domingo, 12 de febrero de 2012

Las trampas del amor


Por Ondina León ©

Valga esta prosa de prisa para sopesar nuestro patrimonio amoroso en el día de San Valentín.

“Es un yelo abrasador, es fuego helado, / Es herida que duele y no se siente. / Es un soñado bien, un mal presente, / Es un breve descanso muy cansado”. Así, entretejiendo paradojas, hace ya unos cuantos siglos, Francisco de Quevedo y Villegas intentó definir al amor en uno de sus más recordados sonetos. ¿Lo logró? Al menos, literariamente, sí, porque es una de las grandes plumas del Siglo de Oro de la Literatura Española. Sin embargo, desde un punto de vista sociocultural —por no mencionar lo psico(i)lógico, que me da repelús— , Quevedo es absolutamente cuestionable. Y es que cada época establece sus patrones y esquemas de lo que es o “debe ser” el amor que, a su vez, adquiere su propio perfil en cada individuo, condicionado por su personalidad, su carácter o su experiencia personal: cada cual habla de la fiesta según le haya ido, incluso, si le tocó “bailar con la más fea”. Y aquí hay sufridores y gozadores, sufridoras y gozadoras…
Porque el amor —y la amistad, que es una variante de éste— nos tiende trampas a lo largo de nuestras vidas de las que, a veces, salimos… “cambiados”, tal vez mejores personas, tal vez menos cursi y con el sabor agridulce de ser sobrevivientes de “algo”, que no logramos definir muy bien, pero que nos vuelve peligrosos, porque renacimos de las heridas y ya sabemos que no nos mata, aunque nos atropelle. Lo que equivaldría a decir, con un tonito un tanto cínico, que vale la pena sufrir por amor para comprobar, en carne propia, que no vale la pena sufrir por amor.
Y es que el amor, como todo lo vivo, tiene sus ciclos implacables en los que nace, crece, se desarrolla y muere. O, en ciertos milagros, este fenómeno estrictamente humano se transforma en un fuerte sentimiento de amistad sin ansias de posesión, control o deseos, los hijos atronadores de nuestros egos, sí, esos egos múltiples y claroscuros. Y cuando ya no se desea poseer algo o a alguien, entonces, surge de las cenizas del voraz incendio de las pasiones el inmortal pájaro de la libertad.
Y en la transacción que toda relación humana es —no le tengamos ojeriza a la palabra, que sólo significa “acción y efecto de transigir”; “trato, convenio, negocio”, en el buen sentido del término—, se comienza a vivir un nuevo estado de sentimientos, que ya no tienen que ver con las paradojas de Quevedo, con ese “Es un descuido que nos da cuidado, / Un cobarde con nombre de valiente, / Un andar solitario entre la gente, / Un amar solamente ser amado”. Sólo es la libertad bordada con los eslabones quiméricos del corazón…
A amar se aprende amando: no hay alternativas. Y en esto se nos da y se nos va la vida. Desde las erupciones pasionales y hormonales de la adolescencia, en las que nos creemos capaces de “morir por amor”, hasta las sosegadas escaramuzas de la adultez avanzada —como dice una amiga mía, “Vieja, pero ilusionada” —, más imaginarias que reales, lo único que hacemos es aprender a amar y a dejarnos amar, que también es todo un ejercicio vital de humildad y paciencia. A todo, habría que añadir una palabra clave, que suena totalmente ajena al amor, pero que tal vez sea el secreto del éxito: disciplina. El ser humano tiene que tener mucha disciplina, si aspira a amar como Dios manda, y si pretende llegar a un balance justo en el que lo racional y lo pasional se casen y no se cacen como fieras hambrientas, y podamos ser libres en el vínculo. Porque el amor, para seguir con las estrofas de Quevedo, “Es una libertad encarcelada, / Que dura hasta el postrero parasismo (paroxismo); / Enfermedad que crece si es curada”. Y dije disciplina que es sinónimo de dedicarle tiempo a la otredad, materia de la que también estamos hechos: tiempo al tiempo, que es la constancia del cambio, lo único eterno en el laberinto de lo efímero.
¿Conclusión? No hay conclusiones. Que cada cual asuma su destino y se dicte a sí mismo cátedra en este tema constante, polémico y polisémico. Porque “Este es el niño Amor, este es su abismo. / ¡Mirad cuál amistad tendrá con nada / El que en todo es contrario de sí mismo”, como nos dice nuestro Quevedo desde su eternidad en desconcierto…





¡Felicidades Madre!
¿Duele el amor? 2012
Ink on cardstock
9" x 12"

26 comentarios:

Zoé Valdés dijo...

Gracias por el artículo y por la pintura. Un enjundioso análisis y una hermosa ilustración de Quevedo.
Yo he pensado mucho en eso hoy, después de la muerte de Whitney Houston. Su amor por el marido hizo que cayera cada vez más bajo. Ella debió de hacerse chiquitica para que él brillara -según contó ella misma en un programa de televisión. Ayer ella se murió sola en una habitación de un hotel, él estaba en un escenario cantando, echó unas lagrimitas y siguió cantando. No creo que a mucha gente le importe la voz de este hombre, sin embargo, por su inmenso ego, por su insoportable egoismo, destruyó la Voz de una de las más grandes. Así es, siempre hay uno que ama para realzar al otro, y el otro sólo sabe destruir al que lo ama, para realzarse a sí mismo.

JosEvelio dijo...

Gracias Zoé por tu agudo comentario; es cierto, con la muerte de Whitney Houston este 14 de febrero será tan paradójico como el amor mismo.¡Felicidades a mi
madre que hoy cumple 83años!...¡¡Felicidades a todos por el Día del Amor y la Amistad!! Gracias.

Anónimo dijo...

No puede uno menos que sentirse feliz y absolutamente inundado ( no sé exactamente inundado de qué, pero inundado )con las cosas increíbles y hermosas que escribe esta mujer maravillosa. Cuánta belleza, sensibilidad e inteligencia encontramos en los textos que escribe nuestra Ondina! Yo espero que alguien estén recopilando estas maravillas para publicarlas algún día ( si no es así, creo que sacaré tiempo para hacerlo yo)
Josevelio, deseo de todo corazón que Dios te dé mucha salud a tí y a tu querida madre para que la veas cumplir 83 años más, pero multiplicados "ad infinitum".
Y a nuestra Ondina le pedimos que no deje de escribir nunca, la necesitamos.
Un beso para todas las personas que leen este maravilloso blog ( y para los que no lo leen también)

Rafa, el abuelo hispano-cubano

Anónimo dijo...

Felicidades para la mamá de José Evelio y para él.

Ondina estuvo celestial. Felicidades para ella y para todos.


Teresa Cruz

Frida M dijo...

A través del arte, como tantos antes y después, he logrado entenderme y salirme de mi misma y revisitar emociones, esperanzas.
Gracias a JosEvelio,Ondina León y Zoé Valdés por un arte que alivia, define e inspira.
Feliz Dia del Amor y de La Amistad (que es Admiración, timidamente añado...) para los buenos de este blog.

JosEvelio dijo...

Gracias Frida, Teresa y Rafa. Saludos y ¡felicidades!

Gino Ginoris dijo...

Ondina, siempre Ondina, tan inteligente esta mujer.
Feliz Cumpleaños a tu mamá Jose, que hermosa edad, la mía se vuelve a cuba el próximo mes, hay más hijos allá, los nietos, se que será un poco difícil, pero me da gusto que sea su decisión y la respeto.
Feliz Día del amor y la amistad.

Migli2007 dijo...

"A amar se aprende amando: no hay alternativas".
Esta frase en especial y todo el artículo de Ondina me llega y lo aprecio, en especial en estos días en que la palabra amor de convierte en un ejercicio casi comercial (por lo menos en estas latitudes).
Sin amor, sin amistad, no se existe.

Felicidades a tu madre, José. Bendita sean las madres. Es una hermosas edad.
Un gran abrazo
Maffi

Ibis García Alonso dijo...

Feliz cumpleaños para su mamá, estimado Josevelio. Que cumpla muchos, muchos más. ¡Salud y Amor! Un hermoso regalo este texto de Ondina. Exquisita reflexión sobre el Amor. ¡Ay, el amor!

¡Uyyyy, el amor…! “Un mundo raro” el del amor. Aunque en realidad siempre he estado de acuerdo con Camus: “No ser amados es una simple desventura; la verdadera desgracia es no amar”.

Gracias, Ondina.
Gracias, Josevelio.

http://www.youtube.com/watch?v=yQnNY8zMihs

Anónimo dijo...

Muy bueno este artículo de Ondina, que no deja de sorprenderme con su... ¡sabiduría! Tengo que decirlo así. Ella menciona una palabra importante en el amor, que es disciplina, pero, ¿la hemos tenido siempre? Con los amigos hay que tenerla para cultivarlos y con los amores igual, pero incluso más para conocernos bien. ¡Felicidades a todos por san Valentín! ¡Felicidades a su mamá, Josevelio!

Margarita León

Anónimo dijo...

Felicidades!!!
Jose Fariñas

Anónimo dijo...

Rafa y Gino tienen razón porque Ondina es una mujer maravillosa, quien tiene el balance perfecto entre inteligencia y sensibilidad, y esto lo muestra en todos sus escritos. Este yo lo encontré original porque a partir de un poema de Quevedo armó una reflexión profunda sobre un tema tan abordado por tantos escritores y poetas. Zoe completó a Ondina con su comentario. Las mujeres cubanas inspiran respeto. Los felicito a todos, que tengan mucho amor y paz.

Cristobal

JosEvelio dijo...

Gracias a Migli, Ibis, Margarita, Gino y Fariñas.Que la felicidad y la paz reinen en nuestros sueños.

Juan Carlos dijo...

Buen articulo.. aunque no se si pueda conjugar juntos amar y disciplinar.. Con lo de la pobre Whitney, creo que su adiccion fue el centro de todos sus problemas y el marido con el que la compartia, un medio. Han sido muchos los adictos que han tirado vida y genialidad por la borda sin necesidad de un compañero de ¨viajes¨como Bobby Brown. La Winehouse es un ejemplo cercano. Y no hablemos de las adicciones al odio, al poder, a la envidia.. . Me conmueve, pero mucho mas, esta noticia, por cercana:
http://latribunadelnoroeste.wordpress.com/2012/02/11/fallece-el-escritor-cubano-julio-san-francisco-autor-de-el-desterrado/
Saludos
JC

Anónimo dijo...

Inteligentes, poéticos, profundos, bien escritos, de todo se puede decir de los artículos de la señora León. Pero este de "Las trampas del amor" tiene unos toques de humor muy, muy buenos, como esa cita de "Vieja, pero ilusionada" con la que me reí como una loca (tal vez me pega). También esa clasificación de "sufridoras" y "gozadoras" no tiene desperdicios. Ondina será una señora mayor, pero su juventud de espíritu es contagiosa y saludable. ¡Felicidades, Ondina! ¡Felicidades a todos! ¡Felicidades en especial para Josevelio y su mamá, otra joven de 83 años! ¡Feliz día de San Valentín!

Mara Villa del Valle

manguiypalitodulce dijo...

Al nacer la nalgada es el primer acto de amor que recibimos y la voz que por lo bajo nos dice: -¡oye respira y prepárate para lo que te espera!.Y ahí empieza la cantaleta. ¡Saludos a todos y felicidades en el Día de San Valentín!

Anónimo dijo...

Lo mejor de todo es que como dice Ondina, "La Sabia", no hay conclusiones sobre estos temas del amor y la amistad. Cada relación es única porque únicos son los que participan de ella. Buen artículo, buena escritora, buen blog, buenos comentaristas (sin falsa modestia), ¿qué más se puede pedir? Yo estoy feliz con Guitafora. ¡Felicidades! ¡Viva San Valentín!

Fabrizio del Dongo

JosEvelio dijo...

Gracias por sus comentarios a Mara, Cristóbal y al hermano Juan Carlos. A Ibis le pido prestada la frase de Albert Camus: “No ser amados es una simple desventura; la verdadera desgracia es no amar”. ¡Bendiciones a Ondina y a todos!

SelgasArt dijo...

Ondina:
Ambiciosa hazaña, él irle pa'arriba al tema en cuestión.
Tan de punta a cabo, sin desperdicios y con tanta lucidez.
En el cumpleaños del Amor.

Anónimo dijo...

Un saludo para José Evelio, Ondina León y demás seguidores de este Blog para este día de San Valentín.



Capullito de Alelí.

Zoé Valdés dijo...

Felicidades a tu mami.

Anónimo dijo...

Ondina de mi alma, llegue un poquito tarde a su danza del amor,como de costumbre, hermoso , tierno y muy sabio articulo.
Es cierto, el amor es un nino que nunca debemos dejar que crezca,para que no pierda la ternura , la inocencia y ese toque infantil del que nos alimentamos.
Felicidades a su mama,Josevelio.
Gracias a usted Ondina.
Feliz dia del amor , para todos los buenos amigos de este excelente blog.

Roger Rivero dijo...

Gracias Ondina por este articulo que intenta explciar algo que a veces va mas alla de la razon, un abrazo grande en este dia y un beso expecial gran mujer!!!!

Anónimo dijo...

Este blog es una fiesta para el espíritu y Ondina, su música. Gracias por este artículo tan bueno y tan lleno de poesía. Felicidades a todos y valor para amar, que vale la pena!!

Enrique Aguirre

TURANDOT dijo...

Ondina debe ser una mujer entrada en anos porque cuenta con la serenidad suficiente para convertirse en una especie de "maestra de vida" de todos nosotros.
El dibujo de Evelio es de los mas hermosos.
Besos a Yeyita, esa cubana que gusta de la vida como si tuviera 14.
Y no creo en las trampas de amor. Es trampa en si mismo.

JosEvelio dijo...

Ay amiga TURANDOT...Yeyita y todos estábamos deseando tus agudos comentarios.¡Saludos y bienvenida!