lunes, 20 de junio de 2011


Herejía en su voz
a Reynaldo Arenas.

Ignoró las noticias de la tierra,
siempre a una distancia
natural de sus jardines,
(sin lastimar el oído de los bosques)
recogía las hojas secas
para abreviarles la agonía,
dormía sobre la bandera
de un país desconocido,
sin distinguir los colores
por la prisa y la neblina,
interpretaba el canto de otros pájaros
como una señal de salvación,
por el olor de sus axilas
aprendió a nadar
a la velocidad de los delfines.
En el río, las corrientes
danzaban sobre su cuerpo,
voluptuosas e irreverentes,
adivinaba los aguaceros
las lunas, deshojando una margarita,
en un acertijo nupcial
entre la noche y su oponente.
Se sabe que pudo ser feliz cuando cantaba
y cantaba para detener
los tornados y las desolaciones,
siempre cantaba para espantar
a sus verdugos de los libros
y las metáforas,
aquejado por las fiebres de la belleza
aliviaba sus pupilas, en las playas,
entre las multitudes,
sobre la hierba,
apenas convencido
de que la belleza sobrevive
(como la tarde)
en la gramática
y en la voz del ruiseñor.

8 comentarios:

José Soriano dijo...

Bellos versos para describir la búsqueda de esa belleza efímera. Te salieron del alma. ¡Felicidades!

Roger Rivero dijo...

Hermoso poema en homenaje a este talentoso escritor y poeta, hijo de Cuba y grande entre las artes, un abrazo y felicitaciones!!!!

morama dijo...

Qué espacio tan hermoso... Guitáfora... aquí se oye y se ve música poética... vendré con la frecuencia con que la realidad me sepulta...

Zoé Valdés dijo...

Muy bellos versos.

JosEvelio dijo...

El próximo 15 de julio Reinaldo Arenas cumpliría 68 años y es hermoso que la Galería Imago rinda 'Homenaje' con la exposición "El Color del Verano"; de la pintora Clara Morera "amiga y musa" del escritor.Gracias por sus comentarios a los amigos...morama, Zoé Valdés, José Soriano y Roger Rivero.Saludos

Frida M dijo...

Un regalo inmerecido en los aires de los justos conocerte, queridísimo JE...
Gracias.
FM

Anónimo dijo...

Perfeccion

Anónimo dijo...

Ya se va la noche, casi, algún día los hijos de ese país desconocido cantaran los versos del poeta y sus novelas tapizarán las calles de la isla, mientras llega, este es un tremendo homenaje.
Gracias por sus palabras en mi humilde blog.
Gracias por su obra.
Un abrazo.
Gino.