sábado, 4 de agosto de 2012

Dándole fulgor a la luz


Por Ondina León ©

Ya no sería deseada. Pero, ¿le importaría? ¿Sería un mal menor? Su piel ya no rebosaría tersura. ¿Cirugías plásticas? ¿Bótox? ¿Inyecciones de colágeno? Inversiones baldías: igual tendría cumplidos 86 años y, ya lo sabemos bien, el tiempo no perdona ni a las grandes divas divinas. Sin lozanía ni frescura, tal vez, ya estuviera confinada a las profundas cavernas de su pasado personal, a donde nos lanza el mal de Alzheimer. O, si acaso mantuviera cierta lucidez, estaría temblorosa, como una hoja seca y casi traslúcida, poseída por el mal del Parkinson. ¿Sería diabética e hipertensa? Quizás. No se sobrepasa la edad bíblica de la prudencia, esos recomendables 70 años, sin pagar un precio muy alto por un superávit de vida. Pero los elegidos de los dioses deben morir jóvenes y hermosos, sin sufrir los ultrajes de la vejez, y Marilyn Monroe fue “ejecutada”, a sus 36 años de edad, el 5 de agosto de 1962.
Al cumplirse los 50 años de su desaparición física, el mundo ha estado organizando todo tipo de aquelarres de frivolidad —subastas, exposiciones de fotos, reediciones…— para celebrar, más que para conmemorar, la pérdida de uno de los más grandes íconos de todos los tiempos. Porque si de fuerza, misterio y permanencia se trata, la imagen de Marilyn compite, creo yo, hasta con la propia “Monna Lisa”, de Leonardo da Vinci.
Como nunca antes, la civilización humana es una civilización de imágenes, de culto a lo visual, de pleitesía a la juventud, de supersticiones corporales, de exhibicionismo desenfrenado, de frivolidades maliciosas. Al menos, la imagen de Marilyn Monroe se ha entronizado como estampa de una época “remota” en que no se le rendía culto a la vulgaridad, a lo simiesco y a lo marginal, como ahora, en que las supuestas estrellas del mundo del entretenimiento derrochan, en una competencia absurda, falsas sensualidades, encuerismo gratuito, agresividad y lascivia animal.
Hollywood engendró a Marilyn: Hollywood la mató. Aunque hace varias décadas atrás la industria cinematográfica no era lo que es ahora, un emporio de estridentes efectos especiales violentos, las reglas del juego en el camino a la fama y al estrellato eran igual de violentas, tanto para actores como para actrices. Y en aquel medio hostil, aquella joven supo imponerse y llegar a la cima, casi sin darse cuenta o proponérselo. Y aquí la tenemos, ahora, con una presencia firme y un ejército de imitadoras e imitadores, que jamás llegan a reflejar el carisma y el encanto de esta niña voluptuosa, una diosa del amor, como Afrodita, aunque no una diosa de la fertilidad, como Ceres, porque nunca pudo tener un hijo, a pesar de desearlo.
¿Fue inteligente? ¿Tenía verdadero talento histriónico? ¿Llegó a tener cultura? Mucho se ha escrito y se ha especulado sobre el coeficiente de inteligencia de Marilyn, pero, ¿realmente necesitaba ser brillante, además de ser extremadamente bella? La belleza física ya es una forma de talento humano y desempeña una misión imprescindible que, en el menor de los casos, es engrandecer el paisaje, del que todos formamos parte. Ya lo dijo Rilke, “la belleza es el primer grado de lo terrible”, dejando sentada así la poderosa fuerza revolucionaria de un rostro o un cuerpo perfectos, de esos dignos de ser cincelados, desde la piedra dura y muerta, por Miguel Ángel o por Bernini.
Y eso hizo Marilyn en su breve paso por la Tierra: no sólo le dio fulgor a las luces de fantasía de Hollywood, sino también a la propia luz del sol. Y hoy, aquella mujer que de niña tuvo que tener tantos hogares adoptivos; que fue violada; que tomaba tantos barbitúricos, como nosotros ahora, para sobrellevar la ligereza del ser; que nunca estuvo segura de valer en sí misma; que murió aferrada a un teléfono en espera de alguna respuesta a las tantas preguntas de la existencia, esa mujer inocente, más que la actriz, habita en el corazón cálido de millones de hombres y mujeres, que más que admirarla, la queremos.

18 comentarios:

Zoé Valdés dijo...

Truman Capote, que era una loca insoportable, excesiva y exigente, afirmaba que era inteligente. Nadie puede lograr el nivel de inocencia sensual al que llegó Marilyn en sus interpretaciones sin ser inteligente.

Zoé Valdés dijo...

Muy buen artículo, gracias.

Anónimo dijo...

Magnífico, Ondina, un bello homenaje.

Anónimo dijo...

Bello homenaje a una gran actriz. Ondina, usted siempre me sorprende y "me saca del paso", en el buen sentido del término. Ni me acordaba ya que existió Marilyn y usted me la resucita con su pluma y su talento. Gracias por amar tanto al mundo como a Cuba. Y siga escribiendo así.

Margarita León

Anónimo dijo...

Me sorprende que Ondina que es tan seria y profunda se ponga a escribir de una belleza tonta, en lugar de escribir sobre Cuba y su dolor. Cualquiera diría que el blog está perdiendo calidad.

Anónimo dijo...

"Ondina de mi alma",bello articulo, como bella era la dama que la inspiro.
Saludos, a todos lo buenos amigos del blog.

Anónimo dijo...

Un artículo muy merecido por una pluma de nivel. Marilyn no era tonta, lo prueban varias de sus frases célebres y muchísimas de sus películas, incluídas en las que actuaba de tonta.
Vaya, el comentario en el que la descalifican de tonta seguramente lo dejó un "cubano brillante". Otro más, "tan brillante" es que esperamos la solución para que tumbe a los Castro. El blog está mejor que nunca.
Nereida.

Anónimo dijo...

Debo confesar que siempre espero con inquietud saludable los articulos de Ondina. Nunca me imagino de qué tema va a tratar el siguiente, y a esto se le llama misterio, suspense, emoción o expectativa. Este post sobre Marylyn Monroe es una verdadera delicia porque ni por el título nos imaginamos su contenido y hasta el final del primer párrafo no se nos revela el nombre de la protagonista. Ondina es una maestra de la redacción con elegancia, misterio y poesía. Y si alguien se pone a sospechar de que me "pagan" por elogiarla, les digo lo que decía Martí y que deberíamos tener siempre presente para no caer en la baja pasión de envidiar: "Honrar, honra". Gracias Ondina por este sentido homenaje a una estrella que los hombres admiramos y deseamos tanto. Gracias, Josevelio, por mantener vivo este blog con tanta calidad. Los comentaristas somos pocos y siempre los mismos, pero creo que la mayoría está de acuerdo conmigo. Saludos.

Enrique Aguirre

Anónimo dijo...

¿Por qué razón hay que estar hablando de Cuba,Cuba,Cuba si ya se ha dicho todo los que se tenía que decir? La vida no se encierra solamente en Cuba: hay muchas cosas importante de que hablar e importante ha sido este homenaje de la Sra. León a Marilyn en sus cincuenta años de desaparición física ya que ha sido la estrella de Hollywood que más se ha recordado, imitado y venerado en el mundo entero. Hasta en Cuba se hacían ciclos de Marilyn, ¿o ya no recuerda el comentarista anónimo?
Este Blog se enriquece cada día más con los artículos inteligentes y sabios de la Sra. León.

Mis respetos, George Sand.

Anónimo dijo...

Un homenaje especial que nos lleva a la meditación sobre la fragilidad de la vida.


Teresa Cruz

Anónimo dijo...

Excelente artículo. Para mí Marilyn era bella y, sobre todo, inteligente. Y para demostrarlo ahí están sus películas y sus entrevistas. Tengo un amigo que tiene una colección impresionante de fotos suyas y hay de todo, sensualidad, fragilidad, vis cómica, alegría, tristeza,fuerza... ¿qué actriz torpe es capaz de dar tantos matices del alma humana? Gracias, Ondina, por ser tú también bella e inteligente, pero sobre todo libre para escribir de Cuba y de lo que sea....

Cristobal

Anónimo dijo...

La Sra.León siempre nos sorprende con sus artículos y esta vez nos sacó debajo de la manga un As de diamante para recordarnos a sus fieles seguidores que hace cincuenta años el mundo perdió el mito más grande de Hollywood: Marilyn Monroe.

Capullito de Alelí.

Anónimo dijo...

Gracias Ondina, Gracias Eve
Recuerdos de una diosa, de un icono, de alguien inmortal, bellamente escrito y bellamente celebrada

Anónimo dijo...

Magnifico artículo, y estoy de acuerdo con el comentario de que es fue una “belleza tonta.” Marilyn fue un producto de Hollywood, de hecho le dio vida y luego la mato. Mala actriz, vulgar, pésima cantante, una pobre chica siempre buscando el amor en lugares equivocados, pero bella mujer. El punto es que el séptimo arte –como cualquier arte- se corrompe cuando quienes no son actrices, actores, o artistas de verdad son manipulados por Hollywood o los medios para crear una imagen y sacar dividendos. Indiscutiblemente con la ayuda de los medios Marilyn calo en el público y en la morbosidad de muchos hombres. Este fenómeno se ve mucho en la música, donde interpretes y grupos mediocres gracias a la propaganda y las inversiones son capaces de volverse popular, asi, raperos, reguetoneros y un sin numero de gente sin talento y violenta, vemos que ganan millones con su mal gusto. Evidentemente Marilyn es otra onda, asimismo influencio tambien muchos años despues a -por ejemplo- artistas mediocres como Madonna, que es cantante de estudio de grabaciones y dobla la voz en sus conciertos aunque es buena bailarina. En fin, cuando en la vida uno intenta ser lo que no es, evidentemente termina en el suicidio, y ese fue el caso de Marilyn, y solo por eso le admiro., porque salio de la pobreza con un toque de suerte y fue capaz sin tener talento de dejar un legado. Que fuese inteligente o no eso es irrelevante, uno no es inteligente porque lea mucho o escriba poemas, para uno, la inteligencia se mide por el grado de humanidad no por el conocimiento libresco, de manera que en un medio de falsedad y de malos amigos como el Hollywood, llegar a donde llegó Marilyn Monroe y mantener su mito aun después de muerta, es un fenómeno raro pero extraordinario, un cordial saludo para Ondina y Josevelio.

Manuel L.

pepegrillo dijo...

¿Fue Marilyn Monroe vulgar?

Anónimo dijo...

Hay muchos ejemplos de su vulgaridad. Cantarle feliz cumpleaños al presidente Kenedy, con voz, gestos y poses de prostituta, es una falta de respetos no solo para el presidente sino tambien para su esposa, pero mucha gente ve eso gracioso, sin embargo eso un acto de vulgaridad.

Roger Rivero dijo...

Admiro muchísimo el talento y la capacidad de Ondina para abordar prácticamente cualquier tema que se proponga. Soy de una época “más para acá” aparte de eso el arte de Marilyn Monroe no es de mi gusto, pero si he disfrutado en tres oportunidades a unos travestis imitándole en unos regios espectáculos; diría yo que fueron mas simpáticos y divertidos que la propia Marilyn Monroe, de suerte que es innegable su resonancia en el tiempo. Un abrazo grande y gracias Jose por compartir un talento de verdad como el de Ondina.

Anónimo dijo...

Si Marilyn fue vulgar, yo soy astronauta.... Vulgares son todas esas cantantes que salen en tanga, con las piernas abiertas, moviendo la pelvis lascivamente y dando saltos de monas, por no hablar de los raperos, reguetoneros y hip-hop, entre otros "perreos", donde salen en Tv y en los escenarios hombres que se agarran la portañuela para "cantar", mientras dan cintura a un objeto sexual invisible. Eso sí es decandencia de gorilas y simios, con el perdón de los pobres animales, que no tienen noción de lo estético y lo urbano civilizado. Marilyn respondió a la sensualidad esquemática de una época, donde todavía no se le rendía culto a lo marginal y a lo hamponesco, como ahora. Ella NO fue vulgar ni jamás se "vistió" con trozos de carne cruda, como hacen algunas divas, "modelo" para la juventud...

Enrique Aguirre