lunes, 13 de agosto de 2012

Estertores de la gerontocracia.


Por Ondina León ©

Se rumora, se comenta, se especula, porque hasta ahora no hay (ni creo que haya) un anuncio oficial, que los ideólogos asalariados de la dictadura castrista decidieron, después de 53 años de censura, permitir que se escuchen en las estaciones de radio —todas monopolio del estado mafioso-castrense— a numerosos cantantes y músicos, tanto cubanos como extranjeros, rigurosamente prohibidos por sus posturas, reales o ficticias, en contra del régimen totalitario.

Y ya algunos han salido a dar alaridos de alegría por los vericuetos del mundo diciendo que este levantamiento de censura forma parte de un supuesto paquete de reformas de la gerontocracia. Es decir, se han agarrado de esta endeble y potencial tablita de salvación, en medio del revuelto mar del putrefacto “raulismo”, para seguir teniendo fe en que con su emperador Castro II estamos mucho mejor que con su Majestad Castro I. Pero, ¿realmente este supuesto pasito de conga arrabalera es una “reforma”? ¡Por el amor de Dios! Ni pasito ni traspiés: no es nada de nada.

¿Ahora es que los cubanos de a pie van a poder escuchar en la radio a Celia Cruz, Gloria Estefan, Willy Chirino, Olga Guillot y muchos, muchos más? Pero si ya lo han venido haciendo, por cuenta propia, desde hace tiempo, sin necesidad de poner la aburrida, vulgar y decadente radio oficial castrista. ¿Cómo se han podido escuchar a todos estos “apátridas”, famosos en el mundo entero por su música? El exilio, también conocido como “Mafia de Miami”, se ha encargado de hacerles llegar los discos de estos artistas que, como Celia Cruz, nunca podrán ya regresar a Cuba y cantarles, en vivo y en directo, a sus compatriotas. Y también el hambre de mundo de los cubanos, el síndrome de la insularidad, el linchamiento de los lazos con el mundo ha hecho que todos tengamos siempre necesidad de consumir, rapiñando por cuenta propia, lo prohibido y lo autorizado. Los cubanos hemos sazonado la cultura con un ingrediente muy digestivo y estimulante del apetito: la clandestinidad peligrosa. Así devoramos “Antes que anochezca”, de Reinaldo Arenas; así leímos “Retrato de familia con Fidel”, de Carlos Franqui, camuflado con la cubierta de una revista “Bohemia”; así hemos escuchado Radio Martí, en nuestros calurosos cuartos a media luz; así hemos disfrutado de Willy Chirino, desafiando…

¿Hay motivos para alegrarse con esta nueva “reforma” de sus eminencias grises de la dictadura? Yo creo que no. Porque es sólo que vuelva a la realidad de la isla posesa el derecho a tener acceso a la propia cultura y a la mundial, sin restricciones. Pero, ¿se trata de una transparencia total? Ni remotamente: la censura y el control de la información son esenciales para la gerontocracia que desgobierna en Cuba, porque sin ellas se debilita su poder omnímodo. Es cuestión de supervivencia para la casta castrista y sus secuaces y esbirros, así como para muchos intelectuales y artistas castristas, que hasta ahora han sido cómplices felices del ninguneo sistemático al que se ha sometido una buena parte de la cultura nacional.

Y habría que preguntarse también: ¿podrán ir a actuar en escenarios de la isla estos hasta ahora “malditos” artistas? ¿Se imaginan un concierto, a todo telón, de Gloria Estefan en la Plaza Cívica? ¿Visualizan un concierto del extraordinario Amaury Gutierrez, tan firme como su hermosa voz en el anticastrismo, en la Plaza de la Catedral de La Habana? ¿Y Willy Chirino y Donato Poveda haciendo un dúo en el teatro Karl Marx? Esto, por no mencionar a los escritores prohibidos, que son tantos que se atropellan y que sueñan con publicar en una Cuba libre, como Carlos Alberto Montaner, Zoé Valdés, María Elena Cruz Varela,Daína Chaviano, José Abreu y Abilio Estévez.

No, no me entusiasmo con esta “apertura” cultural porque sé muy bien que no es la antesala de un país con pluripartidismo, prensa libre, estado de derecho ni libre mercado: las dictaduras no tienen vocación suicida y mucho menos una fosilizada en medio del Mar Caribe, hace ya tanto tiempo. Para mí, esto no es más que estertores sonoros de una gerontocracia absolutamente decadente y represora, que no tiene escrúpulos en soltar unas migajas para maquillar el paroxismo de su anquilosamiento y que no pide ni perdón ni disculpas por todo el daño antropo(i)lógico que ha causado en varias generaciones de cubanos. Porque mientras se escuche a Celia Cruz en la radio, pero las Damas de Blanco sean reprimidas, no hay país con salud ni libertad. ¡Cómo falta para que Cuba deje de ser una nación esquizofrénica! Pero, ¿hasta cuándo?










23 comentarios:

TURANDOT dijo...

En el horror, todo es mas de lo mismo. Curiosamente lo prohibido tiene el paso mas ligero que lo licito.

Anónimo dijo...

Cuando se produzca, si se produce ese cambio de "orientación" en cuanto a los artistas en el exilio, será sólo
la aceptación de la realidad pues el pueblo los escucha de muchas formas.

Teresa Cruz

Anónimo dijo...

Bueno, Daína y Montaner, dentro de poco serán publicados, es el mismo jueguito de por qué mantienen "prohibida" a Wendy Guerra.
Luis Alpízar.

Anónimo dijo...

Como siempre, muy buen artículo, Ondina. Pero yo creo que lo peor es que no se pida perdón por el daño hecho. Sobre todo los artistas cómplices de la dictadura que han oficiado como policías para opacar o desaparecer a unos y brillar más ellos. Ejemplos hay miles y muy "ilustres". ¿Uno? Consagraron a Joseíto Fernandez y borraron a Guillermo Portabales... ¿Pedirán perdón? No. La desmemoria es muy conveniente cuando no hay justicia en un país. Gracias, Josevelio, por su blog.

Enrique Aguirre

Anónimo dijo...

Sra.León: Sabe Ud. como decía la letra de una antigua canción cubana.`
Buche y Pluma N´ma, ay Mamita. Eso son las reformas que están ahora en el candelero. ¿Ya la gente se les olvidó que tener un disco de los Beatles o algún otro cantante que no contaba con la aprobación del Partido Comunista singificaba DIVERSIONISMIO IDIOLOGICO y costaba algunos años de carcel?
Y ahora nos vienen con esos cuentos, lo que tienen que hacer es irse para el Ca.....jo de una vez y dejar de humillar a ese Pueblo.

George Sand.



Cristobal dijo...

Cuando se habla de escritores, NO se debe ni mencionar a Wendy Guerra, Señor Alpizar. Esa joven "triunfadora" no tiene peso en la cultura, aunque haga bulla. Por lo demás, las "auras" intelectuales que viven en Cuba ya han intentado manipular a Guillermo Cabrera Infante y a Reinaldo Arenas, dos anticastristas serios, y ponerlos en función de sus shows. Le toca a los escritores e intelectuales libres ponerle freno a los oportunistas y castristas solapados. Ondina tiene razón: esto NO es una reforma ni cosa que se parezca. Apertura sería dejar que cada cual exprese libremente su opinión y no lo metan en la cárcel, si es crítico de la dictadura. Ondina, otra vez mis respetos por su afilada y lúcida pluma.

Esperanza E. Serrano dijo...


Querida Ondina, otra vez das en el Clavo caliente!
Tengo entendido que Celia Cruz hace rato que se escucha por los canales y medios oficiales allá en la isla posesa. Incluso en las librerías, hoteles y tiendas se pueden comprar CD con números musicales cubanos clásicos interpretados por ella. No todas sus interpretaciones gozan del visto bueno por parte de los comisarios politicos del ICRT y del Ministerio de Cultura.
Creo que esa "autorización" se debe a que no les quedó más remedio que aceptar como legal lo que hace rato venía sucediendo.
Los CD de Celia Cruz se venden en las redes oficiales como pan caliente,(esto me lo contó una sobrina que tengo por allá). No sé si pagarán o no derecho de autor( lo más probable es que no, como siempre han hecho)
Creo que de los cantantes cubanos exiliados vivos,algunos numero musicales se ponen en la radio pero no se venden CD de ellos (hasta el monento).
Saludos Espe

Roger Rivero dijo...

Este es uno de los más pequeños abusos contra los cubanos por parte del gobierno, ningún ser humano o institución tienen el derecho de controlarle a nadie lo que debe ver o escuchar, y como dice Ondina, que no piense nadie que esto es sinónimo de flexibilización; las dictaduras son dictaduras y este maquillaje es solo para apartar la atención de los verdaderos problemas que existen de violación a los derechos individuales y humanos. Libertad de una vez para Cuba!!!! Gracias por este magnifico artículo Ondina, y un abrazo para Josevelio.

Anónimo dijo...

Entonces, ¿qué quiere Ondina, que siga la censura y no se puedan escuchar estos artistas? Algo es algo. Poco a poco se van abriendo puertas. Si ya se pueden vender y comprar carros y casas, está bien que se oiga a Celia. el proximo paso de Raul es que la gente salga y entre cuando quiera de Cuba. Y no hay que pedir perdón por nada porque la culpa es de todos, no solo del gobierno, ok? ¿O alguien ha pedido perdón por lo de la religión que ya es permitido? Ondina es una amargada inconforme.

Anónimo dijo...

Para quien dijo que " Ondina es una amargada inconforme..." me parece una soberana estupidez. Creo que sí, que es una inconforme. Viva la inconformidad! Quizá hayamos llegado al punto en el que estamos por nuestra " conformmidad". Pero nada de amargada; todo lo que escribe es extraordinariamente lúcido e inteligente ( como es ella), simplemente no tiene pelos en la lengua. Sigue así, nuestra querida y admirada Ondina, no sabes cómo te necesitamos. Besos y abrazos,

El Tritón de Cádiz

Anónimo dijo...

No hay dictaduras buenas, sean de izquierda o de derecha, y como dice Ondina, ninguna tiene intención de aniquilarse, si no de estar para siempre. La de los Castros es de las peores porque lleva mas de medio siglo y esto de "apertura" es puro cuento, es sólo un estertor mas de la decadencia. Y Ondina no es una amargada, como dice un cometarista "dulce", que debería irse a vivir a Cuba para que sepa lo que es amargura, con o sin Celia Cruz. A los artistas cómplices de la dictadura les debería dar verguenza cómo han colaborado en silenciar a sus colegas, pero pedir que pidan perdón es una locura, porque ahora nadie es "político", aunque le han cantado glorias al tirano. Todo es realmente una pena. Gracias Ondina por tener valor para denunciar tanta miseria. Gracias, Josevelio, por este espacio de debate y cultura.

Margarita León

Anónimo dijo...

‘Pedir perdón’… ¿Acaso si los tiranos ‘pidiesen perdón’ compensarían el daño y la destrucción moral, mental y física del pueblo entero?

¡No! No quiero que ‘pidan perdón’, exijo que paguen sus delitos una vez sean JUZGADOS y SENTENCIADOS apropiadamente. Exijo que DEVUELVAN TODO LO QUE HAN ROBADO y que (además) PAGUEN LOS INTERESES CORRESPONDIENTES A 54 AÑOS DE ABUSOS Y GENOCIDIO CONTRA EL SUELO Y EL PUEBLO CUBANO, POR TODO LO QUE HAN DELINQUIDO.

Hay que recordar que los Castro han salido en varias ocasiones en la lista de la revista Forbes como parte del ‘club de los billonarios’ del mundo entero, mientras tienen una población de 11millones de habitantes como míseros parias, esclavos mendicantes.

Liberto Vidal

Anónimo dijo...

De acuerdo con Ondina, tal levantamiento de la prohibicion, si lo hubiera sería otro signo más de que se quedan muy cortos en las reformas. Lo único que tratan de hacer es afianzar a la dictadura.



Teresa Cruz

Anónimo dijo...

"Algo es algo", comentario que se refiere a las supuestas aperturas.

Estas aperturas que nos llevan por un sendero angosto no son las que requiere la nación aunque por supuesto que alivian al pueblo. o al menos producen sensación de alivio pues sin mercado ni libertad comercial poco se puede comprar ni vender.

Estas aperturas son para afianzar el poder mediante la repartición de migajas de libertad. Y no, cuando de libertad se trata, todo es necesario y algo es poco, es limosna para el espíritu.

Teresa Cruz

Anónimo dijo...

Perdón, no terminé, ondina no es la amrgada, el amargado es Raúl, que como ya se sabe, va a continuar con la prohibicion de Celia-y otros-pues ella afecta a las familias. Ni Torquemada, señores.


Teresa Cruz

Anónimo dijo...

Luis Alpizar, ¿quien le ha dicho a usted que Montaner y Daína van a ser publicados en Cuba? Parece usted mas informado que ellos mismos, pues los dos, a quien conozco, me han dicho que de dónde he sacado esa información totalmente falsa. Dejese de estar levantando calumnias bajo seudonimo.

Anónimo dijo...

Parece que el tal "Luis Alpizar" forma parte de las brigadas que se dedican a dividir para que pueda seguir venciendo el castrismo, y por eso dice que dos escritores anticastristas reconocidos van a ser publicados en Cuba. En ese país totalitario sólo pueden ser editados escribientes como Antón Arrufat, Wendy Guerra, Carmen Duarte, Leonardo Padura y Nancy Morejón, todos chupamedias del castrismo. Lo demás es pura baba de politiquería porque NO hay tal apertura en nada: sólo decadencia y represión.

Enrique Aguirre

Anónimo dijo...

¡Bravo por Teresa Cruz, El Tritón de Cádiz, Margarita y Esperanza!!! Y Ondina no es ninguna amargada. Los amargados son los cubanos de la isla que no tienen esperanzas. Bueno, sí, tienen la esperanza de huir del infierno, aunque sea en balsa... Cuando se dicen las verdades sin adornos, uno puede resultar "inconforme" para algunos tontos... Gracias, Josevelio, por dejarnos debatir libremente.

Miriam T. dijo...

¿Quien será ese que firma como Luis Alpízar? ¿Cómo se le ocurre decir que Carlos Alberto Montaner y Daína Chaviano van a ser publicados en Cuba? Cuando eso pase, será porque ya se cayó el castrismo. Y por favor, no comparar nunca a Wendy Guerra, que como bien dijo alguien es una escribiente, con intelectuales de peso como los mencionados. Muy buen escrito el de Ondina. Y felicidades por recordar los nombres de verdaderos valores de la cultura cubana que, no por estar en el exilio, dejan de ser mas cubanos que muchos que viven en la isla.

Anónimo dijo...

Liberto Vidal, los Castros no se han robado nada. Ha sido el pueblo de Cuba el que ha entregado todo a una banda de mafiosos. ¿No se acuerda ya de las casas de cambio a donde, sonriente y libremente, el pueblo llevó todo el oro y la plata para cambiarlos por baratijas plásticas, com indios? ¿Y los que huyeron y dejaron centrales, fincas, fabricas y mansiones? No, no se han robado nada. Nosotros hemos entregado, y sin mucha presión, todo, desde la libertad, que preferimos disfrutar en otras tierras, hasta nuestros hijos, que envíamos a Angola y a otras tierras africanas a morir por una causa de bandidos, mientras los generales castristas traficaban con diamantes, petroleo y lo que fuera. Fíjate, Liberto, si no nos roban nada que dejamos la tierra que nos vio nacer y nos lanzamos al mar a desafiar tiburones, a ver si alguien nos recoge y nos da lo que no sabemos ganarnos nosotros mismos. El pueblo de Cuba es el que se ha robado a sí mismo su dignidad y su espíritu de supervivencia. Si lo miras bien, los Castros se merecen sus fortunas porque han persistido en su imperio del mal y ya tienen sus frutos, una buena finca con 11 millones de esclavos, que cuando huyen del "infierno", al año y un día vuelven como turistas. Con un pueblo así, no se puede hacer mucho. Piénsalo, Liberto, o cámbiate el nombre porque lo tienes mal puesto... Gracias.

Anónimo, pero real

Anónimo dijo...

Admiro a Ondina por muchas razones, pero una de ellas es que tiene el don de generar polémica y pasiones de todo tipo. Ahora, con este artículo excelente, con el que estoy muy de acuerdo, ha logrado que algunos se manifiesten como "optimistas" por una supuesta apertura. Con las dictaduras nunca hay a aperturas, sino maniobras de reacomodo para perpetuarse en el poder. Y, desgraciadamente, "Anónimo pero real" tiene razón cuando dice lo que dice del pueblo de Cuba, porque es cierto que hemos regalado nuestra dignidad y la libertad. Ondina y Josevelio, no se pueden imaginar cuánto les agradezco este blog, organizado, claro, concentrado en un tema y un autor a la vez, no con 100 de golpe, y donde una se puede expresar con libertad y hasta ripostar con sinceridad. ¡Ah!, Ondina no es una amargada, pero sí una inconforme porque no se conforma con la mierda de la historia que nos ha tocado vivir. Gracias.
Mara Villa del Valle

TURANDOT dijo...

Eve, Por que no nos haces un poco felices y publicas tus poemas.

Anónimo dijo...

"Anónimo, pero real" debería darse a conocer con su verdadero nombre porque dice cosas contundentes, como Ondina. ¿A qué le tiene miedo? De todas formas, su expediente en Villa Marista debe estar gordito...