miércoles, 14 de marzo de 2012

Sin esperar ni esperanza


Por Ondina León ©

Los medios de difusión masiva nos traen la noticia de que unos opositores pacíficos cubanos se han comenzado a atrincherar en iglesias católicas. Hay trece —¡qué número tan simbólico!— en la Iglesia de la Virgen de la Caridad del Cobre , en Centro Habana. ¿Qué reclaman? Que el Papa Benedicto XVI, que estará de gira turística en la isla posesa del 26 al 28 de marzo, los reciba, los escuche con paciencia benedictina y que interceda por ellos ante los Castro y sus esbirros para que no los repriman, para que liberen a los presos políticos y para que aumenten los salarios y pensiones de acuerdo con la elevada carestía de la vida en ese accidente geográfico... ¡Que no, señores, es el Papa, no un mago intrépido!
No sé, pero me parece que cada día mi esquizofrenia es mayor o que estoy chocheando, porque me parece absolutamente esquizofrénico que se le pida a un tirano y su corte de prelados, regordetes y ensotanados, que ablanden a otro tirano y su corte de acólitos sanguinarios. No nos engañemos: la visita papal al reino de los Castro es una cumbre de poderes absolutos, falocéntricos y represivos. Si totalitario es el castrismo, más lo es la iglesia católica, que lleva miles de años torturando, quemando personas y libros, excluyendo, excomulgando, controlando almas y propiedades, cobrando su diezmo para alimentar su parasitismo productivo. Lo que estos opositores están pidiendo es que un verdugo convenza a otro verdugo de que no torture a su víctima, renunciando a su propia naturaleza, en un prodigio difícil de alcanzar.
Según las declaraciones del moretón de Jaime Ortega, al que el castrismo le regaló ayer media hora en pantalla televisiva para satisfacer su vedetismo baboso, el representante de Dios en la Tierra (¿quién le habrá dado ese titulito?) tiene una agenda muy apretada en la que no hay ni un minuto para las Damas de Blanco o para cualquier otro incómodo insecto socarrón, que le quiera echar a perder su aquelarre y sus misitas en los mismos escenarios donde se han manifestado las bestias mayores. Pero para chuparle las botas a los Castro sí hay tiempo y espacio; para bendecir a los verdugos de Cuba sí hay que correr con la sotana levantada y el alma en vilo, por no decir otra barbaridad obscena.
Y si estos opositores, como afirman, lo que quieren es llamar la atención para que se sepa que en Cuba hay oposición, les pregunto: ¿cuál? ¿La pacífica? ¿La del cartismo estéril? ¿La simbólica y romántica? Hasta ahora, las dictaduras siempre han ofrecido una resistencia tenaz a cambiar su esencia, porque esto implica la muerte de las castas y mafias que la sostienen. Lo de Gandhi fue un milagro que contó con la movilización de las masas, pero en Cuba, sólo unos huesos sueltos son los que dan la batalla y las masas son eso, triste volumen físico en el que brilla la ausencia de hambre de libertad.
La alta jerarquía de la iglesia católica cubana, tan sumisa y adocenada, está pidiendo que los templos no se conviertan en trincheras políticas, entonces, ¿para qué están los templos? Si Dios es amor, Dios es libertad y dicha, y es en su casa, en sus iglesias, donde hay que rezar y seguir la sabia máxima de “A Dios rogando y con el mazo dando”. O aquella otra de “Por la Cruz y con la Espada”: obras son amores.
No sé si esto lo podrá entender una bloguera dizque crítica del régimen, sí, esa, la muy premiada, que muy timorata ya salió a decir que consideraba “invasiva e irrespetuosa la toma de un recinto religioso para hacer llegar una carta al Papa, que se puede hacer a través del Arzobispado”. Más claro ni el agua: a este tipo de alimaña sólo hay que darle micrófono y proyector de luz y ellas solitas se ajustician en la arena política con lo que dicen. A la susodicha tal vez le estén escamoteando sus saliditas del país, en un juego de camuflaje, pero seguro le tienen reservado palco en la misa castrista de la Plaza de la Revolución. No sé, ya yo no espero nada de nadie ni nada, ni tengo esperanzas. Cuba me duele, pero no creo que mi dolor por ella logre salvarla a estas alturas de su desastre. ¿Qué hacer? Cualquier cosa, menos aplaudir la visita de un papa a los Castro…

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Como siempre, Ondina con sus acertadas y oportunas palabras sobre la realidad que tanto nos afecta.
Sin embargo, creo que hay algo de "inteligencia segurosa" en todo esto.
Es dominio general que hay expectativas en toda la isla porque algo puede suceder durante la visita del sagrado tuberculo.
Nada mejor para diluir esas posibilidades que, a traves de sus agentes infiltrados, inducir a ciertos grupos opositores a realizar estos actos para justificar un aparato de control general en toda la nacion, al tiempo que su sistema de producir rumores se encarga de regar la bola "que asi no se resuelve nada", "que eso son cuatro locos", etc.
De ese modo se evita que la poblacion realice la protesta grande y nacional en presencia del tuberculo y, si se diera esa protesta, seria mucho menor y no por sorpresa como debe ser.
Por lo demas, es logico que el cardenal Jaime "La Malinche" Ortega se ponga del lado aparentemente menos peligroso. Solo que el futuro solo Dios lo sabe y..... a veces ni Dios lo sabe.
Mil gracias a Ondina y a Josevelio.

Anónimo dijo...

jajaja Ondina, Ninoska dijo que Ortega hacia menos sentido que Cantinflas, en aquella media hora
Admirable articulo, como siempre nuestro mayor respeto y la esperanza de que sigas, tu chocheando eres mas preclara que la mayoria
Manolo

Anónimo dijo...

No hace mucho releía el libro de M.V. Llosa " El lenguaje de la pasión" ( título que le tomó prestado a Octavio Paz, él mismo lo aclara) donde se refería al ensayo que sobre Ghandi escribió George Orwell, cuestionando su pacifismo y "explicando que el método practicado por aquél para lograr la independencia de la India solo pudo tener éxito contra un país como Gran Bretaña, al que la legalidad democrática obligaba a actuar dentro de ciertos límites. Hubiera sido exitoso contra un Hitler o un Stalin...?" O contra un Castro, agrego yo. No nos llamemos a engaño; la única manera de acabar con una tiranía es acabando con el tirano. Se podrán realizar toda suerte de acciones cívicas, se podrán escribir miles de artículos, se podrán celebrar millones de forums, simposiums, congresos, etc. Todos sabemos que todo seguirá igual, NO WAY OUT! A Ondina, como siempre, un abrazo y un beso muy fuerte. Te queremos y admiramos,

Rafa, el superabuelo hispano-cubano

Roger Rivero dijo...

Acertado artículo Ondina. Dos estados no democráticos y una organización llamada: partido republicano cubano, primera vez que le oigo; la falacia de que algo externo y no los cubanos son quienes traerán la libertad, y la posible infiltración por parte de la inteligencia cubana a la disidencia… yo no me creo nada, en fin un cordial saludo y gracias nuevamente por tus buenos artículos y gracias Josevelio.

Anónimo dijo...

Ya estaba extrañando a Ondina y su poderosa pluma. Hasta en esto es sabia porque sabe darse por dosis y así uno nunca se aburre por excesos, sino que empieza a necesitarla. Y con este artículo nos demuestra que de decrépita nada, que está lúcida y clara. Lo de la iglesia católica en Cuba es un caso clínico, como siempre. Yo tampoco tengo esperanzas de que algo vaya a cambiar a corto plazo. Es triste pero el tiempo pasa y Cuba empeora y todos nos cansamos. Gracias a Ondina por esta nueva muestra de valor y gracias Josevelio por apoyarla. Saludos.

Margarita León

Anónimo dijo...

"Lo que estos opositores están pidiendo es que un verdugo convenza a otro verdugo de que no torture a su víctima, renunciando a su propia naturaleza, en un prodigio difícil de alcanzar". Después de esta afirmación de Ondina poco hay que agregar. En Cuba no se alcanzará ningún prodigio con los Castro ni con el Papa. Todo seguirá de mal en peor, incluso pésimo si muere Chávez y cortan los subsidios venezolanos. El horizontes es negro...

Enrique Aguirre

Reinerio Ramirez Pereira dijo...

G.E.N.I.A.L.

Anónimo dijo...

Ondina de mi alama, nada mas cierto que detras de esto, esta la mano negra de la seguridad del estado.Con los asesinos no se puede pactar, en Cuba todo estara mal hasta que esos diablos no se mueran o los maten.
Ondina y su afilada pluma, usted es un as de las letras.
Sigo rezando por su amiga Maria , para que consiga un mejor empleo.
Saludos Ondina, Josevelio y todos los buenos amigos de maravilloso blog.

Anónimo dijo...

Ondina, una vez más, termina teniendo razón, aunque me pueda molestar. En Cuba no hay hambre de libertad, o por lo menos la inmensa mayoría no necesita ser libre y siempre está esperando irse del país, o que vayan los americanos y los libere, o que el Papa obre un milagro, o que se muera Fidel (como si esto cambiara algo). Un pueblo tan pasivo y poco responsable tiene lo que tiene que tener. Confieso que a veces Ondina me saca del paso, pero me alegro porque me hace pensar mejor. Gracias, Ondina. Y gracias también a Josevelio, que tiene un blog de altura con comentaristas inteligentes y educados.

Fabrizio del Dongo

Anónimo dijo...

¿Qué sería de Miami sin este blog? Aquí siempre se puede esperar encontrar algo extraordinario, ya sea un artículo de la señora Ondina León; un video; una revista; una obra plástica del Maestro Josevelio; unos comentarios brillantes a la altura de los temas que se tratan. Yo sólo espero que también en Cuba puedan entrar a él. Este artículo de Ondina, desde el mismo título, es genial, pero sobre todo valiente porque llama a las cosas por su nombre. Tenía que ser mujer Ondina para tener este valor y esta libertad. Saludos a todos. Respetos, Josevelio.

Mara Villa del Valle

Ibis García Alonso dijo...

Excelente, estimada Ondina. Abominable el entramado castrista-papal que se presenta en escena. A mi modo de ver, ésta es una de las arias más despreciables de la trágica e interminable ópera castrocomunista. Aberrante; tan aberrante que no sé cómo describir los sentimientos que esto me genera sin una buena cuota de palabrotas. De modo que, por respeto a este blog y a sus seguidores, me llamo a silencio.
Gracias, Ondina y Josevelio. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Con todo respeto a la señora Ondina, yo creo que ella padece de "oposicionitis crónica" porque se opone a casi todo, hasta a la iglesia católica que está haciendo lo que la dictadura le permite, no más. No hay que oponerse a todo ya que esto complica las cosas. La iglesia no es comunista por lo menos y ha sido muy afectada por la revolución. Aun así, ha sobrevivido durante décadas. Ondina es muy radical para mi gusto y siempre propone acciones y soluciones extremas, en las que ella no participaría por ser mayor y, lo más importante, porque vive fuera de Cuba, lo que no le da derecho a meterse en ciertos problemas. La inteligencia y la cultura de esta señora son impresionantes, pero le falta a veces sentido de la realidad, porque siempre hay que negociar con el enemigo. Yo, como católico, apoyo a la iglesia en su lucha por los disidentes. Y ya verán todo lo que va a traer la visita del Santo Padre. Gracias a todos.

Anónimo dijo...

No entiendo la indignación de la señora Ibis García Alonso... ¿No será un ataque de paranoia? ¿Cúal es la conspiración ahora? Que me explique, ya que ella es tan inteligente....

Desde el Cono Sur

Anónimo dijo...

Si oponerse a la dictadura y a sus cómplices y no dejarse engañar por las maniobras que hacen es padecer de "oposicionitis crónica", como escribió un Anónimo sobre Ondina, entonces yo también la padezco y NO me quiero curar. Tal vez la única manera de preservar el amor a la libertad es estar enfermo de indignación, como se pudiera pensar de esta señora, que escribe con el alma y que está haciendo más por Cuba que muchos jóvenes y que tiene todo el derecho a ser radical. Por esto estoy de acuerdo con Rafa, Manolo, Roger, Margarita, Enrique,Reinerio, Mara, Fabrizio, Josevelio y todos los que la apoyan. Por católicos cobardes y oportunistas como ese está el mundo como está. Gracias.

Cristobal

Anónimo dijo...

Bueno, Ondina, entonses, ¿la iglesia catolica tiene que levantar se en armas? Me gustaria saber tus planes para liberar a Cuba, tu que eres tan brillante, chica. Saludos a todo.

Jose Fariñas

JosEvelio dijo...

¡¡ Tarará♪…Tarará♪…Tararáááá♪¡¡…y con ustedes el compañerito Fariñas!!!

Anónimo dijo...

A la camarada Fariñas : entonCes, la Iglesia Católica no tiene que levantar SE en armas, tiene que acostar SE con las hermanitas Castro y seguir con sus actos de abuso sexual con niños, qué te parece camarada Fariñas, ganadora de la Emulación Socialista, Federada, Cederista, miembrA de las Camisas Pardas o Negras ( o sea de las Brigadas de Respuesta Rápida, es lo mismo ).
Yo creo que esta camarada tiene diversionismo ideológico, eh?

Rafa, el superabuelo hispano-cubano

Gino Ginoris dijo...

Yo no quería comentar, me superó la majestuosidad de la palabra, la reflexión profunda y tan sincera de Ondina, no había nada más que decir.
Pero…
Llegó el “fari” y como soy fanático de sus comentarios, no puedo resistirme, y es que ese “entonSes” me mata, es como un orgasmo bucólico y de una sabrosura sin igual.

Anónimo dijo...

No, no, no que nadie le responda al compañero Fariñas ni lo insulte porque no se lo merece. Debatir ideas está bien, pero ¿cómo se puede hablar co alguien como él? Que Josevelio le siga publicando sus "inteligentes" comentarios, en los que siempre ofende a Ondina, para que vea que aquí sí hay democracia y pluralismo, no como en Cuba. Él solo se cae por su propio peso con sus venenos. Ondina, no dejes de escribir, por favor. Josevelio, gracias por tu paciencia y tolerancia.

Anónimo, pero real

Anónimo dijo...

Una escoba, necesitamos una escoba para barrer la hojarasca que suelta nuestro hermano Fariñas, el pobre, no tiene otra cosa que ofrecer... Ondina, su genialidad no puede verse afectada por este tipo de comentarios. Ustedes son superiores y justos. Nada más que decir.

Anónimo dijo...

¿Será que el compañero Fariñas no sabe que existen programas para revisar la ortografía, además de diccionarios on line? ¿O no tendrá tiempo para pulir sus reflexiones? ¿No será que está jugando a provocar cólera en los demás que lo leen? Porque uno pudiera rebatir sus afirmaciones, pero a lo mejor se puede caer en la tentación de pensar que estamos arrojando margaritas a esos animalitos que saben tan bien fritos....Ondina hace bien en no responderle. Por lo demás, lo de la iglesia católica es un asco en Cuba; está interesada en tener poder, pero no en el pueblo. Gracias.