden exigirles que sean la vanguardia en la decadencia del matrimonio como institución, mientras no tengan ni eso: el derecho de fracasar, sin el derecho haberse casado nunca. Estoy seguro que el día que los heterosexuales, porque son la mayoría, decidan abolir el matrimonio legal porque no sirve, ni trabaja, o por la razones que aquí se exponen, los homosexuales, que por naturaleza son espíritus mas libres, hagan una fiesta mundial, pero entre tanto eso sucede, considero que deben tener los mismos derechos judiciales que amparan a las parejas mas comunes. Como vemos en el primer y el segundo comentario, los gays están excluidos. Y como le comentaba a Josevelio anoche, aunque en mi fuero interno coincida con ustedes, para mi este problema no se trata de trajes de novios, lunas de miel, anillos de compromiso, y luego los papeles de divorcio, sino de igualdad de derechos, como bien dice nuestra querida Tarandot, igualdad de decisiones y oportunidades que ahora lamentablemente solo poseen los hetero. Un abrazo grande a todos, los quiero. Lindo fin de semana.

vero gtz dijo...

Personalmente Rogger apoyo como ministro Evangelico a una Iglesia preponderantemente Gay, debido a que mis creencias no religiosas me indican que no debo descriminar a nadie por sus preferencias yni por algun otro motivo.

Dirian los puritanos que es algo indebido para el Poederoso, pero tambien me enseñaron que no soy quien para juzgar.

El matrimonio Gay deberia ser LEGAL, en todo el mundo, no como dijeron los homofobicos mariconerias autorizadas, sino por el simple hecho de que el vivir con una pareja sea cual sea su genero, implica tener derechos y obligaciones de una convivencia comun.

Es inverososimil que un pais como USA, aun no legalize este tema digo si para ellos la guerra es normal, la humillacion o la supremacia, que mas les da legalizar el AMOR en todo su explendor con todas sus pros y sus contras.

Brincaran homofobicos y religiosos y diran por eso estamos como estamos pero a ellos preguntenles porque prefieren ver a un hombre golpenado a una mujer o a un religioso abusar de un niño???

El Matrimonio Gay deberia ser LEGALIZADO, porque el amor es un sentimiento uniiversal y no un tema de politiqueria barata.

Eso pienso mi amigo, Rogger

vero gtz dijo...

Personalmente Rogger apoyo como ministro Evangelico a una Iglesia preponderantemente Gay, debido a que mis creencias no religiosas me indican que no debo descriminar a nadie por sus preferencias yni por algun otro motivo.

Dirian los puritanos que es algo indebido para el Poederoso, pero tambien me enseñaron que no soy quien para juzgar.

El matrimonio Gay deberia ser LEGAL, en todo el mundo, no como dijeron los homofobicos mariconerias autorizadas, sino por el simple hecho de que el vivir con una pareja sea cual sea su genero, implica tener derechos y obligaciones de una convivencia comun.

Es inverososimil que un pais como USA, aun no legalize este tema digo si para ellos la guerra es normal, la humillacion o la supremacia, que mas les da legalizar el AMOR en todo su explendor con todas sus pros y sus contras.

Brincaran homofobicos y religiosos y diran por eso estamos como estamos pero a ellos preguntenles porque prefieren ver a un hombre golpenado a una mujer o a un religioso abusar de un niño???

El Matrimonio Gay deberia ser LEGALIZADO, porque el amor es un sentimiento uniiversal y no un tema de politiqueria barata.

Eso pienso mi amigo, Rogger

Gino Ginoris dijo...

La diversidad es inherente a nosotros como seres racionales, por qué negarnos a lo que está ahí, al alcance de cualquier esquina, es tan absurdo decir lo contrario que apesta.

Fíjense que hablaba de humanos como seres, no se me confunda señor anónimo, impulsor de su castrada torelancia, no es a usted a quien me refiero cuando hablo de humanos.

Si todos los actores de cualquier sociedad tuvieran tan claro sus principios, amigo Roger, en otro mundo andaríamos.
Mi aplauso.

Gino.

Anónimo dijo...

Querido Roger
Aquí desde Madrid, una pareja heterosexual que se ama, comparte contigo toda esa problemática social que has planteado tan claramente. Muy oportuno el comentario de Turandot, papeles efectivamente, son solo papeles, sin embargo, a la hora de poder desconectar a un amante de toda la vida en su lecho de muerte, el que mas ama, no puede decidir..que el romanticismo no nos lleve a los extremos.
Para el testigo de Jehová, una simple nota..amigo, su deprimente comentario acaba de excluirle del paraíso,
Lamentable!
Bravo Roger!
Un abrazo,
Nancy y Enrique

Anónimo dijo...

La "civilización" está tan enferma de exclusión que le impone a una minoría humana recurrir a ritos y rituales, más económicos que espirituales, tradicionales y rancios para que le reconozcan sus derechos como ciudadanos del común. Entiendo las razones prácticas de los gays para exigir la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, pero como entidad social el "matrimonio" está demasiado desprestigiado y en la inmensa mayoría de los casos es sinónimo de intereses creados, aburrimiento, rutina, fatalismo, doble moral y miedo a la soledad. El matrimonio es, tal vez, una de las manifestaciones más aberrantes del ego: "Tú eres sólo mío y yo soy sólo tuya". ¿Por qué la exclusividad? ¿Acaso puede una sola persona, para toda la vida, satisfacer todas y cada una de nuestras cambiantes necesidades humanas? El matrimonio es la peor forma de hipotecarnos el futuro. Para amarse eternamente (mientras dure el amor) no hay que pedir el consentimiento de la sociedad. ¿Y si el amor es entre tres? ¿Podría matrimoniarme con dos hombres a la vez y ser felices todos? Coincido con Turandot en que es una asociación de demasiadas servidumbres. Ojalá que los gays consigan su meta de legalizar el matrimonio sin tener que pagar un precio demasiado alto por una supuesta igualdad de derechos y deberes (ahora tenemos a los políticos comprando votos). En cuanto al fundamentalista que invoca a Jehová y llama "asquerosos" a los gays, le hago una pregunta: ¿Por qué te odias tanto a ti mismo? Líberate de tus dogmas y deja vivir a los demás: esto es Dios.

Ondina León

Anónimo dijo...

Un cordial saludo, estaba esperando con ansias que Ondina dejase un comentario, y esto es un sueño hecho realidad, aunque discrepo totalmente de su opinión, ella como todos nosotros tiene su propia visión y eso es singular. Bajo el sistema de Ondina, debemos despedirnos del amor a los abuelos, del amor a los hermanos, del amor a los padres, en fin su propuesta lapida totalmente lo que llamamos familia. Una vez acabado el matrimonio, toda la jerarquía del amor familiar se esfuma hasta regresar todos como humanidad al mismo punto donde empezamos, padres acostándose con hijos, hermanos con hermanos, hijos regados por todas partes, con los padres desaparecidos, hombres y mujeres sin ningún sentimiento de identidad ni pertenencia a un núcleo, cosa que al final es dañina en la formación de los individuos sociológicamente hablando, sin sumar que los volvería secos de los sentimientos importantes. Hay serios estudios que apuntan a que nuestra especie posee ambas tendencias, unos a la monogamia y otros a la poligamia. Ondina asume que todos somos polígamos y no es así. Muchos de nosotros quizás la mayoría disfrutamos la belleza propia de dos personas que se aman, se entienden, se completan y quieren compartir justos la vida, más allá de los intereses creados, y el aberrante romanticismo, disfrutamos de nuestros hijos, de la vida en familia, de hacer planes juntos; cierto que nada es perfecto, ni fácil, pero no todo es color de rosa ni para los mono ni para los poli. También es verdad que existen otras personas que no desean ni entienden lo que es una relación de pareja más allá de los formalismos burocráticos que la sociedad a creado. Todos coincidimos que esto es creado por el ser humano, el mejor ejemplo esta en esas culturas donde varias mujeres comparten al mismo marido. Por ende como este es un mundo diverso, no puedo suscribirme a una posición tan radical como la de León , aunque a ella y a otros os parezca de avanzada, porque no contiene la respuesta total, entre tanto, legalicen el matrimonio gay, apoyenlos, como se ha intentado explicar, no todos los seres humanos somos polígamos, ni nos casamos únicamente por los derechos civiles, hay quienes nos gusta estar emparejado y no andar de picaflor, no funcionamos bien de ese modo. Bajo el contexto actual del papel que juega el matrimonio en la sociedad, Ondina, por ejemplo, puede vivir de acuerdo a su filosofía y como ella piensa sobre estas cosas, pero si toda la sociedad asume una postura como la de Ondina, gente común como mi esposa y yo quedaríamos fuera y no pintamos nada, estaríamos exactamente en la misma posición de los homosexuales ahora, exigiendo por las calle que nos legalicen el matrimonio heterosexual. Es evidente que algunos de ustedes son de mente muy amplia, pero se han ido a un extremo, y ningún extremo es bueno, entendemos que esas cosas que menciona Ondina ocurren, pero no todos somos tan tontos ni borregos para caer en ellas así de fácil, y vuelvo y repito, ayuden a los gays, yo tengo un hijo gay que comparte mis mismos principios y el otro que nos es gay es lo opuesto. No Ondina, no todo es así de negro, hay tonos también bonitos, pero como se ha dicho: nada es perfecto, sin embargo, siento que Ondina por su tono de voz, siente que su opinión es minoritaria, porque la sociedad esta embaucada en una utopia, etc y esa frustración es la misma que sienten los homosexuales que exigen también compartir esos derechos que una mayoría indolente no quiere otorgarles por las razones que todos conocemos, la gran diferencia es que ella es heterosexual. No voy a firmar con mi nombre porque soy un asiduo lector suyo y no quiero que se haga una imagen errónea de mi, porque le admiro grandemente, un cordial saludo, y muchas gracias por permitirme opinar, y estoy del lado de Roger Rivero.

Anónimo dijo...

Mi muy estimado lector asiduo (que no quiere decir su nombre, ¿por qué?): Muchas gracias por esperar con ansias mis comentarios, que ya usted sabía (o intuía) que no iban a coincidir con los suyos, en un gran por ciento. No sabe cuánto le agradezco que discrepe "totalmente" conmigo, porque leyendo y releyendo sus puntos de vista, cuestiono los míos, dudo, matizo y salgo enriquecida de este contrapunteo. Y, claro, espero que sepa que yo no quiero imponerle mi filosofía a nadie: sólo me expresé libremente y ahora asumo las consecuencias de esta libertad. Eso sí, me gustaría aclarar algunos aspectos, porque creo que no me expresé bien y por lo tanto usted entendió "algo" alejado de mi intención. Así que: cuestionar el matrimonio no tiene que ver nada con el amor a la familia, que también es una institución en crisis, cambiante y que está adoptando nuevas formas de ser, como cuando hay una familia formada por dos mujeres y un niño, muy respetable, o tres hombres y la madre de uno de ellos, y todos viven juntos y "en familia". Usted ve cómo a diario hay divorcios, pero los lazos de amor entre los miembros de la familia desmembrada pueden continuar. Además, ¿por qué mis amigos y amigas no pueden ser considerados parte de mi familia, esa que uno construye desafiando la genética? Y, por favor, estimado lector, el fin del matrimonio no implica incesto ni promiscuidad ni aberraciones sexuales. Por otra parte, jamás he asumido, como usted afirma, que todos somos polígamos: estamos demasiado condicionados por los gestos inculturados que nos imponen la monogamia, por ser seres sociales. Y hay individuos que encuentran o creen encontrar su realización en la relación con una sola persona y capean los temporales hasta el fin. Mis abuelos, por ejemplo, estuvieron casados 64 años y se amaban con pasión, pero un día mi abuela me confesó que tuvo que perdonarle a él algunas infidelidades con otras mujeres "pasajeras". ¿Demerita esto esa relación? Juzgue usted... Querido, a mí NO me parece de "avanzada" mi posición ni cosa que lo parezca... Usted es el que me está juzgando y etiquetando mi cosmovisión. Yo simplemente me expresé, a sabiendas de que no soy monedita de oro para ser adorada por todos... ¡Esto es la vida! Y por favor, No se excluya como pareja, usted y su esposa, de este mundo porque en él tenemos cabida todos, hasta los conflictivos y polémicos, o los "extremistas", como usted, cariñosamente, me llama y yo, humildemente, aguanto. ¿Y qué es eso de "no todos somos tan tontos ni borregos para caer en ellas así de fácil"? Chico, que nadie te ha empujado a "caer" en nada. No le tengas miedo a la libertad de ser tú mismo y asume, como creo que lo haces, tus puntos de vista. Pero eso sí, sin sentirte amenazado por otros criterios. ¿O es que los tuyos no son muy sólidos? Los míos, como la vida misma, son cambiantes, porosos, flexibles, abiertos, dialécticos y sólidamente frágiles... Y, mira, amigo, parece que tú y yo estamos en el mismo bote, remando hacia horizontes de luz o hacia un arcoíris alegre (a pesar de que dices que yo veo todo negro: NO, no veo todo negro: yo soy negra...) porque tú tienes un hijo gay y yo tengo un hermano, queridísimo hermano, que NO quiere casarse, pero que vive felizmente en pareja; que no quiere adoptar o tener un hijo, pero que es el mejor de los padres posibles con sus sobrinos, ahijados y cuanto niño se encuentra. Su "familia" podría desconcertarte, al principio, pero sé que tú tienes la suficiente inteligencia y sensibilidad (sí, ya sé que eres heterosexual...) para terminar admirándola, aunque es muy "abierta"... Por cierto, tengo mis sospechas de quién puedes ser y te digo que yo te admiro también y que este blog, sin tus comentarios, sería otro muy distinto y menos maravilloso. Gracias por tomarte tu tiempo y participar de esta ya histórica polémica... tan... "gay".
Abrazos cálidos (y nada lascivos)

ONDINA LEÓN

Anónimo dijo...

Amigos: Esto sí que es preocupante para todos...
Gracias,
Ondina León

El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó una polémica resolución rusa sobre "valores tradicionales" que ha generado alarma en la comunidad gay.

Moscú recibió el apoyo de La Habana, la Liga Árabe y un grupo de países africanos.

La resolución fue aprobada por 25 votos a favor, 15 en contra y siete abstenciones.

Los votos positivos provinieron de Angola, Bangladesh, Burkina Faso, Camerún, China, Congo, Cuba, Djibouti, Ecuador, India, Indonesia, Jordania, Kuwait, Kirguistán, Libia, Malasia, Maldivas, Mauritania Filipinas, Qatar, Rusia, Arabia Saudita, Senegal, Tailandia y Uganda.

El texto afirma que "la comprensión y el respeto por los valores tradicionales contribuye a la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales", según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

Moscú insiste en que, para evaluar los derechos humanos,"se deben tener en cuenta las características culturales, históricas y religiosas de las sociedades y los Estados".

El Observatorio Cubano de Derechos LGBT señaló al respecto que el Gobierno de la Isla "perdió otra oportunidad para rectificar y cambiar las cosas".

Leannes Imbert, presidenta del grupo independiente, dijo a DIARIO DE CUBA que le gustaría saber qué opina Mariela Castro sobre el apoyo cubano a la controvertida resolución.

"Definitivamente, esto se va a usar como justificación para seguir negándonos nuestros derechos, entre ellos el matrimonio", afirmó la activista.

En Chile, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual denunció que la propuesta rusa "busca que los derechos humanos sean menos relevantes que los valores tradicionales, lo que es inaceptable".

Votaron en contra del texto Austria, Bélgica, Botsuana, Costa Rica, República Checa, Hungría, Italia, Mauricio, México, Noruega, Polonia, Rumania, España, Suiza y Estados Unidos. Se abstuvieron Benín, Chile, Guatemala, Nigeria, Perú, República Maldovia y Uruguay.

La resolución rusa abre la puerta a interpretaciones de todo tipo, basadas en prácticas ancestrales que podrían contradecir la letra de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Anónimo dijo...

Es que olvidamos nuestra esencia humana. Los homosexuales deben tener la opción de incorporarse a la sociedad en la forma en que está organizada hasta el momento, con la legalidad establecida en nuestras sociedad. Lo contrario, es marginarlos.

Por ridículas, inoperantes y tontas que nos parezcan nuestras instituciones, son las que rigen nuestras vidas: los derechos de herencia, el acceso al cuidado médico, quien determina lo que se decide con un enfermo terminal lo rigen las leyes que regulan el matrimonio. Los homosexuales deben disfrutar del derecho a pertenecer a la institución legal que es el matrimonio.

Que el matrimonio no sea lo soñado y que, como Gertrudis Gómez de Avellaneda, pensemos que un papel nada significa, es harina de otro costal.

Mientras tanto, todos deben tener derecho a la opción.

Teresa Cruz

Roger Rivero dijo...

Confieso que cuando redacté este monólogo, en ningún momento pasó por mi mente que me encontraría con opiniones tan diversas, inclusive, con puntos de vista en los cuales nunca había pensado. Ha sido una experiencia enriquecedora leer sus respuestas, incluso, la del Testigo de Jehová, quien como una alarma, nos hace pensar en todas las presiones que enfrentan los homosexuales y, esa soberbia que los heterosexuales no tienen que soportar: toda la discriminación y las presiones hacia ésta minoría, la homosexual, lo que invariablemente debe traumatizar y cambiarle sus vidas de una manera injusta, pues todos somos seres humanos y no merecemos un trato tan a veces cruel. Todos ustedes son bellos, -menos el testigo- por eso agradezco grandemente el tiempo que se han tomado para contestar a este posteo.

Carmen santiago, Jorge peralta, Turandot, Josevelio, el anónimo, mi querida Vero Gtz de los foros de poesía, mi buen amigo Gino, el honor de la presencia de Ondina León, la visita de Nancy y Enrique, a quienes tengo en mi corazón (Nancy, cabe acotar, es un ángel, textualmente) y la opinión del último anónimo, que es un dardo certero. Realmente estoy muy agradecido por sus magníficos aportes.

Me gustaría pensar que todo el planeta tierra es tan amplio de mente y visión como cada uno ustedes, pero no es así; predomina asimismo en muchas culturas la malicia del Testigo de Jehová; tal vez porque muchos vivimos en USA o en países educados como España y México (en el contexto de la homosexualidad y la aceptación de que no es una enfermedad sino una preferencia sexual, -que es de lo que estamos hablando-) asumen que el mundo es igual, pero lamento decirles que la represión es mayor en el mundo que la comprensión y aceptación hacia la homosexualidad y los transgéneros. Por eso, es meritorio que gente como ustedes, aunque estén en desacuerdo con la institución de lo que llamamos Matrimonio, -como Ondina, Josevelio, Tarandot, entre otros-, apoyen la legalización, porque el otro camino de concientización es mas largo; la religión con sus demonios y la discriminación, tienen un peso tremendo sobre las vida de los gays, de manera que somos cada uno responsables dada esa humanidad que sentimos, de crear un ambiente pacifico para ellos ya que tenemos un arma muy valiosa, el amor y la inteligencia, como bien dice Ondina en sus palabras, “la humanidad está enferma de exclusión.”

Les envío un cordial saludo, un abrazo inmenso y a cada uno las gracias por su tiempo y opiniones, hasta pronto.

Roger Rivero

Esperanza E. Serrano dijo...

Matrimonio,
Según, aparece( entre otras definiciones)en http://lema.rae.es/drae/?val=matrimonio

El MATRIMONIO ES:

(Del lat. matrimonĭum).

1. m. Unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales.

¿Necesitan dos personas que se aman (homosexuales o heterosexuales) de esos ritos y de esas formalidades legales en Estados Unidos para ser felices?
Desde mi punto de vista, los ritos sobran pero las formalidades legales, en este país de leyes, son imprescindibles, y por lo mismo influyen en la completa felicidad de la pareja como tal. Por esa razón apoyo el matrimonio entre personas de un mismo sexo.
Un papel firmado no garantiza amor eterno, por eso cuando el amor se acaba lo mejor es firmar otro papel donde se establezca legalmente la separación definitiva de la pareja, aun cuando esto vaya en contra del bienestar de toda la familia por cuanto toda ruptura matrimonial también implica ruptura emocional, sentimental, económica, social, etc.,Cuando hay hijos de esa unión éstos sufren por los cambios y por la inestabiliadd que a veces estos cambios provocan. Cuando el amor se acaba no hay felicidad posible para ninguno de los implicados en esa relación: padres hijos, y familia en general.
Los gays tienen derecho a que la Real Academia de la Lengua Española, cambie esa definición tan estrecha de la palabra MATRIMONIO, porque la sociedad cambia, porque nada es inmutable, porque nada es eterno, y porque cada época tiene sus propias características, costumbres, leyes, exigencias, creencias etc.
En un foro sobre este tema hace años agregué que, además del derecho de los gays al matrimonio (formalidades legales)también tienen el derecho a la adopción de niños. Prefiero ver a un niño creciendo lleno de atenciones y de amor en un núcleo familiar compuesto por dos hombres o dos mujeres, antes de verlo sufrir en un horfelianto,o desamparado en la calle o abusado por sus propios padres biológicos.
Roger, gracias por este post,gracias a todos los comentaristas que me han ayudado a reafirmar mis criterios y muy especial a JosEvelio por este maravilloso blog donde podemos compartir, discrepar , llegar a un consenso o fortalecer nuestros criterios sobre temas tan humanos y tan universales como este del derecho de los homosexuales a la legalidad del matrimonio entre personas del mismo sexo.
Espe

Esperanza E. Serrano dijo...

uff se me fue una h de más.
Debí escribir orfelinato. Disculpen, pero creo que con los años y la distancia el español me está dando dolores de cabeza. ¿Será que inconscientemente se me congelan las neuronas, o es un problema del alma...naque?
Saludos Espe

Roger Rivero dijo...

Me suscribo a los comentarios de Teresa y Esperanza, porque tienen una humanidad que contagia, y de eso se trata, de humanidad y comprensión, pero con los pies en la tierra, acordes a la realidad que vivimos y las oportunidades que el sistema social nos ofrece a todos. Dios las bendiga y gracias por dejar vuestra valiosas opiniones, hasta pronto!!!

Roger Rivero

Anónimo dijo...

Hey, y què coño hace usted leyendo cosas que no le incumben ???? Cuidese mucho que se puede contagiar facilmente!!!!