sábado, 25 de septiembre de 2010

CINCUENTA ANIVERSARIO DE LOS CDR

CON LA LENGUA EN ALTO
Comités de Delatores Repulsivos
Herejía en el jardín


Entre la hierba, muy cerca
de la ventana de mi habitación,
amaneció una lengua muerta.
Esa tarde al regreso del ángelus,
saludé a mi vecino Ofidio
y no me contestó.
Nadie se explica
por qué enmudeció.
Algunos han expresado
la existencia del peligro,
de un virus contagioso
y benéfico.
Igual yo sigo en silencio,
rezando la oración de las
lenguas muertas.

1 comentario:

Roger Rivero dijo...

Este es uno de los poemas inolvidables que hay en Herejías Anónimas y de hecho uno de los que me gusta mucho. Fuiste muy ocurrente al escoger las imágenes y la metáfora adecuada para describir esta organización comunista creada por ese ser, y cuyas bases se encuentran en la Alemania hitleriana, un abrazo grande y siempre es un gusto leerte, Roger