lunes, 26 de julio de 2010

La guitarra, Federico García Lorca (1898-1936)


Empieza el llanto
de la guitarra.
Se rompen las copas de la madrugada.
Empieza el llanto de la guitarra.
Es inútil callarla.
Es imposible callarla.
Llora monótona
como llora el agua,
como llora el viento
sobre la nevada.
Es imposible callarla.
Llora por cosas
lejanas.
Arena del Sur caliente
que pide camelias blancas.
Llora flecha sin blanco,
la tarde sin mañana,
y el primer pájaro muerto
sobre la rama.
!Oh guitarra!
Corazón malherido
por cinco espadas.

1 comentario:

Roger Rivero dijo...

Este es un poema en verdad hermoso, escrito por un gran poeta, que ahora crece mas mi devoción luego de saber que marco la vida artística de un gran amigo, gracia por compartirlo José!!!

Esto de incorporar tus dibujos a los temas es muy interesante, este pega muy bien adornando el poema.