miércoles, 25 de enero de 2012

Silencios de un diario


Por Ondina León ©

Como dijo o hubiera podido decir el otro José, Lezama Lima, “Martí es un misterio que nos acompañará siempre”. Verdad como un templo. Porque la vida y la obra de este hombre tienen múltiples vericuetos, recodos, meandros y oscuridades, que son un desafío para cualquiera que aspire a conocerlo a profundidad. Y tal es el caso de sus diarios, sí, en plural, porque a pesar de que el “Diario de campaña” es el más conocido, Martí escribió otros dos diarios, hasta donde se sabe: uno íntimo de adolescencia, en el que se trataba de perfilar como ser humano y en el que hasta intentaba explicar las razones de su intento de suicidio. Este diario, literalmente, se lo llevó a la tumba Micaela, la esposa de Rafael María de Mendive, su querido maestro, al ser enterrada con él en un extraño ritual. El otro es uno que escribió durante un viaje a Guatemala, la tierra de “la niña” con la que sostuvo un tórrido romance que, como una gran ópera, terminó en tragedia y muerte. Excepto especialistas martianos, pocos conocen de estos dos diarios del hombre más extraordinario que ha dado Cuba.
Su “Diario de campaña”, por otra parte, es uno de los grandes monumentos históricos y literarios de la nación. Como obra de letras, sorprende por su absoluta modernidad y el ritmo vertiginoso de su prosa poética, escrita de prisa y a la intemperie, en la que el enorme talento de Martí no sólo pinta y describe personajes de su inmediatez, desde un general hasta un humilde campesino, sino también traza un cuadro único del paisaje cubano oriental y su naturaleza más salvaje y deslumbrante. Aunque se ha puesto su traje de guerrero, Martí no renuncia a su pluma de poeta.
Escrito entre el 9 de abril y el 17 de mayo de 1895, este diario es, sobre todo, el registro telúrico de los últimos días de un político atormentado por el parto de una guerra necesaria para alcanzar la independencia de la metrópolis y fundar una república ―“Escribo poco y mal, porque estoy pensando con zozobra y amargura”. Es el testamento de un alma en pena que se está jugando el todo por el todo en una lucha consigo mismo, con sus compañeros de armas y con el futuro “en la soledad en que voy”. Martí sabía muy bien que todo lo que dijera en sus páginas tendría una repercusión histórica y política y, como buen conspirador que era ―abogado y político, al fin y al cabo―, dijo y dejó de decir lo que su luz natural de estratega le permitió, de acuerdo con sus precisos intereses políticos y humanos.
Sin embargo, al margen de sus silencios elegidos, este diario fue mutilado y faltan en él varias páginas clave. El dedo acusador de la historia señala a Máximo Gómez Báez como el gran inquisidor que arrancó estas páginas y nos privó de la versión de Martí sobre los dolorosos hechos del encuentro en "La Mejorana”, el 5 de mayo, entre Antonio Maceo, Gómez y el autor de "Versos sencillos".
¿Qué decían estas páginas? Mucho se ha especulado, pero, a ciencia cierta, nadie sabe su contenido. Según algunos, probablemente contenía un desglose de fondos financieros y sus destinatarios, entre los que estaba Gómez, que en público afirmaba no querer ni necesitar dinero para su esposa y familia, pero que entre bambalinas exigía que ellos recibieran ayuda, que habría sido canalizada a través de Estrada Palma, desde Nueva York a República Dominicana. Otros especulan que Martí habría narrado con detalles la violencia desbordada de un Maceo soberbio, que incluso le habría propinado, en el paroxismo de su ira de caudillo, una sonora bofetada a Martí. Todo esto y mucho más se podrían barajar como motivos que llevaron a Gómez a mutilar, alevosamente, para la posteridad las páginas de este diario.
El hecho es que esta obra es el registro de una verdadera tragedia que marcó el curso de la historia de Cuba. Tragedia porque los tres grandes líderes de la emancipación era tres hombres con sus respectivas razones para parapetarse en sus principios, convicciones y estrategias de cómo llevar a cabo la guerra: eran tres hombres que no se querían, pero que tenían un fin en común. ¿Se admiraban? Tal vez. Gómez y Maceo, por una parte, con un espíritu militar y caudillista, y Martí, en su soledad abismal, con un espíritu civilista. “Todo hombre es la semilla de un déspota”, había sentenciado Martí, quien sabía perfectamente que aquella reunión era el encuentro de tres déspotas, aunque él era el ilustrado, cosmopolita y visionario, y los otros dos, los reyes de la testosterona aguerrida, machete en mano y a la carga.
En “La Mejorana” Gómez estaba obsesionado con la idea de lograr, como Mayor General del Ejército Libertador, la obediencia y el respeto de Maceo, que estaba capeando por su cuenta, luego de que lo sometieran a Flor Crombet, y también de darle un carácter marcial a la contienda, lo que lo lleva a nombrar Mayor General a Martí, es decir, lo hace otro militar más ―a Gómez le repugnaba que le dijeran “Presidente” a Martí. Maceo, con su visión militarista y su arrojo pragmático ―¡todo el poder a los generales! ―, quería imponer su estrategia de primero alcanzar la independencia de España para luego crear un país, que no existía. Y Martí estaba poseído por el afán de hacer una guerra justa y con los principios civilistas de la república y, desde entonces, necesitaba inventar un país que tenía que existir, pero que sólo estaba en su alma. Los tres tenían razones que chocaban abiertamente entre sí, de ahí la tragedia.
Años antes, Martí había tenido que decirle a Gómez, que además era extranjero: “Un pueblo no se funda, general, como se manda un campamento militar”. Desde entonces, comenzaron a crecer las raíces de muchos males que ha padecido y padece aún Cuba, incluido el castrismo, la más aberrante expresión socio-histórica de aquel caudillismo y de aquellos fulanismos extremos y teatrales ―“Maceo, en un caballo dorado, en traje de holanda gris: ya tiene plata la silla, airosa y con estrellas”, escribió Martí en su diario de prisa, sin más comentarios.
La última página del diario está escrita el 17 de mayo. El 19 de mayo de 1895 caía en dos Ríos, desde su caballo “Baconao”, José Martí. “Por la causa de Cuba me dejaría clavar en la cruz”, había dicho, y lo crucificaron balas españolas. Pero, ¿quiénes apretaron el gatillo?
“La muerte de Martí no tuvo beneficio para la patria ni gloria para él”, dijo Máximo Gómez. ¿Es justa esta afirmación? Su país inventado, hoy una realidad trágica, algún día podría dar una respuesta definitiva… Mientras tanto, sirva este texto para rendirle homenaje, por otro 28 de enero, a quien nos inspira perturbadoramente desde sus palabras y desde sus silencios.

28 comentarios:

Ibis García Alonso dijo...

Qué belleza de homenaje, mi estimada Ondina, qué belleza. Y qué interesante, porque, al menos yo, ignoraba muchos de esos datos. Gracias por compartirlos. Antología Mínima, de José Martí (Tomo II) ha sido el único libro que pedí me mandaran de Cuba. Y precisamente en este tomo aparece su Diario de Campaña. Y ahora, después de leer tu hermoso homenaje, lo cogí y volví a leer la que quizá no fuera la última oración que escribió El Maestro, pero sí la última que nos dejaron leer de él: “Está muy turbia el agua crecida del Contramaestre, y me trae Valentín un jarro hervido en dulce, con hojas de higo…”.
Estremece leerla. Qué hombre sencillo. Eterno. Lo amo (así, en presente).
Gracias, Ondina.
Gracias, Josevelio.

Simon-Jose dijo...

Mi querida Ondina;
Cierto: "...el hombre mas extraordinario que ha dado Cuba".
Jose Martí fué, es y será el cubano mas grande de todos los tiempos.
No soy un estudioso de la Obra Martiana a profundidad, pero si lo he leído bastante en todo lo referente a Patria y Política, además de otros aspectos mas generales.
Esto se debe, logicamente, a mi posición de luchador por la libertad de Cuba.
Y puedo decir, categoricamente, que todo lo que se debe tener en cuenta a la hora de lanzar un pueblo a la lucha por sus libertades, contra cualquier tiranía en cualquier país, está en la Obra de Martí, bien sea por medio de la guerra o por medio de un movimiento popular nacional.
Uno de los dos principales objetivos del castrismo en la tergiversación del Pensamiento Martiano, es la vinculación de una corriente ideológico-filosófica, que nos fue ajena siempre, con nuestros conceptos patriótico-martianos para legitimar la introducción en Cuba del odio como instrumento de poder-gobierno.
Martí nos dice: "Para mi es criminal quien promueva en Cuba odios, o se aproveche de los ya existentes, que no tenemos que sufrir aca, en la América Nuestra, los odios y las rencillas de las monarquías europeas....".
El otro objetivo es desvirtuar el concepto democrático de Martí, cargando sobre su obra el proyecto "revolucionario" de modo que se obtenga un rechazo de las nuevas generaciones a las ideas políticas de Martí, lo cual han logrado hasta el punto de que sean pocos los interesados en leer la parte patriótico-política de Martí donde estan sus mas brillantes ideas, las cuales, como dije antes, nos marcan el camino para sacar a los Castro del poder.
Como siempre, mi agradecimiento a JosEvelio por la publicación de tus maravillosos artículos.
Para ti, un abrazo y un beso patrióticos y cubanísimos.
Simón José Martí Bolívar.

Gino Ginoris dijo...

Ondina, esta vez me dejaste en silencio, aprehendidas a la espalda tus palabras, tus razonamientos y esa maestría con que nos iluminas.
Dios, ¿Dónde estabas, mujer?
Abrazo, Jose.

Anónimo dijo...

Ondina de mi alma.Excelente!!!
Saludos

Anónimo dijo...

Estava esperando como cosa buena un escrito de Ondina. Parese que ella tiene un trauma porque habla mal de la gente y de todo. ahora la cojió con los heroes y los martires y no dejo titeres con cabesa. Meterse con Maceo para mi es pecado. y salen Ibis, Jose simon, Gino y la tal chea "ondina de mi alma" ha hablar bobería y ha apoyarla. yo creo que Ondina no es conflicctiva si no bretera, con todo respeto por que si no no me dejan salir a blog. A los lideres hay que repetarlos y ella no lo hace. Gracias.

Jose Fariñas

Anónimo dijo...

Josevelio, nunca le agradeceré demasiado que publique a la señora Ondina. Este homenaje de ella a Martí por su natalicio no sólo informa, sino que también motiva a buscar más información y a leer más a Martí y sobre su vida y obra. Textos así son los que necesitamos los cubanos para mantener viva la memoria y la patria. Ondina me esclarece mucho sobre Cuba y su cultura. Gracias a los dos por ser únicos.

Margarita León

Anónimo dijo...

¡Increíble, Ondina, su homenaje a Martí! Le confieso que no sabía nada de estas historias y me ha sorprendido mucho. Lo que pasa es que desde niños nos hacen querer a los héroes y una idealiza y se olvida que ellos también fueron seres humanos con virtudes y defectos y que cometieron errores, incluso luchando por la libertad. Salgo corriendo a leerme el Diario de Campaña porque usted me ha convencido de que hay que leerlo por sus valores. Gracias, Ondina. Josevelio, usted no sabe la clase de blog que tiene (yo sé que sí). Saludos a todos.

Mara Villa del Valle

Anónimo dijo...

Nueva visión de los patriotas. Nuevo Martí no manipulado por el comunismo. Nuevo homenaje sin ser llorón. Así se escribe. Así hay que entrar a la historia. Yo aprendo sin complejos. Me ha gustado mucho este escrito de Ondina. Me ha dejado pensando. Pobres de los que rechazan a Martí por culpa de la babosería del castrismo manipulador. Gracias.

Enrique Aguirre

Anónimo dijo...

¡Bello!


Teresa Cruz

Anónimo dijo...

Fariñas: Recojones aunque no te agraden los comentarios de Ondina y de las otras personas por lo menos respetalas, por eso ningúna de las que escriben en este Blog te soportan.
Me has salido un poquito jodedor, de verdad. Antes de publicar tus comentarios por lo menos usa el diccionario, para que las mierdas que dices constantemente no tengan faltas de ortógrafia básicas. Escoje un buen tema, de lo que te venga en ganas y publícalo para apreciar tus conocimientos (si es que lo tienes, que lo dudo) a ver si puedes subirle la parada a la Sra.León que sí es una fuera de serie que sabe escribir como los dioses y además se pude apreciar que ha estudiado a Martí profundamente.

George Sand.

Gino Ginoris dijo...

Eto es solo para Fariñas:
Amiguito Fariña, llo se que tu ere bueno, se nota en tu ecritura y sobre todo en la oltografia, por eso te dejo un abraso, pero uno bien fuerte, un abrazo que te dege morao.

Anónimo dijo...

Este artículo de Ondina es una bomba dejada caer en plena madrugada del letargo cubano. Han sido tantos los años de manipulación que nadie quiere saber de Martí porque lo asociamos a Fidel y a sus discursos de mierda. Lástima porque Martí no tiene que ver con la dictadura. Lo mejor de Ondina es que nos motiva a descubrir a otro Martí, no al de las escuelas. ¿Por qué no le decimos a Fariñas que se meta la lengua donde no le dé el sol? Qué tipo tan bruto y tan venenoso... Ondina le está arrojando perlas a los puercos con él. Y hace bien en no responderle, que no pierda su tiempo en gente anormal. Gracias, Josevelio por tu blog. Saludos,
Cristobal

Frida M dijo...

Qué maravilla de texto! Un homenaje como pocos. Leerla a usted, mi querida Ondina León, es un privilegio.
Muchas gracias JosEvelio.

Anónimo dijo...

Muy buen texto de Ondina y muy buenos comentarios, sobre todo los de Gino y ese del "abraso" que deje "morao" al Fariñitas, que parte el alma de lo primitivo que parece ser o que se hace. En un blog donde entran a comentar tantas personas inteligentes y decentes, la opinión de Fariñas es como la nota cómica de tan grotesco. Si fuera realmente castrista o de izquierda y no "oponente" de vicio, se podría debatir con él. Pero sólo ataca a la señora Ondina sin argumentos ni ideas. Por lo demás,tengo que rescatar a Martí y aprender a quererlo de nuevo. Gracias a todos.

Fabrizio del Dongo

Anónimo dijo...

Asi me gusta. Todos lo comentaristas son patriotas pero estan diciendo que se olvidaron de Marti y que tienen que estudiarlo. Yo sere el conflicctivo pero nunca he negado a Marti. Ese George es chuzma y mal hablao. Me dice jodedor pero es por que digo lo que pienso y no pienso igaul que el. Gino es facista y no democartico como se hace. Cristobal tu te piensas que estas en un solar de la Habana? Estas agrecivo viejo. Josevelio no djes que me den golpes, chico. Gracias.

Jose Fariñas

Anónimo dijo...

¡¡¡Bravo, Ondina!!!! Sigue, sigue...

Anónimo dijo...

Quiero felicitar a la Sra.Ondina por su comentario sobre Martí. Maravilloso. No haga caso a las ofensas de personas mal intencionadas y sin cultura. Siga adelante con sus comentarios que tanto esperamos.

Capullito de Alelí.

JosEvelio dijo...

Como muchos, yo desconocía todos los pormenores de los últimos días de la vida terrenal del Apóstol. Gracias a la sabiduría de Ondina, he logrado darle forma a una idea que, por años, me ha martillado en la mente: José Martí murió por un suicidio inducido… tristemente.
Gracias y saludos a todos.

Anónimo dijo...

Ibis, Frida, Simón José, Gino, Roger, Mara, Teresa, Aguirre, George Sand, Capullito, Cristóbal, además de fieles lectores, son comentaristas de primera, imprescindibles co-creadores de este blog. Gino ha puesto esta vez, además de la nota poética y reflexiva, la humorística de altos quilates. El comentario de Josevelio es simplemente exacto y perturbador y complementa mis inquietudes sobre Martí y su destino. A todos, muchas gracias por leerme y enriquecerme con su cultura e inteligencia. Fariñas, ¿qué te puedo decir? Nobleza obliga...

Ondina León

Anónimo dijo...

A Fariñas sólo le faltó decir que Martí fue el "autor intelectual del Moncada", como repitió hasta el cansancio el tirano Fidel Castro, echándole la culpa de su asalto terrorista, fracasado y sangriento, a nuestro poeta nacional, que lo es, y no Guillén como quiere el castrismo. Gino y Josevelio han estado geniales en sus comentarios. Capullito de Alelí tiene razón en que Ondina no debe hacerle caso a los idiotas. Gracias y saludos a todos.

Margarita León

Anónimo dijo...

Siguiendo en la línea de Gino, quisiera comentarle a Fariñas que, probablemente ese sea su objetivo, ya ha logrado el protagonismo que quería; personas cultas y lúcidas ( como yo ) estamos contestándole. De todos " modoZ cería vueno que le hechara mano al disionario y comprovara algunos pequéños herrores oltográficos que tiene, digo yo; no ofense" .

Acerca de Ondina poco se puede decir, ya nos tiene acostumbrados, como una Oriana Fallaci, a su extraordinaria lucidez e inteligencia.

Gracias por estos regalos al espirítu que nos haces ALWAYS. Todo mi amor y mi respeto para tí, Love,
Rafa el abuelo hispano-cubano

Anónimo dijo...

Ondina de mi alma,esto es para el engendro:
La ignorancia puede ser curada pero la estupidez es eterna.
La estupidez insiste siempre.
Te lo dejo de tarea tarupido , si tus escasas neuronas te dejan entender el mensaje.

Anónimo dijo...

"Ondina de mi alma", dudo mucho que el compañero Fariñas logre entender lo que le dices tan bien. Estoy de acuerdo con Rafa de que Ondina es nuestra Oriana Fallaci. Mejor elogio no hay porque esto quiere decir inteligencia, cultura y valor para decir las cosas. No sé qué edad tendrá esta señora, pero se expresa con la rebeldía de los jóvenes y la experiencia de los sabios ancianos. Josevelio tiene que estar orgulloso de su amistad. Este de Martí es de antología porque humaniza a los heroes. Saludos.
Cristobal

Anónimo dijo...

A ondina de mi alma, ¿tu estas bravita conmigo? No se que traba-lengua es ese lio que armastes con lo de la estupides y la ignorancia. ¿estas diciendo que soy ignorante? ¿tu conoces a Marti? a lo mejor solo te sabes los zapaticos de rosas y ya. A mi me parece que Ondina nos mando a todos a estudiar a Marti y eso es bueno, al fianl. Rafa se cree gracioso imitando a Gino. Que vaya a cuidar a los nietos o ha leer a Marti. Gracia.

Jose Fariñas

Anónimo dijo...

Cualquiera se vuelve chuzma mal hablá al leer los comentario del Farinaz. No me tlate mas komosi fuera un ombre, si es mucho pedil. Yo soy una senola mayol con ijos y nietos i me hielve la sangre cada ves que veo que sienpre estas atacando a todo mundo.De ahora en adelante Ud. no hesiste y espero que a lo demá lo agam tamvien.
Aki el hunico que esta demas es Ud.
A palavra nesias oidos sordos.
I komo dise la doctola Polo esto es hun cazo cerado. Ata sienple.
Sullaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa Atentisimaaaaaaaaaaaaaa.

Georgina. Ete ez mi veldadelo nonvre.

Pd. Gracias Gino por ser el primero en escribir en su lengua.

Zoé Valdés dijo...

Gracias, me hiciste recordar cuando nos leíamos a Martí, de adolescentes, y escribíamos esos poemas tan pretenciosamente martianos.

Diana dijo...

Me gusta el artículo y me gusta Ondina ¿qué más puedo decir?

Roger Rivero dijo...

Un artículo imprescindible sobre toda la atmosfera que rodeo la figura de Marti durante la guerra de independencia de Cuba. Muchos pensamos que un humanista de su talla no debió morir tan absurdamente, pero una vez me contó cuando era niño un mambi de aquella época, que la presión y la ginebra no le ayudaron mucho. Un gusto leerte y os dejo un abrazo fuerte.