martes, 8 de noviembre de 2011

Palabras de mujer

Por Ondina León ©

Todos los días, pero a veces unos más que otros, me siento bendecida por Dios y acepto, con una humilde alegría, sus regalos: un día soleado y fresco; el mar encrespado y díscolo; una conversación con una vieja amiga; una noche de música, como la de este pasado sábado, 5 de noviembre, en que asistí al Teatro Artime, de Miami, donde disfruté de “Palabras de mujer, El Musical”. Un amigo, mecenas discreto que tanto ha hecho ya por Cuba y sus artistas, tuvo la cortesía de invitarme, junto a otras queridas amigas, a este espectáculo que le rendía tributo a la música del compositor mexicano Agustín Lara, justo en la víspera de cumplirse 41 años de su fallecimiento. Les juro que me sentí como la reina de la noche. ¿Qué más se podía pedir? Si el recital hubiera sido malo, tan sólo la salida en estas compañías hubiera engrandecido mi noche.

Pero la noche fue inolvidable porque “Palabras de mujer” fue un verdadero deleite, lleno de agradables sorpresas y emociones. De entrada (y por el precio de las entradas), estaba garantizado un mínimo de calidad por la participación de cantantes de la talla de Malena Burke, Xiomara Laugart, Gema Corredera y Sonia Corp. Por si fuera poco, actuaba también el cantante y actor Jorge Hernández, que encarnó magistralmente al artista mexicano, y todos bajo la dirección musical del veterano Meme Solís, un verdadero maestro de la escena cubana. La producción general y la dirección estuvieron a cargo de Félix Romeo. El elenco estrella se completó con el actor Gerardo Riverón, que ofició como hilo conductor de la dramaturgia en su papel de periodista, que va a entrevistar a Lara y que lo motiva a hacer un recuento de su convulsa vida, creativa y humana.

Acostumbrada a la típica pobreza de las puestas en escenas miamenses, más por falta de imaginación que de recursos, me sorprendió la escenografía sobria, pero funcional y apropiada a las distintas atmósferas, y el dinamismo de los cuadros que se sucedían con un bien estudiado guión. De la música y sus intérpretes, qué se pudiera decir: una excelente combinación de canciones, que han devenido clásicos populares, con poderosas y bellas voces de mujer, voces de Dios. Malena, como siempre, con su potente voz y su carisma, derrochó energía y sensualidad en cada número. Xiomara, ¿hay que repetirlo?, es una de las mejores cantantes cubanas de todos los tiempos y le tocó en suerte cantar dos de las piezas más emblemáticas de Lara, “Noche de ronda” y “Piensa en mí”; del reto salió más que airosa. Gema es una verdadera gema de versatilidad con su bellísima voz, que le dio vida, entre otras, a una composición tan difícil como “Lamento jarocho”, que conmocionó al teatro. Sonia, para mí, fue todo un descubrimiento y un placer al oído con su dulce voz que, tal vez, fue la que más evocó a las intérpretes de Lara de los años 40 y 50 del pasado siglo. Jorge Hernández, una vez más, convenció y emocionó al público con su Agustín Lara, “El Flaco de Oro”, tan soberbio y desgarrado, por momentos. Quizás el clímax de la noche fue el tema “Granada”, interpretado por las cuatro voces femeninas, en un exquisito montaje de Meme. Mención aparte merece la aparición de la bailarina Sonia Calero, invitada especial, quien a sus 75 años de edad iluminó, con su belleza y su arte, las tablas del teatro.

¿Manchas del espectáculo? ¿Lunares? Ya se sabe que estos pueden ser “marcas de belleza”, que depende de dónde estén y con qué ojos se miran. Si alguna bailarina parecía un levantador de pesas; si algún vestido era un disfraz de la Noche de brujas; si una cantante, ¡la pobre!, no sabía qué hacer con la boa que le asignaron como parte del vestuario; si otra “se perdió” varias veces en el escenario antes de cantar como los ángeles; si sonó algún celular en medio de la función, nada, absolutamente nada demerita a este espectáculo, que debería salir de gira por todo el país para que el resto de las grandes comunidades hispanas ―Los Ángeles, Nueva York, Chicago, Houston, Denver…― lo puedan disfrutar plenamente, porque, ¿quién no conoce y canta las canciones de este ídolo mexicano, tan grande como José Alfredo Jiménez o Juan Gabriel?

“Palabras de mujer” es ese tipo de evento con el que una sueña siempre para Miami, donde sus hombres y mujeres de éxito, léase los “billetudos”, deberían apoyar más la cultura y el arte, que son los dos grandes bastiones en los que se preserva la identidad. Al enemigo, al totalitarismo, al desarraigo, al comercialismo embrutecedor, también se le combaten con talento, con música, con estas palabras de mujer, que son ley divina, y a las que no les hacen falta noches de plenilunio para brillar en el corazón de todos.

8 comentarios:

Felix Romeo dijo...

Muchas gracias por tan bonito comentario. Me siento feliz con el resultado y la aceptacion que ha tenido en el publico. Gracias en nombre de todos Ondina.

JosEvelio dijo...

Sr. Felix Romeo me adelanto a Ondina, que con seguridad igual le agradecerá.Un verdadero lujo el espectáculo.!!Bravo por todos!!

Anónimo dijo...

Estimado Sr. Romeo: Miami es la que tiene que darle las gracias a usted por este regalo que nos ha hecho. Y ojalá que otras muchas personas puedan disfrutar de su espectáculo en otras ciudades. Su trabajo sí es cultura, sí es música, sí es arte con clase. No deje de sorprendernos nunca. Y felicite a todos los que lo apoyaron para alcanzar este éxito. ¡Felicidades!

Ondina León

Anónimo dijo...

Ondina de mi alma:Ojala que la obra regrese a Miami,semejante espectaculo hay que disfrutarlo.
Muy acertado su comentario si los billetuos apoyaran mas el arte en esta ciudad, deseosa de mas cultura.
"Cultura", Cultura porque solo a traves de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el mundo lleno de fe,pero falta de luz.Esto lo dijo un gran sabio,claro que mio no es , me encanta.
Saludos a todos

Anónimo dijo...

Pocas veces hemos encontrado ámbito cultural de la ciudad de Miami un toque de exquisitez, dedicación artística y compilación de talentos musicales, teatrales y escenográficos, bajo una dirección artística impecable que nos hizo remontarnos a la posibilidad de que los interpretes de ayer y hoy de la música de Agustín Lara se unificaran en un evento musical que ronda los más altos niveles de este genero.
Con toda honestidad, por diferentes razones no pensé asistir a la primera presentación y luego de decidir asistir no me arrepiento de invitar a algunos amigos a la segunda función. A todos los cantantes, actores, músicos y dirección muchas felicidades y ya estamos esperando la próxima puesta.
Jorge de Cabo

Anónimo dijo...

Ondina de mi alma, ahora acostado en la tranquilidad de mi habitacion , vuelvo a leer sus escritos y los comparto con mi pareja,lo cual me complace que ambos podamos disfrutar de su maravillosa pluma.Me di cuenta que en mi comentario anterior le pregunto cuando regresa la obra a Miami , si nunca a salido.Loco que soy , con mi apuro habitual, leo sus articulos en el trabajo que hasta envie la obra de viaje .
Saludos

TURANDOT dijo...

Ondina, la coincidencia involuntaria es el camino sincero del entendimiento. Xiomara es para mi, lo mejor de nuestro patio en estos momentos.Ojala y lo repitan, que estare sin falta. Gracias.

Roger Rivero dijo...

Fue una noche y una velada encantadora, ojala esta obra reciba el apoyo necesario pues vale realmente la pena verla y disfrutarla, un cordial saludo, Roger